Edición n° 2742 . 25/05/2024

Fuentes Seguras. Las bases materiales de la paz

El juego simultáneo del futuro y el gran riesgo. Los dilemas internos del bloque financiero. China y América latina. El neón y los semiconductores. La paradoja saudita.

Paradojas del andar humano sobre este planeta. La evolución de los acontecimientos abre el juego simultáneo al futuro y al gran riesgo. Los dilemas internos del bloque financiero. China y América latina. El neón y los semiconductores. Las bases materiales de la paz. Arabia Saudita y su acción bifronte. Seguridad y Economía.

Por Gabriel Fernández *

El reciente ataque con drones sobre el Kremlin es un interesante ejemplo de aquella advertencia del presidente ruso Vladimir Putin: estamos ingresando en el período más peligroso e impredecible. Ninguna superioridad militar, conceptual o económica puede impedir que alguno de los actores centrales, o un aliado larvado y fuera de radar, intente un atajo y utilice armas potentes asentadas en las nuevas tecnologías.

Aunque la situación en el campo de batalla ucraniano ofrezca, en mirada panorámica, primacía para las fuerzas de la Federación de Rusia, aunque los indicadores básicos de producción y desarrollo se inclinen en favor del bloque euroasiático, la capacidad de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) para insertar un cisne negro (el impacto de lo improbable) en el juego, resulta ostensible. Cierto es que hay que afrontar las batallas con determinación, pero también que la confianza es madre del descuido.

Apenas un repaso de las bases militares que, por décadas, el Norte ha instalado en tantos puntos del planeta, así como de los numerosos grupos terroristas diseminados, da cuenta del potencial. Lo veremos más adelante en detalle. En sintonía, la debacle económica estadounidense y la pérdida de influencia del dólar como moneda de reserva e intercambio, y el despliegue de iniciativas de paz que sitúen a cada protagonista en su lugar, configuran factores que, ante la impotencia, pueden gestar ideas geniales de quienes conducen la estrategia atlantista.

Se observó con nitidez en los atentados contra el Nord Stream.

LAS CLAVES. Es preciso, por tanto, volver a un asunto de difícil procesamiento para el ser humano promedio, que suele razonar en base a la estimación de beneficios directos sin tomar en cuenta que, cuando alguno de los enzarzados deja de lado su responsabilidad sobre el destino común, ciertas acciones temerarias se tornan posibles. Ese es el motor de las grandes corporaciones financieras. Al desprenderse de la necesidad de elaborar bienes de producción y consumo –salvo tecnologías esenciales para su propia supervivencia-, piensa un futuro en el cual prescinde de una buena parte de la humanidad, de sus ciudades, fábricas y avances.

El esquema se puede trasvasar, para su comprensión, en demostraciones asequibles. Por caso, las jubilaciones. Lo había señalado Christine Lagarde cuando regenteaba el Fondo Monetario Internacional (FMI) y lo reafirma ahora, al frente del Banco Central Europeo“Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global”. La idea, que trasunta con franqueza las conclusiones de los conglomerados rentísticos, puede extenderse a numerosos grupos poblacionales a lo largo y a lo ancho del globo. Si la dinámica trabajo – consumo – ocio resulta una ecuación favorable para la vida humana, su anulación implica la desertificación integral.

Como anexo, vale percibir que el aserto de la administradora financiera contrasta con los adelantos científico técnicos del homo sapiens, pues esa vitalidad extendida guarda vínculo con las investigaciones medicinales, las condiciones sanitarias promedio, el confort para la tercera edad, Las personas viven más porque durante muchos años los estados y, parcialmente, las empresas necesitadas de elaboración y venta, han promovido instancias tecnológicas de distinto tipo que mejoraron la cotidianeidad. Hay un choque objetivo entre Einstein y Rotschild, por así decir.

