Edición n° 2701 . 14/04/2024

Kicillof cerró el acto de la CGT con un mensaje interno: «Ganar una elección no es una aventura personal»

El gobernador habló en el cierre del acto de unificación de la CGT Regional La Plata, Berisso y Ensenada. Mensajes al albertismo y apoyo unánime de los gremios a su reelección.

Después de 17 años de peleas y divisiones, la CGT Regional de La Plata, Berisso, Ensenada volvió a unificarse y anunció este lunes al flamante triunvirato que la conducirá por los próximos cuatro años. El gobernador Axel Kicillof participó del acto de normalización que se llevó adelante en Ensenada, donde hubo un apoyo unánime de todo el sindicalismo a su reelección, y envió un fuerte mensaje interno a un sector del Frente de Todos al asegurar que «la elección se gana en la calle y no por una aventura personal».

La CGT Regional nuclea a 92 sindicatos de La Plata, Berisso, Ensenada, Magdalena, Brandsen, Ranchos y Punta Indio. Después de meses de arduas negociaciones, los gremios llegaron a un acuerdo histórico para designar al triunvirato que conforman Héctor Nieves (UPCN), Antonio «Nino» Di Tomasso (UOM) y Julio Castro (SOSBA) en calidad de secretarios generales, y a Pedro Borgini (Sanidad) Nahuel Chancel (Petroleros) y Darío Micheletti (Televisión) secretarios como adjuntos. El congreso de asunción de las autoridades se realizó en el camping de SOSBA, hasta donde llegó Kicillof acompañado por sus ministros de Justicia, Julio Alak, y de Trabajo, Walter Correa, quienes fueron una pieza clave para la normalización de la regional cegetista.

Kicillof habló en el final del congreso, luego de que lo hicieran las nuevas autoridades y también el titular de UPCN Nación, Andrés Rodríguez, quienes hicieron público su apoyo unánime para que vaya por un nuevo mandato en la provincia. Tras destacar la unidad de los trabajadores en la región después de 17 años, el gobernador sostuvo que «no es casualidad» que ocurra en este año electoral y recordó que cuando se perdieron las elecciones, en 2015, «el peronismo y el movimiento obrero estaban divididos».

En este punto, el mandatario recordó el trabajo que llevó adelante el Frente de Todos para forjar la unidad con todos los sectores gremiales y que permitió ganar en 2019. «La unidad se gestó en cada barrio, en cada fábrica, en cada pueblo. No había localidad donde no estuviera el movimiento obrero obligando a la dirigencia a forjar esa unidad», dijo y subrayó: «Fue así como se forjó la unidad que nos dio el triunfo, desde abajo para arriba… Pero hizo falta también muchísima comprensión y generosidad».

Kicillof volvió entonces al presente del FdT, que atraviesa una fuerte crisis interna, y lanzó una advertencia que pareció estar dirigida al «albertismo», en la misma línea de las críticas que viene realizando el titular del PJ bonaerense, Máximo Kirchner. Sostuvo que «ganar una elección con el pueblo no es una aventura de personas o individuos, es realmente una gesta colectiva y es por eso que nadie puede pensar que vamos a llegar ahora al triunfo si no es de nuevo recorriendo, caminando, dialogando, discutiendo, militando. Es así, no por un capricho, no en una mesa de bar, sino en la calle, en la provincia, en todos los distritos».

El gobernador también habló de las proscripciones que sufrió el general Juan Domingo Perón y recordó que «no se rompieron ni en un tribunal ni en la Corte Suprema» sino «en la calle» y recordó el rol que tuvieron los trabajadores y trabajadoras de Berisso, el llamado «Kilómetro 0» del justicialismo, en el 17 de octubre de 1945. «El peronismo no se va a bancar otra proscripción y no van a elegir quién de nosotros puede ser candidato, no se van a meter en nuestra estrategia electoral. La compañera Cristina Fernández de Kirchner no puede estar proscripta, que se olviden», remarcó y llamó otra vez a romper con la inhabilitación de la vicepresidenta en las calles.

