Edición n° 2734 . 17/05/2024

Joe Biden defendió al sistema bancario de EE.UU. pero aclaró que su Gobierno «no se hará cargo de las pérdidas»

Biden insinuó el domingo una nueva regulación de los grandes bancos tras la mayor quiebra bancaria de Estados Unidos desde la crisis financiera de 2008, pero se enfrenta a un Congreso dividido que probablemente no apruebe nuevas normas más estrictas.

El presidente Joe Biden aseguró este lunes a los estadounidenses que su sistema bancario «es seguro» y sus depósitos estarán disponibles «cuando los necesiten», tras la quiebra de Silicon Valley Bank y Signature Bank, que amenazaban con desencadenar una crisis más amplia.

En declaraciones desde la Casa Blanca, Biden añadió que los contribuyentes de Estados Unidos no se harán cargo de las pérdidas del banco y que pedirá al Congreso que «refuerce» la regulación del sector bancario.

“Gracias por la acción rápida. En mi administración durante los últimos días, los estadounidenses pueden confiar en que el sistema bancario está seguro”, dijo Biden en un anuncio en Washington. “Tus depósitos estarán allí cuando los necesites”, agregó.

Los funcionarios habían anunciado que los depositantes con dinero en el fallido banco de California serían reembolsados en su totalidad y podrían acceder a su dinero el lunes por la mañana.

Biden insinuó el domingo una nueva regulación de los grandes bancos tras la mayor quiebra bancaria de Estados Unidos desde la crisis financiera de 2008, pero se enfrenta a un Congreso dividido que probablemente no apruebe nuevas normas más estrictas.

Su equipo económico trabajó con los reguladores durante el fin de semana en las medidas, que incluyen garantizar los depósitos en ambos bancos, establecer un nuevo mecanismo para dar a las instituciones financieras acceso a fondos de emergencia y facilitar que los bancos pidan préstamos a la Reserva Federal en casos de emergencia.

Las medidas enviaron oleadas de alivio a Silicon Valley e hicieron repuntar los futuros bursátiles, pero la crisis está poniendo a prueba la confianza en el sistema financiero estadounidense y persiste el temor a que las consecuencias agiten los mercados mundiales en la semana.

«Estoy firmemente comprometido a hacer que los responsables de este desastre rindan cuentas y a continuar nuestros esfuerzos para reforzar la supervisión y la regulación de los grandes bancos para que no volvamos a encontrarnos en esta situación», declaró Biden