Como el cerebro de una parte de los pueblos del orbe es “informado” acerca de la continuidad del esquema capitalista tradicional mediante el enfoque intencionadamente tardío de los medios de comunicación más difundidos, es difícil absorber un proyecto como el ruinoso que hoy encarna el bloque anglosajón. Es que a quién se le ocurre que el anhelo mayor de las empresas concentradas ya no es producir, extraer plusvalía y vender. Pero es así, y sólo los Estados relacionados con los intereses profundos de sus gentes, y asociados entre sí, pueden impulsar la pervivencia y transformación positiva de esos diseños.

Lo hemos puntualizado en varias ediciones de estas Fuentes Seguras.

Las grandes corporaciones, cuyos beneficios se han asentado sobre la especulación, fueron adentrándose en los Estados centrales, generando el fenómeno de la desterritorialización. Esto llevó a que los programas destinados a la transferencia de recursos de las franjas laborales hacia la cúspide social, clásicos en nuestras tierras, empezaran a aplicarse en los países centrales originando las mismas secuelas de desempleo y pobreza. Es curioso, pero la lógica resulta tan cerrada que, cuando el Norte necesita respaldo material para su alocada emisión, en vez de apretar el acelerador productivo insiste en el modelo que está aniquilando sus propias sociedades.

De allí que la decisión de zafar del patrón dólar se extienda por tantas naciones en el tramo presente. Si algunas la concretan por filosofías y conceptos, todas están impulsadas por la necesidad de contar con bases firmes para la inversión, la comercialización y el consumo. Es viable afirmar que el timón fijo occidental no les ha dejado otro camino. Los esfuerzos de la República Popular China para situar a la Unión Europea como potencia multipolar fueron arrasados por los poderes que conducen la OTAN. Si se repasa la modalidad de ese disciplinamiento, quedará claro que la mayor parte las intervenciones ameritan la calificación de golpes blandos o palaciegos. Aún en el “faro de la democracia”.

Ahora bien. La conversación que se transcribe a continuación, amerita evaluarse esencial. Se concretó hace apenas dos días, en los Especiales de la Gráfica, cuando este periodista dialogó con el especialista Walter Formento, titular del Centro de Investigaciones en Política y Economía (CIEPE). En el primer tramo se especifican las más recientes variantes en el seno del espacio financiero y su influencia relativa sobre los ejes de la acción económica norteamericana. Sobre el final, se trasunta una mirada lúcida acerca de la situación argentina en ese marco mundial. Quienes acompañan esta labor periodística en el aire de La Señal, por la 89.3 recordarán que apenas concluido el viaje del presidente Alberto Fernández a Brasil para confluir con su par Luiz Inacio Lula da Silva, este narrador apuntó que China había encontrado el puente adecuado para sostener el vínculo con la Argentina, sin exigir a nuestro país ni al gran vecino que desplieguen una verba  conflictiva cuando los Estados Unidos, ante la pérdida de poder global, pretenden ahondar su control sobre América latina.

Vale leer y escuchar a Formento porque de sus palabras surge, también, una comparación a tomar en cuenta sobre las coberturas que se suscitaron en los medios concentrados durante la visita en cuestión. Créase o no, semejante movida mundial fue copeteada así: la Argentina fue a pedir plata y Brasil le dijo que no. Parafraseando a Bernard Shaw, puede decirse que el infierno está lleno de periodistas aficionados.

LA PUGNA INTERNA EN EL BLOQUE FINANCIERO.

Gabriel Fernández –Hay un camino multipolar que se viene desplegando, pero al mismo tiempo una resistencia del bloque anglosajón, sobre todo de uno de sus sectores.

Walter Formento –La pulseada entre las dos fracciones del poder financiero anglosajón, el unipolarismo globalista enfrentado al continentalismo financiero norteamericano con centro en Texas y en los estados republicanos, se ha agudizado. Particularmente, lo que observamos es que el polo continentalista con centro en los republicanos tejanos y toda el área que tiene que ver con los republicanos que miran hacia Sudamérica, hoy controlan la banca comercial continentalista, controlan la Reserva Federal, algo que no sucedía desde el 2014. Hasta entonces era controlada directamente por los globalistas. Ese control se da en un equilibrio inestable y no en una relación cualitativa de cambio de correlación de poder, pero lo cierto es que hoy la principal palanca de poder en los Estados Unidos está en manos de los continentalistas, de los republicanos, del poder financiero con centro en la banca comercial –JP Morgan, Bank of América, Goldman Sachs-, lo que confirma que los grupos globalistas con centro en Davos, la banca financiera global, no solo tienen una situación de desventaja en el área de Ucrania y en China, en la zona de Taiwan y Hong Kong, sino que también tienen una posición frágil dentro mismo de los Estados Unidos.

