Edición n° 2745 . 28/05/2024

Kicillof lanza un programa de refuerzo alimentario para dos millones de familias

El «Módulo Extraordinario para la Seguridad Alimentaria» (MESA) implicará una inversión de más de $ 16 mil millones a través de un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de Nación.

Foto: GPBA

Por: Jorgelina Naveiro@jornaveiro

Con el objetivo de reforzar la asistencia social en medio de la crisis económica, el gobernador Axel Kicillof lanzará esta semana el programa «MESA» bonaerense, que consiste en la entrega de alimentos a más de 2 millones de familias.

El «Módulo Extraordinario para la Seguridad Alimentaria» (MESA) fue anunciado por el mandatario en la apertura de sesiones de la Legislatura bonaerense del 2 de marzo, e implicará una inversión de más de 16 mil millones de pesos.

En la práctica, se trata de la institucionalización de la entrega de bolsones de alimentos que se distribuyeron durante la pandemia a las familias de los alumnos que concurrían a los 11 mil comedores que funcionan en las escuelas y que se vieron obligados a cerrar por la cuarentena en 2020 y parte de 2021.

«Cuando vino la pandemia, los comedores escolares no podían funcionar pero los trabajadores y trabajadoras de la educación, junto con los municipios y los consejos escolares, lograron que se distribuyeran módulos alimentarios durante toda la pandemia a más de 2 millones de familias en la Provincia», explicó Kicillof en la asamblea legislativa y agregó: «Ahora volvió la presencialidad plena pero, al mismo tiempo que estará el Servicio Alimentario Escolar, se crea el plan MESA, que es un módulo alimentario especial y extraordinario que va a llegar a más de 2 millones de familias de la Provincia. Es una inversión muy grande».

El MESA viene a complementar el Servicio Alimentario Escolar (SAE) que hoy alcanza a más de 2.215.700 de niños, niñas y adolescentes de toda la Provincia que desayunan, meriendan o almuerzan en las escuelas.

Para financiar el programa que ahora se lanzará formalmente, el gobierno bonaerense firmó un convenio con el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación por 16 mil millones de pesos en concepto de subsidio no reintegrable para 2022. El ministro de Desarrollo para la Comunidad, Andrés Larroque, que tendrá bajo su órbita el MESA, remarcó el apoyo del gobierno nacional y aseguró que «se trata de un esfuerzo enorme, una inversión muy fuerte. Seguimos trabajando para paliar una situación muy compleja».

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) anunció el miércoles pasado el índice de pobreza del segundo semestre del año pasado que, pese a bajar 3 puntos respecto de 2020, se ubicó en el 37,5% en el Gran Buenos Aires. En el gobierno de Kicillof siguen de cerca la evolución de los precios y el índice de inflación que golpea el poder adquisitivo de los trabajadores.

El gobernador hizo explícita su preocupación el jueves, tras recorrer obras en Quilmes. «Necesitamos políticas públicas para atacar la caída de salario y la suba de los precios», dijo en un mensaje destinado al gobierno nacional y consideró que «no se puede interrumpir el crecimiento que se está viendo».

Por ahora, según señalaron a Tiempo fuentes oficiales, «no está en análisis» otorgar un bono a los jubilados que ganan el haber mínimo del Instituto de Previsión Social (IPS) en la Provincia, como el que confirmó que otorgará el gobierno nacional. No descartan, no obstante, reforzar las partidas destinadas a asistencia social, como ya ocurrió a fin de año, pero aún no está definido.

Acuerdo con médicos

Los médicos de los hospitales bonaerenses aceptaron el incremento del 44,5% propuesto por el gobierno provincial para los primeros nueve meses del año. El Ejecutivo cerró así la última paritaria que tenía pendiente, luego de llegar a acuerdos con docentes, estatales y judiciales.

Tras el congreso de delegados, la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) aceptó la propuesta que consiste en una suba a pagar en tres cuotas –un 17,4% en marzo, un 11,4% en julio y un 15,7% en septiembre– e incluye cláusula de monitoreo de los salarios y reapertura de la paritaria en caso de que la inflación supere el acuerdo alcanzado.

A partir del acuerdo, el salario para el médico ingresante del régimen de 36 horas pasará de $ 85.044 a $ 99.832 en marzo y a $ 122.877 en septiembre, mientras que el sueldo de bolsillo para ingresante de 36 horas en la Guardia subirá de $ 96.965 a $ 113.660 en marzo y a $ 139.567 en el último tramo.

Con esta paritaria, el gobierno bonaerense cerró la ronda de negociaciones colectivas. El primer acuerdo lo selló en febrero con los docentes por una suba del 41,8%, mientras que en marzo llegó a un acuerdo con los estatales y judiciales por un incremento promedio del 40 por ciento. «