Edición n° 2653 . 26/02/2024

La casta del poder económico y la derecha más rancia acompañan a Milei

A quién votaron los libertarios

Las principales figuras del gobierno de La Libertad Avanza son viejos conocidos de las crisis de los ’90, el 2001 y el macrismo. Los planes que pusieron en marcha son semejantes a los que ya aplicaron en aquellas ocasiones. Se destacan ejecutivos de grandes empresas, menemistas, cavallistas y, sobre todo, macristas. Aunque culpan al populismo, son los mayores responsables del desastre económico nacional.

Ejecutivos de grandes empresas, macristas, menemistas, cavallistas y exponentes del establishment ocupan los principales lugares en el gobierno de Javier Milei. La mayoría ya pasó por la función pública y varios tuvieron participación destacada en la crisis de 2001. Aquel estallido del 19 y 20 de diciembre quedó resumido en un grito desesperado: «Que se vayan todos«. Con Milei, más de uno está de vuelta y quienes los acompañan comparten la filosofía y la orientación política de quienes gobernaron casi la mitad de los últimos 34 años. Porque entre tanta mentira libertaria es necesario aclarar que las crisis monumentales que condicionaron y condicionan a la Argentina fueron esencialmente provocadas por las políticas y los políticos que ahora regresaron al poder.

El propio presidente proviene de las filas de Eduardo Eurnekian, el dueño de Corporación América, quien invirtió durante años en la creación de su producto, lo paseó por la televisión, lo convirtió en un personaje masivo y lo financió hasta su escalada a la presidencia de la Nación. Pero el empresario se quedó no solo con el premio mayor de la jefatura de Estado para uno de los suyos, sino que logró lo mismo con otros puestos de máxima relevancia.

El jefe de Gabinete, Nicolás Posse, trabajó los últimos catorce años bajo la conducción directa de Eurnekian en Corporación América. Si tuviera el carisma de Milei o algún atractivo para convertirlo en un político votable, Eurnekian lo hubiera preferido porque lo considera más confiable y más capacitado. 

Milei y Posse se conocieron trabajando juntos en 2011 en un proyecto frustrado del esquema de obras de infraestructura que lanzará el gobierno de La Libertad Avanza: los contratos de Participación Público-Privada (PPP). El Corredor Bioceánico era el proyecto de Eurnekian para unir a la Argentina con Chile mediante un túnel de 52 kilómetros, con inversión privada por 4 mil millones de dólares, pero como ocurrió también con todas las iniciativas del PPP en el gobierno de Macri, el plan nunca se concretó.

La lista de funcionarios que provienen de Corporación América incluye a Guillermo Francos, quien hasta su salto al Poder Ejecutivo se desempeñaba como director del holding empresario. Pero Francos es además un viejo político de la casta menemista y cavallista, que como muchos de ellos, también ejerció cargos públicos en dictaduras. Durante los gobiernos de Roberto Levingston y Alejandro Lanusse, entre 1970 y 1973, se desempeñó como secretario privado del Ministerio de Justicia. Referente del Partido Federal de Francisco Manrique, Francos fue funcionario de Jorge Domínguez en la intendencia porteña en 1994, acompañó a Domingo Cavallo en la fundación de su partido en 1996 y, luego de retirarse de la política por «cansancio moral» tras la denuncia de sobornos en el Senado para la aprobación de la reforma laboral en 2001, volvió con Daniel Scioli en 2007 al frente del Banco Provincia. En 2012 recaló en Corporación América y allí conoció a Milei y a Posse.

Mariano Cúneo Libarona, ministro de Justicia, fue el abogado de Eurnekian en la causa «Cuadernos», entre otras, según explica un documento del Centro de Investigación y Formación Política (Cifra), de la CTA, que analiza la conformación del gobierno de Milei. El ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, también estuvo en el proyecto del Corredor Bioceánico con Milei y Posse, bajo el paraguas de Eurnekian, y es consultor para obras bajo el sistema PPP. Los últimos 13 años trabajó para la multinacional KPMG, que representa a grandes corporaciones empresarias a nivel mundial. Otro puesto para la escudería Eurnekian del gobierno libertario corresponde a José Rolandi, ex directivo de CGC, la petrolera de Corporación América, quien fue designado como director en YPF.

En resumen, trabajaron para Eurnekian el presidente Milei; el jefe de Gabinete, Posse; los ministros de Interior, Francos; Justicia, Cúneo Libarona; Infraestructura, Ferraro, y un director de YPF, Rolandi. 