GF –¿Esto implica la perspectiva de un quiebre interno más agudo del que hemos visto hasta el presente dentro de las fuerzas unipolares?

WF –El cambio de correlación de poder en el seno del poder financiero, globalistas versus continentalistas, es un cambio relativo, no cualitativo, pero habla de la pérdida de la manija dentro de los Estados Unidos y particularmente dentro de la Reserva Federal. Se debilitó su capacidad de usar ciertos instrumentos técnico militares que dependen de ese país. Es una pérdida de capacidad de proyección de poder relativa, la que han sufrido los globalistas. Eso debilita a los Estados Unidos, los debilita en Ucrania, y los debilita al interior de la Unión Europea. Con lo cual podemos decir que lo que gana grados de libertad es el proyecto Gaullista que puede avanzar y consolidarse tanto en Francia como en Alemania e Italia.

GF –Hay una propuesta, presentada un mes y medio atrás, de China para la paz. Y hay gestiones reservadas del Papa Francisco en el mismo sentido. ¿Es posible la paz? ¿Es posible que algunos sectores de la OTAN intenten acelerar su belicismo?

WF – El globalismo va a tratar por distintos medios y modos de recuperar la iniciativa. E incluso recuperarla, no solo en los Estados Unidos sino en Ucrania, particularmente desde Polonia. Puede recurrir a algún tipo de acción sin lógica alguna. No digo que vaya a atacar a Rusia desde Ucrania con armamento nuclear, lo que digo es que en este momento la situación de debilidad de la OTAN en Ucrania la pone en desesperación. Eso nos debería indicar que este es un momento sumamente delicado por la debilidad de uno de los protagonistas.

GF- Hace poco el presidente ruso Vladimir Putin señaló que estamos ingresando en el período más riesgoso.

WF – Exactamente. Creo que lo tienen claro Putin, Xi Jinping y particularmente el Papa Francisco, su iniciativa tiene que ver con recurrir a un escenario donde la paz esté asegurada. Donde la no utilización de armamento nuclear esté asegurado. El Papa Francisco se ha movido –y ha hecho demostraciones públicas de su alerta- en Hungría y tiene que ver con lo que decís.

GF – Se vienen elecciones en Turquía, el 14 de Mayo.

WF –Es un lugar en el cual la OTAN, Davos, van a recurrir a cualquier instrumento para tratar de derrotar a Erdogan, y Erdogan sabe bien que ese es el escenario. Creo que mucho de la situación que se muestra detrás de su presunta enfermedad, tiene que ver con los cuidados que el mundo otomano, su historia, sabe cómo transitar momentos de crisis tan profunda, estructural y sistémica , en término de relaciones de poder bien específicas y situadas.

(…)

DÓLAR, CHINA, BRASIL Y ARGENTINA.

GF – El otro punto que caracteriza este período es la retracción de la presencia del dólar, en las negociaciones internacionales y como moneda de reserva. Serguéi Glaziév está trabajando por una eventual moneda de relevo. ¿Qué derivación puede tener? ¿Vamos hacia un debilitamiento del dólar o hacia algo más?

