Edición n° 2769 . 21/06/2024

Junio, primer déficit comercial desde 2018

Se registró un rojo de 115 millones de dólares. Además de energía, también crecieron las cantidades importadas en otros rubros.

La balanza comercial registró en junio un déficit de 115 millones de dólares, informó el Indec, el primer saldo negativo desde agosto de 2018, si se excluye la parálisis de exportaciones por una medida gremial de diciembre de 2020. 

El rojo se explica esencialmente por los aumentos en las compras de hidrocarburos que se encarecieron notablemente a raíz de la escasez que se verifica producto de las sanciones de Occidente a Rusia, en el cuadro de la invasión a Ucrania. De hecho, el Indec detalló que si hubiesen prevalecido los precios de junio del año paso, el saldo comercial habría arrojado un superávit de 224 millones de dólares. Sin embargo, también hubo un fuerte aumento de las cantidades importadas en otros rubros.

Las importaciones que alcanzaron los 8547 millones de dólares y exportaciones se ubicaron en 8432 millones de dólares. Ambas registraron máximos históricos. En el primer semestre, el ingreso de dólares por la vía comercial fue de 3093 millones de dólares, menos que la mitad de los 6774 millones del mismo período de 2021.

El impacto en el comercio exterior argentino de la guerra en Ucrania se puede sintetizar con dos trazos. En junio, la exportación neta (exportaciones menos importaciones) del complejo sojero tuvo un superávit de 2058 millones de dólares, 144 millones de dólares superior al del mismo período del año anterior. En cambio, la exportación neta de energía arrojó un saldo negativo de 1296 millones de dólares, 837 millones peor que en junio de 2021. En definitiva, la cuenta entre peores precios de importación de energía y mejores precios de exportación de soja (y otros alimentos) fue negativa.

Impo

Las importaciones se incrementaron 44,6 por ciento en junio respecto a igual mes del año anterior. Esto equivale a una erogación de 2638 millones de dólares adicionales, como consecuencia de una suba de 26,4 por ciento en los precios y de 14,6 por ciento en las cantidades.

El rubro que más subió fue combustibles y lubricantes, con un 156 por ciento por las compras de energía para abastecer a las centrales térmicas durante el invierno. Este capítulo explica 1192 millones de los 2638 millones de aumento total de las importaciones. Los precios de los combustibles importados subieron en último año un 118,9 por ciento, mientras que las cantidades lo hicieron en un 19,6 por ciento, ésta última variación asociada al crecimiento de la economía.

También se registraron aumentos en la importación de autos, tanto en precios (11 por ciento) como en cantidades (39,3 por ciento), de forma similar a piezas y accesorios para bienes de capital y bienes de capital. En bienes industriales, mayormente insumos difundidos, la suba del 25,8 por ciento se debió casi completamente al incremento en los precios. Por su parte, los bienes de consumo, que en muchos casos son importaciones que no son imprescindibles al proceso productivo, subieron 23,3 por ciento, empujados más por cantidades (12,7) que por precios (9,4).

Expo

Las exportaciones ascendieron un 20,3 por ciento respecto a igual mes de 2021. Ese avance estuvo enteramente explicado por la dinámica de los precios, que crecieron en el período un 20,7 por ciento, mientras que las cantidades, 0,4 por ciento. 

Todos los rubros exportadores registraron incrementos. En combustibles y energía, el aumento fue del 92,8 por ciento, como resultado de un incremento de 69,7 por ciento y 11,6 por ciento en los precios y las cantidades, respectivamente. La mayor suba se registró en petróleo crudo.

En el caso de las manufacturas de origen agropecuario, el aumento del 25,9 por ciento se explica también básicamente por precios (21,3 por ciento), mientras que las cantidades subieron en 3,7 por ciento. Los mayores aumentos fueron reflejados por grasas y aceites y carnes y sus preparados. 

En las manufacturas industriales, los precios también crecieron fuertemente, a razón de un 12,7 por ciento, aunque en este contexto pareciera un número más moderado, mientras que las cantidades subieron un 4 por ciento. Los mayores ascensos fueron autos y productos químicos y conexos. En cambio, en productos primarios se produjo una caída de 12,3 por ciento en las cantidades.