Edición n° 2707 . 20/04/2024

“Hay que romper el sistema de peligro”

Entrevista a SERGUÉI KARAGANOV (*) / Edición Internacional @lanavecomunica3

“Queremos cambiar el sistema de seguridad sin una gran guerra. Pero no se puede descartar que aún pueda ocurrir una pequeña guerra o una serie de guerras locales. Existe una alta probabilidad de que nuestros «socios» occidentales, debido al olvido de la historia o la estupidez maliciosa, intenten interferir con el escenario «blando» y provocarnos” afirmóSergey Karaganov en una entrevista con el revista “Historiador”.

Diez años del discurso que marcó el comienzo de un mundo multipolar - RT

La organización pública más antigua de Rusia, el Consejo de Política Exterior y de Defensa , o SWOP, como suele llamarse, celebra su 30 aniversario este febrero. Creado en los primeros meses de existencia de la nueva Rusia, el SWOP se convirtió en una especie de contrapeso intelectual al entonces curso de Kozyrev, que consistía en jugar mediocremente con los Estados Unidos y todo el Occidente colectivo. Desde entonces, mucha agua ha corrido debajo del puente. Ni rastro quedó de la actitud entusiasta hacia Occidente. En este sentido, el discurso de Vladimir Putin en Munich, pronunciado quince años después del colapso de la URSS, salpicaba las íes. Pero pasaron otros quince años. ¿Dónde estamos ahora?

Cuenca del séptimo año

– El discurso de Munich se convirtió en una especie de frontera, dividiendo la política exterior de Rusia y la política internacional en general en períodos «antes» y «después». ¿Por qué?

– Por supuesto, esto fue un hito, pero los cambios que marcó el discurso comenzaron en la política exterior rusa mucho antes -después de la agresión de la OTAN contra Yugoslavia en 1999- y tomaron forma, aunque no muy claramente, alrededor de 2002-2003, cuando los Estados Unidos ha decide retirarse del Tratado ABM. Desde ese momento se hizo evidente que se dirigían a la superioridad militar. Fue entoncesque tanto el presidente Vladimir Putin como su equipo se dijeron a sí mismos que tenían que prepararse para el peor de los casos en el desarrollo de las relaciones internacionales.

Pero, por supuesto, 2007 fue un año histórico. Además del propio discurso de Putin, que causó una gran impresión en todo el mundo, ese año y el siguiente tuvieron lugar otros dos eventos muy significativos que, paradójicamente, rara vez se mencionan en el contexto del discurso de Múnich. 

En primer lugar la crisis de 2007-2008, que no solo asestó un golpe a las posiciones económicas de Occidente, sino que también derribó el atractivo del modelo económico que Occidente había ofrecido al mundo todos los años anteriores, y la mayoría lo aceptó. Resultó que no solo Rusia comenzó a revivir, sino que también nuestros oponentes o más bien, aquellos que, debido a su propia estupidez, querían convertirse en nuestro enemigo comenzaron a «desmoronarse». 

En segundo lugarfue a fines de la década de 2000 cuando el mundo comenzó a comprender que China se había apresurado a luchar por el liderazgo mundial.

– ¿Qué tocó exactamente a Occidente en el discurso de Munich?

– Putin, en resumen, dijo una cosa muy simple: “¿Qué eres? ¿Has perdido la cabeza? ¡¿Qué estás haciendo?!» Y Occidente, que hasta entonces pretendía que todo lo hacía bien, pero por dentro ya entendía que estaba mal, lo escuchó. Esto lo hizo sentir humillado y enojado.

Putin, por cierto, ya entonces seguía ofreciendo la paz. Pazen el sentido de una búsqueda conjunta de acuerdos aceptables. Fue un discurso no solo sobre el hecho de que nos opondremos a ustedes, sino también sobre el hecho de que aún estemos de acuerdo. Sin embargo, esto, por supuesto, no se escuchó. 

Lo más importante para Occidente fue que el discurso sonaba como una disposición aún no formulada para revisar el sistema de relaciones internacionales y la seguridad europea que se ha desarrollado desde finales de la década de 1980.

