Edición n° 2737 . 20/05/2024

India prohibió la exportación de trigo y el mercado reacciona con fuertes subas

Los compradores mundiales apostaban por los suministros del segundo mayor productor de trigo del mundo/ La India restringe las exportaciones de trigo para asegurar el consumo interno

Horizontal

El Gobierno justifica la medida por la subida global de precios derivada del conflicto ucraniano y las olas de calor que han afectado a las cosechas. La interrupción del suministro no afectará a los países con riesgo alimentario como Bangladesh, Nepal o Sri Lanka 

India prohibió las exportaciones de trigo el 14 de mayo días después de decir que apuntaba a envíos récord este año, ya que una ola de calor abrasador redujo la producción y los precios internos alcanzaron un máximo histórico.

El precio del trigo sube 4,2% a US$ 451, mientras que la soja avanza 0,92% a US$ 610 y el maíz 2,31% a US$ 315.

La Dirección General de Comercio Exterior de la India anunció el sábado que quedaban prohibidas las exportaciones de trigo de «efecto inmediato», excepto para los envíos que para los que  «ya se haya emitido una carta de crédito irrevocable». 

No obstante, este domingo, el secretario de Comercio de la India, B.V.R. Subrahmanyam, ha asegurado a través de un comunicado que se seguirá vendiendo parte de la cosecha a los países que estén en riesgo de sufrir escasez alimentaria, como sus vecinos de Bangladesh, Nepal y Sri Lanka. 

El Gobierno de la India ha priorizado la seguridad alimentaria de la India y otros países vecinos en desarrollo

En el comunicado, se ha justificado esta medida por la cual, según ha expuesto Subrahmanyam,  «el Gobierno de la India se compromete con los requisitos de seguridad alimentaria de la India, países vecinos y otros países en desarrollo vulnerable que se ven afectados negativamente por los cambios repentinos en el mercado mundial de trigo y no pueden acceder a suministros suficientes de trigo». 

"Es impactante": India prohibió la exportación de trigo y el mercado reacciona con fuertes subas

El objetivo clave del Gobierno indio con las restricciones sobre las exportaciones es controlar a nivel interno el incremento en el precio del trigo, que mundialmente ha aumentado más de un 40% desde principios de año. Además de frenar la inflación del país, que el pasado mes de abril aumentó hasta el 7,79%, su nivel más alto desde mayo de 2014. Y evitar también que el trigo «se desvíe de manera no regulada y corra el riesgo de ser acaparado y no ser utilizado para las necesidades alimentarias de países y poblaciones vulnerables», ha añadido el secretario.

La guerra y el calor han aumentado los precios y disminuido la producción 

Antes de la guerra, Ucrania y Rusia representaban un 30% de las exportaciones mundiales de trigo y cebada. Desde la invasión rusa el pasado 24 de febrero, los puertos ucranianos han sido bloqueados y los silos de granos han sido destruidos. La crisis, por eso, no ha sido solo internacional. Desde principios de mayo, el país asiático se ha visto sacudido por extremas olas de calor, que han provocado que en algunas partes del país se hayan alcanzado los 47 grados centígrados, temperaturas que han afectado las cosechas y  han atrofiado la producción. Lee también

La concatenación de estos sucesos, asegura Subrahmanyam, ha provocado que la producción de trigo de la India se haya reducido en tres millones de toneladas, respecto a los 109 millones de toneladas del año pasado. Así pues, los precios del trigo se han disparado un 20-40% en la India. 

Según datos del Ministerio de Comercio, la población de la India consume casi el 94% de su cosecha, un total de 102 millones de toneladas en 2021. Además, es el segundo mayor productor de trigo, abarcando el 13,5% de la producción mundial. En 2021,  vendió siete millones de toneladas, su récord de exportaciones, y este 2022 pretendía exportar 10 millones. 

Según los ministros del G7

Las restricciones a la exportación solo empeoraran la crisis de primeras materias

La trayectoria de  las exportaciones de trigo y las declaraciones de Narendra Modi, primer ministro indio, el pasado mes de abril, no concuerdan con el veto impuesto este fin de semana. Modi, comunicó que la India podría alimentar al resto del mundo si la Organización Mundial de Comercio le concediera permiso para hacerlo. Declaraciones que respaldan  a Subrahmanyam, quién ha asegurado que el incremento exponencial de los precios «parece ser una reacción de pánico más que una reacción basada en un colapso genuino de la oferta o un repentino aumento de la demanda»