Edición n° 2762 . 14/06/2024

Guzmán: «Queremos tomar parte de la renta extraordinaria» y precisó que «Gestionaremos con los que estén alineados con el programa económico»

“El factor de la guerra en Europa genera una renta extraordinaria (por la suba de los precios de las materias primas). El objetivo es obtener parte de esa renta para generar una distribución más equitativa sobre los sectores más vulnerables”. Así lo planteó este lunes el ministro de Economía, Martín Guzmán, en su reaparición pública tras los rumores sobre su continuidad. Sostuvo que es «una obviedad» que tiene el respaldo del Presidente, protestó contra sectores políticos internos que «generan incertidumbre» y remarcó que los funcionarios «se tienen que alinear». También sostuvo que la inflación “no bajará de prepo” y que una clave es ordenar las expectativas para reducir la incertidumbre del frente interno. Dijo que en marzo el índice de precios minoristas superará el 6 por ciento. Mencionó que se encuentran alineados para cumplir las metas macroeconómicas con el FMI.

Martín Guzmán anunció que la inflación de marzo va a superar el 6%

El ministro de Economía, Martín Guzmán, anticipó que la “inflación de marzo será superior al 6%” y reclamó “apoyo político” para implementar el programa económico aprobado en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) evitando generar “incertidumbre” sobre la toma de decisiones.

“Es necesario que la política macroeconómica tenga un apoyo político amplio y que no haya acciones que generen incertidumbre porque necesitamos construir credibilidad”, afirmó Guzmán.

El ministro formuló declaraciones hoy al canal de noticias C5N y puso el acento en la necesidad de “construir credibilidad” sobre las medidas que toma el gobierno.

En ese sentido reclamó “cohesión” dentro de la coalición gobernante para despegar dudas sobre la continuidad del programa económico.

El ministro planteó como ejes del programa en marcha la acumulación de reservas, el apoyo a los sectores productivos que generan reservas y una reducción de la emisión monetaria para cubrir el déficit fiscal.

Consultado sobre su continuidad en el gobierno, Guzmán respondió: “Eso es una obviedad. Hay un trabajo con el presidente que se ve en la recuperación del trabajo y del empleo”.  

Guzmán mantuvo una reunión ayer en la Quinta de Olivos con el presidente, Alberto Fernández, en la que obtuvo respaldo político.

Como parte de la conversación el ministro reveló que el presidente le manifestó su voluntad de “seguir adelante con el programa que consideramos que es lo mejor para la Argentina» y le remarcó que «gestionaremos con la gente que está alineada con el plan económico del gobierno”.

Al mismo tiempo tendió un puente con el secretario de Comercio, Roberto Feletti, quien lo criticó duramente la semana pasada.

“Yo coincido con Feletti en que la inflación se debe atacar con un programa y que las acciones que lleva adelante el secretario, con la canastas, es un complemento”, señaló el ministro.

Acerca de las herramientas para paliar el impacto de la suba de precios, Guzmán, subrayó la intención de que en paritarias “los salarios le ganen a la inflación”.

Ante una pregunta sobre una eventual suba de las retenciones, Guzmán descartó esa posibilidad pero admitió que se “está buscando un mecanismo para capturar la renta extraordinaria que se generó a partir de un shock que no tiene que ver con la inversión o la creación de empleo.  

“La decisión política es que no se van a aumentar los derechos de exportaciones”, ´aseguró el funcionario y enseguida lanzó un mensaje al gabinete económico: “Cuando se toma una decisión política  es importan que los funcionarios no digan cosas que generan incertidumbre”.

Inflación y política

“Hoy la principal ocupación de la política económica es el problema de la inflación y asegurar que haya una recuperación de los ingresos reales. Es muy importante dar certezas del rumbo en lugar de generar dudas”, aseguró.