– Es decir, la que se desarrolló a raíz de la Guerra Fría, en la que Occidente se consideró vencedor…

– Muy bien. Pero la victoria fue pírrica. Porque en el contexto de esta “victoria”, un monstruoso fracaso del Occidente colectivo tuvo lugar literalmente ante nuestros propios ojos. Durante unos quinientos años, Occidente dominó el mundo. Esto se debió principalmente al hecho de que Europa aprovechó la superioridad militar y luego comenzó a construir su dominio político, económico, cultural e ideológico sobre esta base. Ahora este período ha terminado. Más bien, terminó en las décadas de 1960 y 1970, cuando la URSS alcanzó la paridad nuclear y privó a Occidente de la superioridad militar. Sin embargo, luego ocurrió el colapso de la Unión Soviética, y a Occidente le pareció que los tiempos benditos habían regresado. Con la restauración de Rusia hubo que romper dulces ilusiones. Así que el discurso de Putin en Munich sonó como una campana poderosa.

Luego vino 2014: el golpe de Estado en Ucrania y nuestra respuesta.

El histórico discurso de Putin en Múnich que marcó el comienzo de un mundo  multipolar cumple 10 años - YouTube

– ¿Qué papel jugaron estos hechos en la construcción de nuestra nueva política exterior?

– Para este momento, el enfrentamiento ya estaba en pleno apogeo. Recuerdo que en 2012-2013. No he notado un solo artículo positivo en la prensa occidental sobre Rusia. Incluso neutral. La única pregunta era dónde se daría el golpe. Teníamos que detener esta ola de odio, que fue paralela a la ola de expansión de la OTAN. Lo cual se hizo cuando se tomó la decisión sobre Crimea. Luego hubo acumulación de fuerzas, y ahora esta línea ha recibido otro desarrollo. Nuestro Ministerio de Relaciones Exteriores, habiendo presentado propuestas a nuestros «socios» occidentales (de hecho, estos son requisitos formulados en forma de proyectos de acuerdos con miembros de la OTAN y un acuerdo con los Estados Unidos), dijo que ya no seguiremos las viejas reglas, estamos empezando a romperlas. Lavrov hizo una solicitud directa para el desguace del sistema de seguridad que se desarrolló en la década de 1990.

Cómo evitar una gran guerra

– Como se sabe, la forma más radical de revisar las reglas existentes y el sistema general del orden mundial  es la guerra. Al mismo tiempo, solo puede dar una idea del verdadero equilibrio de fuerzas. Pero la guerra  es un mal escenario…

Estoy de acuerdo tanto con la primera como con la segunda afirmación. Por regla general, los sistemas de relaciones internacionales sí cambiaron como resultado de guerras importantes o incluso de una serie de guerras importantes. Y tienes razón en que la guerra no es el mejor escenario. Pero el dilema al que nos enfrentamos es bastante simple. Si nos mantenemos en el sistema actual (por ejemplo, miramos con indiferencia la expansión de la OTAN en Ucrania), la guerra es inevitable. Ahora estoy hablando de esto con tanta confianza, porque en 1997-1998. Mis colegas y yo en el Consejo de Política Exterior y de Defensa escribimos que si aceptamos la expansión de la OTAN como legítima, entonces Ucrania estará más en la alianza, y después de eso seguirá la guerra. Un cuarto de siglo después, vemos que todo va a parar a esto.

En este sentido, nuestra formulación de la pregunta es encontrar la manera de lograr un sistema de seguridad estable y justo en Europa y así evitar conflictos militares. Queremos cambiar el sistema sin una gran guerra. Sin embargo, no descarto que todavía pueda ocurrir una pequeña guerra o una serie de guerras locales.

Simplemente hay una alta probabilidad de que nuestros «socios» occidentales, debido a otro olvido de la historia o estupidez maliciosa, que, por desgracia, han estado demostrando durante las últimas décadas, intenten interferir con el escenario «blando», intentarán para provocarnos.

Así que la situación es realmente grave. Pero es tan agudo que es necesario llegar hasta el final, porque si no se hace, el sistema se vendrá abajo de todos modos. Y entonces será inevitable una gran guerra, que puede comenzar en condiciones incontrolables para nosotros. La elección es así obvia. O lideramos e imponemos un mundo justo, en definitiva beneficioso para todos, o…

– ¿Crees que ahora estamos con fuertes cartas de triunfo en nuestras manos?