Volvió a repudiar el fallo de la Corte Suprema de Justicia que le subió la coparticipación a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en su disputa con la Nación y aseguró que su gestión defenderá los recursos que le quitaron a la provincia de Buenos Aires. Aseguró que «ningún juez nombrado por decreto» por el ex presidente Mauricio Macri se va a llevar los fondos bonaerenses. Y disparó: «Podrán intentar manotearnos los recursos, pero que sepan que estamos unidos y no les tenemos miedo».

En otro párrafo, Kicillof llamó a «tener presente» en la Semana de la Memoria lo que hizo el gobierno de la ex gobernadora María Eugenia Vidal con los sindicalistas bonaerenses y la mesa judicial conocida como «Gestapo» que es investigada por la Justicia. «No nos olvidamos que en el ministerio de Trabajo generaron y crearon una mesa que se reunía para perseguir sindicalistas. Diran que es chicana pero no es así: lo vimos todos con nuestros ojos cuando hablaban de una Gestapo», rememoró sobre el video de aquella reunión de junio de 2017 en la sede porteña del Banco Provincia denunciado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Y apuntó que su gestión hoy tiene a un sindicalista, Walter Correa, como ministro de Trabajo, que en lugar de perseguir «busca que se mejoren las condiciones de trabajo y se cumplan los derechos y que ha contribuido a que se consume esta unidad del movimiento obrero».

Ya en el final, volvió a la campaña y concluyó que «no se va a ganar en los medios o en las redes sociales, esta campaña hay que dar la lucha en la calle, en las unidades basicas, en las universidades, vamos a ganarla militando». Y cerró: «La red social más poderosa es la organización, es la lucha, es la unidad del movimiento obrero».

OPERATIVO CLAMOR

Los gremios de la CGT que se congregaron este lunes en el camping de SOSBA expresaron el apoyo a la reelección de Kicillof, pero también hubo un fuerte clamor para que el peronismo recupere la ciudad de La Plata, donde desde hace 8 años gobierna el intendente Julio Garro de Juntos. En Ensenada y en Berisso, gobiernan Mario Secco y Fabián Cagliardi, del Frente de Todos.

El titular de la UOM a nivel nacional, Abel Furlán, fue el primero en hablar y le pidió a los trabajadores que «hagan de la militancia una tarea permanente» para lograr el triunfo del Frente de Todos; mientras que el titular de UPCN Nación, Andrés Rodríguez, sostuvo que el movimiento obrero «garantizará» que Kicillof tenga una nuevo mandato. «Ha recorrido la provincia, ha buscado soluciones, ha predicado con humildad», dijo.

Héctor Nieves, uno de los tres secretarios generales de la CGT Regional, destacó la gestión de Kicillof y remarcó especialmente que, durante los años de la pandemia, «nunca se dejó de pagar los sueldos» a los empleados de la administración pública bonaerense. «No queremos que vuelvan los amarillos», señaló y le dijo al mandatario: «Acá están tus soldados para pelear y combatir en la Provincia para que el peronismo siga gobernando».

Julio Castro, titular del SOSBA y otro de los secretarios generales, que ofició de anfitrión, llamó a amntener la unidad. «Tenemos que estar unidos cada uno en su actividad. Todos queremos el bien común. No puede haber diferencias ni egos que nos separen», dijo. También llamó a volver a militar y a explicarle al pueblo «lo que significa el peronismo y los otros». Y resumió: «Con los otros es ´tierra o nicho´, es llevarnos a la muerte, asi que Axel vamos a pelear, vamos a hacer todo el esfuerzo, en la Nación y en La Plata que tenemos que recuperarla», subrayó.

En la misma línea, Antonio «Nino» Di Tomasso, líder de la UOM La Plata y nuevo secretario general de la CGT Regional, aseguró que con los gremios van a militar para «retener la provincia con Kicillof» y para ganar en La Plata porque, apuntó, «es una deuda» que tiene el peronismo. «Vamos a militar hasta el triunfo», concluyó.