Edición n° 2700 . 13/04/2024

Kicillof advierte un caída laboral peor que la de 2001

A partir de los datos que volcó su ministro de Economía, en la plataforma X, el gobernador bonaerense alertó un escenario demoledor. La crisis actual superaría a la de 2001.

En medio de los vaivenes económicos que presenta el país, producto de las medidas de ajuste que viene motorizando el presidente Javier Milei, el gobernador bonaerenseAxel Kicillof, y su ministro de Economía, Pablo López, revelaron que, entre enero y noviembre, los salarios de los trabajadores estables se desplomaron 18 puntos. El escenario deja entrever una caída peor que la de 2001.

Los datos en cuestión fueron exhibidos en la plataforma X, donde el titular de la cartera de Economía e la Provincia comparó y detalló lo que representa «una súbita y profunda recesión». Mediante un hilo, expuso que «en enero, la industria y la construcción tuvieron caídas de 2 dígitos que batieron récords negativos, y fueron generalizadas entre sus distintas subdivisiones: Industria y construcción».

Aunque faltan conocer datos oficiales, López señaló que «los relevamientos privados indican que la situación del consumo es igual de grave». A modo de ejemplo  citó los datos que arrojó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), quien deslizó que «las ventas minoristas PYME del 1° bimestre acumulan una caída anual real de 27%».

Enfático con los números, el funcionario de Kicillof no dudó en manifestar que los parámetros exponen «una verdadera catástrofe».  La foto no pasó desapercibida, y sirvió como gancho para que el gobernador remarque lo que hace tiempo viene alertando, que la administración de Javier Milei pone en jaque a la industria provincial.

«Observen por favor la masacre social»

«Durante el gobierno de (Mauricio) Macri, denominamos ‘industricidio’ al resultado inevitable de esa política económica, que hoy se repite ‘más rápida y más profunda’», lanzó y arremetió: «Igual que ahora, la apertura indiscriminada de importaciones, la dolarización de las tarifas, la ausencia de crédito y la reducción salarial destruyen a la industria bonaerense, que se queda sin demanda y sin mercado interno».

Sobrevolando la crisis que está provocando el libertario, el gobernador dijo que a esa foto «se agrega el ajuste de jubilaciones y la inversión pública. Estos planes de ajuste y desindustrialización reducen los ingresos públicos porque la recesión y el desempleo que generan desmoronan la recaudación»

En consecuencia, «el ajuste produce recesión y la recesión reduce los ingresos, a lo que se responde con más ajuste y recesión. Observen por favor la masacre social que se está produciendo», sentenció Kicillof.