Edición n° 2772 . 24/06/2024

Historia de un préstamo irregular: los u$s57.000 millones del FMI a Macri

El acuerdo otorgado por Lagarde violaba las normas del organismo. Además que nunca se votó en el Congreso y que jamás hubo un dictamen del Banco Central. Ahora, el FMI iniciará una investigación sobre la fuga de capitales.

El ministro de Economía y candidato presidencial de Unión por la Patria (UxP), Sergio Massa, anticipó que a fines de noviembre el FMI comenzará «la investigación sobre la fuga de capitales del préstamo de 2018» tomado por el gobierno de Mauricio Macri, que «no se usó para escuelas, sino para financiar pagos a fondos de inversión».

El FMI mandaría una comisión a la Argentina para hacer una revisión sobre el acuerdo Stand By suscripto, de casi 57 mil millones de dólares, que resultó ser el más importante de la historia de la Argentina y también de la historia del Fondo, representando 127 veces la capacidad de endeudamiento de nuestro país.

Historia de un préstamo millonario

El 20 de junio de 2018, Argentina cerraba el acuerdo Stand By más importante en la historia del Fondo Monetario Internacional (FMI). El organismo financiero internacional que comandaba Christine Lagarde aprobaba así un nuevo plan de ayuda para el gobierno de Macri

Aquel día de 2018, el FMI informaba que «el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó un acuerdo a favor de Argentina en el marco de un Acuerdo Stand-By de tres años por u$s50.000 millones (equivalente a DEG 35.379 millones, o alrededor de 1.110% de la cuota de Argentina en el FMI)».

El comunicado oficial afirmaba además que «el plan económico de las autoridades argentinas respaldado por el Acuerdo Stand-By busca reforzar la economía del país restableciendo la confianza del mercado mediante un programa macroeconómico coherente que reduce las necesidades de financiamiento, encauza la deuda pública argentina por una trayectoria descendente firme y afianza el plan de reducción de la inflación mediante metas de inflación más realistas y el fortalecimiento de la independencia del Banco Central».

Tras renegociarse cuatro meses después, se ampliaría a u$s57.000 millones. Pero finalmente solo llegarían u$s44.000 millones ,porque cuando porque Macri perdió en las PASO, el entonces triunfador Alberto Fernández comenzarían las tratativas para cancelarlo.

El préstamo tuvo incontables irregularidades. Por empezar superaba en 127 veces la capacidad de pago de deuda externa de nuestro país. Por otro lado fue totalmente irregular ya que violaba el estatuto del mismo Fondo por el que no puede hacer préstamos para financiar fuga de capitales y, como se comprobó después, más del 30% de ese desembolso se utilizó con esos fines. Según un informe del Centro de Economía Política (CEPA),, entre enero de 2018 y diciembre de 2019 hubo desembolsos por u$s44.867 millones y la formación de activos externos ascendió a u4s54.099 millones.

Exfuncionarios del Fondo admitieron años después que el acuerdo entre Macri y Lagarde violaba las normas. Sin olvidar que nunca se votó en el Congreso y que jamás hubo un dictamen del Banco Central. En síntesis, un préstamo absolutamente político basado en tres cuestiones:

  • Que continuara Macri y la oleada de los gobiernos de derecha de la región. Eran los tiempos del golpe a Evo Morales en Bolivia y la persecución a Lula Da Silva y Dilma Rousseff en Brasil.
  • Tomar partido en la diputa geopolítica entre China y EEUU, para apoyar a Washington en su política de defender su «patio trasero».
  • Convertir a la Argentina en un «deudor permanente» para socavar su soberanía. Una receta clásica de dominación política y económica.

El informe de la AGN

El informe aprobado por el colegio de auditores de la Auditoría General de la Nación (AGN) detectó numerosas irregularidades en el otorgamiento y posterior utilización del crédito conferido por el Fondo Monetario Internacional (FMI) al gobierno de Macri.

La AGN, el organismo constitucional que, según establece el artículo 85 de la Carta Magna, tiene el control de legalidad, gestión y auditoría de toda la actividad estatal, advirtió que «la magnitud y características del acuerdo impactó de manera adversa en la estructura de la deuda y sus riesgos» al asegurar que se trató de «un préstamo extraordinario y excepcionalmente alto».

El informe de la auditoría también destacó que, por el préstamo, «se pagaron comisiones y gastos al FMI por más de trece mil millones de pesos equivalentes, por ejemplo, al 52 por ciento del presupuesto del Conicet en 2018″.

Ya con el préstamo récord otorgado, el detalle de los auditores subrayó que «casi el treinta por ciento de los desembolsos del FMI se usaron para financiar la salida de capitales financieros».

Como conclusión, la auditoría indica que «los procesos y procedimientos relacionados al préstamo no aseguraron la eficiencia y la efectividad en la gestión de la deuda, provocando incumplimientos legales, afectando la prudencia en la administración del endeudamiento, y vulnerando la adecuada supervisión del financiamiento.

«El acuerdo suscripto, de casi 57 mil millones de dólares, resultó ser el más importante de la historia de la Argentina y también de la historia del Fondo, representando 127 veces la capacidad de endeudamiento de nuestro país», manifestó el auditor general, Francisco Fernández.

«Por su magnitud y características, este endeudamiento impactó de manera adversa en la estructura de la deuda y sus riesgos», señaló la AGN en un comunicado de prensa.

Según informó la auditoría, entre los principales hallazgos, se destacaron «relevantes incumplimientos normativos, como la falta de autorización del endeudamiento, la omisión en la aplicación de los procesos específicos para préstamos multilaterales, la inexistencia del dictamen del BCRA sobre el impacto de la operación en la balanza de pagos y la firma del Acuerdo por parte de funcionarios sin facultades legales para hacerlo».

Además, se advirtió sobre «la falta de intervenciones técnicas adecuadas para evaluar los costos y riesgos de la operación, inexistencia de opinión de la Unidad de Auditoría Interna, como así también la falta de asesoramiento jurídico oportuno y efectivo, destacando sobre todo la omisión de la actuación del Ministerio de Finanzas, que tenía a su cargo específicamente la gestión de la deuda pública».

Fuente: C5N