Edición n° 2701 . 14/04/2024

“Hay un gran potencial para proyectar a la Argentina como exportador de hidrógeno verde”

(Por Estefanía Cendón) Alejandro Primbas, director del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) en la Agencia I+D+i, define las claves principales para comprender qué implica producir hidrógeno verde en el país. Posibles aplicaciones, cadenas de valor, producción de bienes, insumos y servicios en el sector energético. 

El anuncio de la empresa australiana Fortescue Metals Group, que destinará 8.400 millones de dólares y creará más de 15.000 empleos directos en la Argentina para producir hidrógeno verde, fue destacado por el presidente Alberto Fernández como “la inversión internacional más importante para el país en los últimos años”.

Entre los principales beneficios vinculados a la producción de hidrógeno verde, Primbas destacó: “Encontramos la posibilidad de producir un vector energético de múltiples aplicaciones, sin emisiones de dióxido de carbono (C02), reforzando la necesaria descarbonización de la matriz energética. También podría aportar valor agregado a la economía del conocimiento”.

Consultado por Motor Económico, el responsable del FONTAR mencionó los actuales usos del hidrógeno verde vinculados a la industria petroquímica, alimenticia y metalúrgica. Asimismo, distinguió: “El gran potencial del hidrógeno verde tiene que ver con la aplicación en la movilidad, tanto de pequeños vehículos como en el transporte de carga, y el transporte marítimo”.

Para Primbas resulta indispensable “posicionarse de manera competitiva” como país con respecto a la temática. “Si tuviésemos hacia el año 2050 cierta penetración de las inversiones a través del volumen de inversión necesario para producir a gran escala, podríamos pensar en exportar más de 15.000 millones de dólares anuales para ese 2050. Creo que están dadas las condiciones para hacerlo”, indicó el especialista  de la Agencia I+D+i. 

MOTOR ECONÓMICO: ¿Qué beneficios encontramos en la producción de hidrógeno verde?

Alejandro Primbas: Principalmente encontramos la posibilidad de producir un vector energético de múltiples aplicaciones, sin emisiones de dióxido de carbono (C02), reforzando la necesaria descarbonización de la matriz energética.

Además, cuenta con una proyección de mercado internacional enorme. Por lo que se observa, todos los países desarrollados están avanzando en distintas estrategias, proyectando hacia 2030 o 2050 enormes inversiones en este mercado. 

ME: ¿Por qué es importante llevar adelante la producción de hidrógeno verde en la Argentina? 

AP: Es importante llevar adelante su producción en nuestro país porque estamos ante un momento incipiente de definiciones en el plano internacional. Los países desarrollados o muy recientemente o aún están en plena definición de sus estrategias en cuanto al hidrógeno verde. Esto implica que haya espacio para posicionarse de manera competitiva, por lo que hay flexibilidad para ver qué rol va a tener el país. 

Si consideramos esa instancia, y que Argentina cuanta con capacidades existentes en el sistema científico-tecnológico y con las condiciones naturales necesarias para la generación renovable, hay un gran potencial para proyectar el país como exportador de este vector energético. 

ME: ¿Existen experiencias previas de referencia a nivel local?

AP: Sí, existen experiencias previas de referencia a nivel local. A nivel experimental, en la localidad de Pico Truncado hay una planta desarrollada en el año 2005 que, justamente, en este último tiempo se encuentran trabajando para llevarla a una fase pre-industrial. 

Desde el sector privado está el proyecto que ya lleva un poco más de 10 años de la planta de hidrógeno de Hychico, ubicada aproximadamente a 20 Km de la ciudad de Comodoro Rivadavia en la Provincia de Chubut. Desde su inauguración en 2008 está produciendo hidrógeno verde. 

ME: ¿Qué recursos naturales requiere el hidrógeno verde para su elaboración? 

AP: El hidrógeno es calificado como verde cuando se produce a partir de la electrólisis del agua, pero la electricidad que alimenta ese electrolizador proviene de fuentes renovables. Típicamente podemos pensar en la energía eólica o energía solar. Argentina cuenta con condiciones muy favorables para producir energía solar y de los mejores vientos del mundo en la Patagonia. 

ME: ¿Cuáles son sus posibles aplicaciones? 

AP: El hidrógeno hoy se utiliza principalmente para la producción de amoníaco, en fertilizantes y lo que es la industria petroquímica. También tiene distintos usos industriales, en la industria alimenticia, producción siderúrgica o metalúrgica. 

El gran potencial del hidrógeno verde que aún se encuentra en pleno desarrollo tiene que ver con la aplicación en la movilidad, tanto de pequeños vehículos (donde encontramos varios avances) como en el transporte de carga, pesado, e incluso en transporte marítimo.

ME: ¿En qué consistirá la participación Argentina en la producción a gran escala de hidrógeno verde? 

ME: Si bien es difícil estipular o proyectar qué participación va a tener Argentina en la producción a gran escala del hidrógeno verde, sin dudas la incidencia o el aprovechamiento de estos recursos naturales que son muy competitivos en el mundo, sumado a nuestro sistema científico y tecnológico que cuenta con muchas capacidades, sería importante que se posicione rápidamente como un jugador importante en la temática.

 Además, esto implicaría un desarrollo de distintas cadenas de valor, de producción de diversos bienes, insumos y servicios en el sector energético (donde Argentina también tiene sus antecedentes), sumado a  que podría aportar valor agregado a la economía del conocimiento.

ME: ¿Argentina puede convertirse en un polo mundial exportador de hidrógeno verde a partir de la inversión realizada por la empresa australiana Fortescue Metals Group?

AP: Sin dudas Argentina tiene ese potencial, considerando también la capacidad de generación renovable que está vinculado a lo que mencionamos acerca de los índices de radiación solar y los vientos que contamos en la Patagonia. Si tuviésemos hacia el año 2050, como plantean algunos estudios, cierta penetración de las inversiones a través del volumen de inversión necesario para producir a gran escala, podríamos pensar en exportar más de 15.000 millones de dólares anuales para ese 2050. Creo que están dadas todas las condiciones para hacerlo.