Macristas

Sin embargo, el colmo para el denunciante de la casta es la cantidad de macristas que forman parte de su gobierno. Difícil encontrar más casta que en el team Macri. El ministro de Economía, Luis Caputo, fue ministro de Finanzas y presidente del Banco Central en el gobierno de Cambiemos. Ex ejecutivo del Deustche Bank y el JP Morgan, ahora habla de la herencia como si no hubiera endeudado al país en 100 mil millones de dólares (86 mil millones de los cuales se fugaron con la timba financiera) y hasta hipotecado el futuro de generaciones con su bono a cien años.

Como él, Santiago Bausili, presidente del Banco Central, trabajó en el macrismo y fue directivo del JP Morgan -con Caputo- y el Deustche Bank. Pablo Quirno, secretario de Finanzas de Milei, fue también un alto directivo del JP Morgan y mano derecha de Caputo en el Ministerio de Finanzas en 2016 y 2017, con participación directa un año después en las negociaciones para el crédito millonario del FMI. El equipo de Economía de la actual gestión tiene a otro representante de aquellos años, Pablo Lavigne, como secretario de Comercio.

Patricia Bullrich, ministra de Seguridad, es una de esas funcionarias que quedaron grabadas a fuego en las peores crisis de las últimas décadas, como ministra de Trabajo de Fernando De la Rúa en 2001 y como ministra de Seguridad con Macri de 2015 a 2019. Otro ministro de Juntos por el Cambio es Mario Russo, en Salud, aunque su trayectoria lo muestra más cerca de María Eugenia Vidal -fue subsecretario de Coordinación de Políticas Sanitarias de la gobernadora- , y tuvo altos cargos en las intendencias de San Miguel, con Joaquín De la Torre, y de Morón, con Ramiro Tagliaferro.

Otros funcionarios con paso por el gobierno de Macri que ahora están con Milei son el secretario de Trabajo, Omar Yasín, quien estuvo al frente del Seclo en los peores años de despidos masivos bajo el mando de Jorge Triacca; el subsecretario de Seguridad Social, Gustavo Morón, quien fue superintendente de Riesgos del Trabajo, y el superintendente de Servicios de Salud, Enrique Rodríguez Chiantore, que fue jefe de Gabinete del Ministerio de Salud.

Techint

Después de Eurnekian, el que más cosechó con Milei del mundo empresario fue Paolo Rocca. El presidente de Techint fue otro de los financistas de campaña del libertario. En sintonía con ese apoyo, el presidente accedió a ubicar a varios directivos del holding más grande de la Argentina en su administración. 

En YPF son cuatro: su presidente y CEO, Horacio Marín, quien antes era director de Tecpetrol, la petrolera de Techint; Gustavo Gallino, vicepresidente de infraestructura, también ex Tecpetrol; Matías Farina, responsable del área de exploración y producción, ex Tecpetrol, y Federico Barroetaveña, director financiero, ex Techint Ingeniería y Construcción, la constructora del grupo.

Aunque todavía no se confirmó oficialmente, Rocca también lograría la designación de otro de sus hombres en el área de Energía. Se trata de Luis de Ridder, que se convertiría en subsecretario de Hidrocarburos y fue hasta ahora gerente de Tecpetrol. Tampoco hubo ratificación oficial para otros dos hombres de Rocca en el área de Trabajo: Miguel Angel Ponte, ex funcionario de Macri, y Julio Cordero, del departamento jurídico de la Unión Industrial que controla Techint, que aguardan expectantes.

Menemistas, cavallistas, liberales

El plantel de LLA, que supuestamente representaría lo nuevo en la política nacional, incluye en lugares trascendentes a ex menemistas, cavallistas y liberales. Por ejemplo, Carlos Bastos, quien fue secretario de Energía durante la gestión de Cavallo con Menem, ahora director de YPF; Eduardo Rodríguez Chirillo, también ex asesor de Cavallo y Bastos, ahora secretario de Energía, y Osvaldo Giordano, cavallista promotor de las AFJP, que se venía desempeñando como ministro de Finanzas de Córdoba con Juan Schiaretti, ahora titular de la Anses.

Aunque no tiene cargo, un funcionario rutilante que proviene del cavallismo es Federico Sturzenegger, ex presidente del Banco Central con Macri, quien tuvo un rol preponderante en el decreto de necesidad y urgencia que se conoció esta semana para desregular la economía. Sturzenneger también estuvo en el equipo de Cavallo en 2001.

Del ámbito empresario se suman la titular de la AFIP, Florencia Misrahi, que entre 2008 y este año trabajó en Cargill; Gerardo Werthein, del grupo homónimo, como embajador en Estados Unidos, y Claudio Dunan, de Bioceres, a cargo del Instituto Nacional de Semillas. 

Finalmente, la impronta ultraliberal la aportan, entre tantos otros, la canciller Diana Mondino, ex Standard & Poor’s y la universidad CEMA, y Sandra Pettovello, ministra de Capital Humano, ex Universidad Austral. Como se ve, nada nuevo bajo el sol.