Grandes corporaciones en situación irregular

Detectan traslado de mercadería sin documentación y maniobras de evasión tributaria en las principales cadenas comerciales. 

( Por Raúl Dellatorre/ Página 12 / Motor Económico ) En un operativo de control llevado a cabo sobre la red de distribución y la mercadería en tránsito de las 15 principales cadenas de supermercados que funcionan en la provincia ded Buenos Aires detectó irregularidades en el 23% de las unidades de transporte revisadas. Esa proporción de camiones en infracción es varias veces mayor a la tasa de infracciones, del 4%, que habitualmente surge de este tipo de operativos.

Además, se verificaron maniobras de evasión tributaria en operaciones entre cadenas de supermercados y sus proveedores. Un caso «muy usual» es la venta de la exhibición del producto en «punta de góndola», que en vez de facturarse como un servicio al productor, se lo hace figurar como un descuento en la compra del producto. Así, se factura por menor valor al real la venta al supermercado, y éste a su vez elude la emisión de la factura por la venta del espacio de góndola, con lo cual evade el pago de Ingresos Brutos en el último caso y baja el monto imponible en el primero. 

En el primer día del operativo ejecutado por inspectores de ARBA, sobre 167 camiones e instalaciones de 15 supermercados controlados, se labraron 39 actas de infracción y detectó mercadería en infracción equivalente a unos 70 millones de pesos. 

Más de la mitad de esas infracciones se las repartieron dos empresas: La Anónima (15) y Coto (5). Por detrás quedaron Carrefour (4), Jumbo (3) y Chango Más (2). Las diez actas de infracciones restamtes le correspondieron a las cadenas bonaerenses Nini (4), Monarca (3), Cooperativa Obrera (2) y Toledo (1).  

Indocumentados

Entre las infracciones detectadas, la más grave fue la verificación de que siete de los 167 camiones controlados circulaba sin ninguna documentación de la mercadería transportada. Se trata, en todos los casos, de unidades pertenecientes a centros de distribución de las grandes cadenas comerciales inspeccionadas, que resultaron secuestradas por las autoridades tras la correspondiente denuncia. 

Se presume que es mercadería no declarada, presuntamente tanto en su origen como en la forma en que se iba a vender al consumidor, aunque estos detalles no fueron informados. El valor de la mercadería transportada sin documentación en estos siete camiones asciende, aproximadamente, a 70 millones de pesos.

Uno de los datos más relevante es que ese alto grado de irregularidades se haya constatado nada menos que en las 15 cadenas de supermercados que representan el 80 por ciento de la facturación minorista total en la provincia en los rubros que abarcan, según apuntó ARBA. 

La intención de estos operativos, explicó Cristian Girard, titular de la Agencia de Recaudación bonaerense, que se realizan en conjunto con el área de Producción del gobierno de la provincia, es «hacer un abordaje integral de control sobre las operaciones de estos grandes grupos económicos», que empezó este martes y continuará durante toda esta semana.

Las acciones se realizaron de forma simultánea en cadenas de supermercados y distribuidoras ubicadas en La Plata, San Miguel, Vicente López, Tandil, Bahía Blanca, Mar del Plata, Martínez, Moreno, Chacabuco, Trenque Lauquen, Salto, Esteban Echeverría, Ezeiza, Ituzaingó, Munro, Moreno y General Rodríguez, entre otras localidades del interior, zona metropolitana bonaerense y también la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Desabastecimiento

El foco estuvo puesto en la fiscalización de los principales centros de distribución de las cadenas, con el fin de observar si el traslado de mercaderías cumple con los requisitos legales exigidos, y si cuenta con la correspondiente documentación de respaldo.

«Ese fue el primer día del operativo, vamos a cómo se desenvuelve. En paralelo, colaborando con Producción, hicimos un control sobre el cumplimiento del programa Precios Cuidados y detectamos problemas de desabastecimiento en la mayoría», continuó.

El gobierno provincial busca así «verificar el cumplimiento de los acuerdos vigentes, analizar si hay productos faltantes en las góndolas y detectar posibles maniobras en la formación de precios», según se informó.

Los tres aspectos del programa de Precios Cuidados que se controlaron fueron el cumplimiento de los precios acordados, la correcta señalización de los espacios correspondientes a los producots incluidos en el programa, y el nivel de abastecimiento de esos productos. 

Según refirió Girard en declaraciones a AM 750, prácticamente no hubo inconvenientes en cuanto al cumplimiento de los precios acordados, y hubo alguna observación en cuanto a la señalización. En cambio, se registraron faltas más frecuentes en el abastecimiento. «Hay poco cumplimiento en el abastecimiento del total de los productos, a pesar de que las inspecciones se hicieron en las primeras horas de la mañana, para evitar la excusa de que ya se habían agotado porque la gente los compra primero porque están más baratos», señaló. 

El director ejecutivo de ARBA puso énfasis en defender la exigencia de cumplimiento del abastecimiento, ya que «quienes se oponen a este tipo de políticas en favor de los consumidores suelen agitar el argumento de que el desabastecimiento es culpa de los excesivos controles».