– Absolutamente. Al menos la Unión Soviética nunca tuvo algo así. Después de todo, en 2003, se tomaron decisiones que llevaron al despliegue de una nueva generación de armas hipersónicas estratégicas rusas y otras armas. Hemos llevado a cabo una modernización muy eficaz y relativamente económica de nuestras fuerzas generales. Los entrenó en Siria. Son ellos y los últimos sistemas estratégicos los que nos permiten ahora mirar con calma el mundo desde el punto de vista de nuestra seguridad e incluso comenzar a rechazar con dureza las reglas que se nos han impuesto a nosotros y al mundo entero durante los últimos treinta años.

Tenemos que resolver una tarea igualmente importante: la demolición de los estereotipos intelectuales que se desarrollaron durante los años de la Guerra Fría y que han sobrevivido hasta el día de hoy. Después de todo, todos los términos y todos los conceptos con los que operamos están tomados de allí. Por ejemplo, la paridad, cuyo logro hemos logrado durante tanto tiempo y es muy costoso. Considero que el deseo de paridad es una tontería. Después de todo, ¿qué es la paridad? Esta es la igualdad numérica de las fuerzas armadas y las armas. Pero nunca en la historia mundial esta igualdad ha sido un indicador real del poderío militar, y mucho menos de la seguridad. Recuerda, 300 espartanos y 100.000 persas. Napoleón derrotó una y otra vez a ejércitos que superaban en número a sus tropas. Y esta serie puede continuar indefinidamente. Es decir, para resolver tareas estratégicas, las armas pueden ser muchas veces menos, solo recientemente nos dimos cuenta de esto. Y no solo entendido, sino también implementado.

– ¿Cuál es nuestro objetivo en la dirección de Ucrania?

– En primer lugar, para evitar una mayor expansión de la OTAN y la militarización de Ucrania. Y ahí, aunque hagan lo que quieran, lo hacen, definitivamente no tenemos planes de conquistar Ucrania. Otra cosa es que difícilmente pueda tener lugar como estado a largo plazo. Lo más probable es que el país se desintegre lentamente. Bueno, la historia lo dirá. Es posible que algo vaya a Rusia, algo a Hungría, algo a Polonia, y algo pueda seguir siendo un estado ucraniano formalmente independiente.

Nuevas oportunidades

– De hecho, cuando nuestros diplomáticos hablan de «líneas rojas», estamos hablando de una revisión parcial de los resultados de la Guerra Fría.Los estadounidenses decidieron que los rusos perdieron y, de ser así, perdieron para siempre el derecho a dibujar estas líneas …

Creo que recién estamos comenzando. Se marca la aplicación, y ahí veremos qué pasa. Habrá que aumentar la presión, incluso militar-técnica. Occidente debe asegurarse de que sus políticas pasadas no solo sean contraproducentes para todos, sino también peligrosas para sí mismo. Si, no obstante, cruzan las “líneas rojas”, entonces no descarto que pueda haber acciones militares limitadas contra quienes condujeron a la crisis actual.

– ¿Crees que incluso podemos hablar de restaurar el sistema de Yalta, cuando el mundo estaba realmente dividido en esferas de influencia?

No sabemos qué pasará dentro de veinte años. O incluso quince. Nos embarcamos en este camino en 2007-2008, y ahora hemos entrado en un período bastante agudo, creo, de diez años de demolición activa de las reglas del juego creadas por Occidente después del colapso de la URSS. Más bien, jugando con sus reglas. O, para ser más precisos, juegos sin reglas. Si me pregunta qué me gustaría obtener al final, le responderé que me gustaría reproducir ni siquiera el sistema de Yalta, sino el «concierto de las grandes potencias»., que se creó tras los resultados de las guerras napoleónicas. Es cierto que tengo fuertes dudas sobre la posibilidad de construir un sistema de relaciones internacionales de este tipo: si los líderes chino y ruso aún pueden igualar el nivel de participantes en el Congreso de Viena, en el que tuvo lugar tal «concierto», entonces desde el Occidente la aparición de tales figuras aún no es visible. Desafortunadamente, la democracia moderna es anti-meritocracia: degrada la calidad de los líderes.