El funcionario agregó que “la definición del presidente es que acá hay un programa económico y ese es el rumbo. Gestionaremos con la gente que se encuentre alineada con este programa económico independientemente de los nombres”. Dijo que son parte de las instrucciones que le dio Alberto Fernández en su encuentro del fin de semana y que “es una obviedad” que se encuentra ratificado en su cargo.

“¿Qué explica la inflación en la Argentina? Son dos factores. Uno es externo y es muy fuerte (vinculado a la guerra en Europa). Y otro es interno, y es grande, es importante y hay que atacarlo”, dijo Guzmán.

Detalló que “la inflación se ataca con política macroeconómica, y aquí se necesitan dos cuestiones: una es un programa económico. Eso hoy ya existe. Pero por otro lado, se necesita el apoyo político, porque la economía no funciona en un vacío. La economía funciona en un contexto de relaciones de poder. Si la política está desordenada, es mucho más difícil lograr cualquier cosa”.

“Hace unos días, el secretario de Comercio (Roberto Feletti) dio una definición muy importante y muy cierta cuando dijo que la inflación no se va a reducir con políticas de precios. No es que decís acuerdo de precios y se acabó la inflación. No funciona así”, indicó Guzmán. Al mismo tiempo advirtió que “la inflación de marzo va a ser la más alta del año, superando el 6 por ciento mensual”.

Retenciones y expectativas

“Hay una definición política tomada y es que no se van a aumentar los derechos de exportación (retenciones al campo). Cuando se toma esta decisión, los funcionarios deben estar alineados y no decir cosas que pueden alterar las expectativas. Si hay rumores que pueden subir genera incertidumbre y no opera el efecto de la decisión tomada”, consideró el titular de Hacienda.

El funcionario agregó que “hoy está bajando la brecha cambiaria. Pasó de 120 a 70 por ciento en el último mes. Está bajando la emisión monetaria. Pero dado el contexto internacional la inflación sube. Por esto es importante intentar controlar las expectativas internas”. Reiteró que “el principal factor doméstico de la inflación son las expectativas. Por eso si logramos calmarlas, permitirá balancear los desequilibrios que generan los factores externos. Y cuando se calme la situación de la guerra va a bajar la inflación”.

Puso el ejemplo de la brecha entre el dólar oficial y el financiero, que llegó al 150 por ciento en octubre de 2020. “En ese momento decían que el dólar oficial iba a saltar. Decíamos que no porque teníamos con qué sostenerlo. Y efectivamente no hubo devaluación. Logramos medidas ordenadas y que tenían el completo apoyo. Si ahora podemos continuar el programa económico que se aprobó en marzo con el mismo apoyo va a bajar la inflación”.

Revisión con el FMI

Guzmán consideró que se encuentran las condiciones para cumplir las metas pautadas con el Fondo Monetario. “Los resultados fiscales vienen alineados, la emisión monetaria se redujo significativamente y hubo acumulación de reservas”, precisó por el lado de los objetivos macroeconómico.

“Además están los avances en distintos elementos estructurales que se trabajarán en abril y mayo. Estamos trabajando para cumplir las metas definidas”, argegó. Y mencionó que existe una propuesta para crear una nueva línea de crédito con el FMI que tenga plazos más largos, a 20 años. Cuando el Fondo implemente esta línea se buscará migrar parte de la deuda actual con vencimientos a 10 años por esa con plazos que son el doble de largos.

Sobre el proyecto para pagar la deuda del FMI con recursos recuperados de la evasión fiscal aseguró que “el problema más toxico de la globalización es el de las guaridas fiscales. Si podemos atacar este problema de la evasión impositiva sería hacer justicia histórica”.

Cerró indicando que “es un problema que debe atacarse. La filosofía del proyecto presentado va en esa dirección. Luego es una decisión del Congreso si es la herramienta adecuada. Pero estamos trabajando para atacar el problema de los fondos fugados vía las guaridas fiscales”.

Telam/ Página 12 / Motor