– Son cosas muy futurológicas, pero ¿tú mismo miras el futuro con optimismo o con ansiedad? 

– Naturalmente, miro con preocupación, como un profesional que sabe que llevamos mucho tiempo viviendo en una situación política de preguerra. En primer lugar, por el catastrófico fracaso de Occidente y sus intentos de organizar batallas de retaguardia. Militarmente, todavía no veo una disposición para atacar. Pero el sistema está lleno de contradicciones, el nivel de liderazgo en muchos países está cayendo. Todo esto se superpone al inicio de la descomposición del capitalismo moderno, empujando hacia el crecimiento sin fin del consumo, que, de hecho, ha entrado en conflicto con la propia naturaleza. Se utilizó el Covid como sustituto de la guerra, distrayendo de los problemas acumulados. Sin embargo, esta función se está agotando.

Pero soy optimista, espero que la guerra aún se pueda evitar si actuamos correctamente.

Estoy seguro de que podemos ganar en beneficio de todos y del mundo como tal, y finalmente lograremos una revisión de los resultados de la Guerra Fría, porque la Rusia de hoy tiene muchas más oportunidades que las que tuvo la Unión Soviética.

Juzgue usted mismo: Rusia gasta muy poco dinero en armas (alrededor del 4 por ciento del PNB), pero ya tiene una ventaja estratégica sobre Estados Unidos. Y por lo menos diez o quince años estaremos adelante, y luego ya veremos. La URSS, por otro lado, siempre buscaba a los EE. UU. y gastaba, creo, alrededor de una cuarta parte de su PNB. La Unión Soviética tenía una gran cantidad de países satélites en el tercer mundo, en Europa del Este, a los que alimentamos. La Federación Rusa subvencionó fuertemente a todas las repúblicas soviéticas. Nos hemos desprendido de estas cadenas. Es cierto que parece que la mayoría de estas antiguas repúblicas soviéticas no pueden convertirse en estados plenamente capaces. Tendremos que ayudarlos a mantener una relativa estabilidad. Pero ya no tenemos que alimentarlos masivamente y no lo haremos.

Durante la Guerra Fría, nos preparábamos para una guerra en dos frentes: contra Occidente y contra China. Y ahora somos aliados de China. Hemos iniciado, aunque todavía con relativa vacilación, un giro hacia el este, pero ya hemos reducido cualitativamente nuestra dependencia de los mercados occidentales. A fines de la década de 2000, entre el 56 y el 58 por ciento de nuestro comercio era con Europa y alrededor del 20 por ciento con Asia. Hoy, los indicadores son iguales y, gradualmente, Asia avanza. En consecuencia, tenemos nuevos mercados, nuevas oportunidades.

Y finalmente, nosotros, “los soviéticos”, nos sentimos defectuosos todo el tiempo, porque comprendimos que nuestro sistema no funcionaba. Envidiábamos y nos atraía Occidente. Y ahora entendemos que aunque todavía tenemos muchos puntos problemáticos, el sistema está funcionando. Y la verdad está de nuestro lado. Y por lo tanto, moralmente, somos mucho más fuertes de lo que éramos a finales de los años soviéticos.

Es hora de corregir los errores de la historia, los errores propios y ajenos, cometidos por su codicia y nuestra debilidad. Durante mucho tiempo, con nuestra debilidad, nuestro deseo de complacer a toda costa, nuestra falta de comprensión de la política occidental, nos permitimos de muchas maneras. Este ciclo de la historia ha terminado. De hecho, esto es exactamente lo que dijo Putin en su discurso de Munich hace quince años. Y ahora estamos tomando medidas concretas. Bueno, entonces también es posible una nueva variante de distensión en Europa. No tenemos conflictos profundos con nuestros vecinos. Son creados por el sistema de seguridad que quedó de la Guerra Fría, o más bien, por los peligros.

Entrevistado por Vladimir Rudakov

(*) Científico internacional, Presidente Honorario del Presidium del Consejo de Política Exterior y de Defensa, Presidente del Consejo Editorial de la revista Russia in Global Affairs. Supervisor Académico de la Facultad de Política Mundial y Economía, Escuela Superior de Economía de la Universidad Nacional de Investigación.