WF –Glaziév, con sus escritos del 2016, comenzó con estudios y políticas concretas sobre las instituciones de la Unión Económica Euroasiática, de la cual Glaziév es una autoridad en el Banco Central; ya planteaba que se estaban empezando a dar las condiciones de desdolarización de la economía internacional, que la economía internacional empezaba a ganar grados de libertad para usar monedas propias respaldando economía real (materias primas y bienes y servicios producidos) como modo de fortalecer el intercambio sin necesidad de la mediación obligatoria del dólar, algo que se había instituido por la fuerza entre 1971 y 1973. Eso es lo que está avanzando y consolidándose de modo acelerado en el último año y en los más recientes cuatro meses, esto se ha manifestado ya no solamente en Asia Oriental sino en el debate que pudimos presenciar en la Argentina cuando los sectores del poder financiero norteamericanos intentaron hacer un golpe de Estado en los últimos 25 días, y por primera vez después de muchísimos años, esos poderes que llevaron el dólar paralelo a más de 400 pesos por dólar no pudieron imponer las condiciones y doblegar las capacidades de los actores argentinos y tuvieron que replegarse y asistir a una demostración del poder de las nuevas realidades, donde la Argentina habló rápidamente con China, que salió a bancar la posición argentina y el peso argentino, diciendo que a partir de ahí estaba la decisión de comercializar sin la presencia del dólar. Lo mismo hizo Lula desde el Brasil, con lo cual más del 57 al 63 por ciento del comercio internacional argentino se iba a hacer por fuera del área dólar. Eso dejó a los golpistas económicos monetarios, en condiciones de debilidad.

GF- Qué necedad en la información habitual sobre las relaciones entre la Argentina y China y la Argentina con Brasil. ¿No?

WF-Además, Gabriel, reforzando esto que venimos dialogando con vos hace mucho tiempo, la demostración del poco margen que tienen ciertos actores del poder financiero norteamericano, global o continental, en estos momentos. Porque eso fue una demostración clara que impactó de manera muy fuerte al interior de las dos coaliciones electorales que se están conformando de cara a las elecciones de este año.

GF – ¿De qué modo impactó?

WF – Aquellos sectores que pensaban que a partir del uso del dólar como instrumento del golpe de Estado iban a poder reposicionarse e instalarse de manera dura y dominante en el escenario de la puja electoral del 2023, quedó demostrado que ese no es el escenario real y para adelante vamos a tener un escenario que hace muchísimos años que la Argentina no tiene un escenario de ese tipo. Te diría que para remontarnos, no sé si la última elección de este tipo es la del 46 – 49, la última vez que se dio una elección en la Argentina donde el dólar y los Estados Unidos fueran actores tan determinantes a la hora de influir.

EN CONCRETO. Mientras tanto, la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, advirtió al Congreso sobre la amenaza de impago y el “daño irreparable” si el techo de la deuda pública no se eleva después del 31 de julio o no se suspende el límite de endeudamiento. La carta fue enviada por Yellen a los jefes del cuerpo legislativo del país. Recordó que en estos momentos el techo de la deuda pública está congelado hasta el 31 de julio, por lo que, en ausencia de cualquier acción, el 1 de agosto el nivel de endeudamiento alcanzará el valor máximo establecido legislativamente.

“Si el Congreso no toma medidas antes del lunes 2 de agosto para congelar o aumentar el techo de la deuda, el Tesoro tendrá que comenzar a tomar ciertas medidas de emergencia adicionales para evitar que Estados Unidos incumpla sus obligaciones”, advirtió. Yellen señaló que si el techo de la deuda pública no se congela o aumenta, para el 1 de octubre, cuando comience el nuevo año financiero en los Estados Unidos, la capacidad del Gobierno estadounidense para pagar las deudas de sus obligaciones podría verse seriamente socavada, ya que se prevé un gasto presupuestario significativo para este periodo.

Según la funcionaria, el impago “causará un daño irreparable a la economía estadounidense y a la posición económica de todos los estadounidenses”. En esa dirección recordó que “incluso la mera amenaza” de impago ya ha perjudicado a la economía en el pasado, como fue el caso en 2011, cuando la calificación crediticia de Estados Unidos fue rebajada por primera vez en la historia. “Por esta razón, ningún presidente o responsable de finanzas de ninguno de los partidos pensó jamás en un impago por parte de Estados Unidos de ninguna de las obligaciones”, agregó la secretaria del Tesoro, instando a los legisladores a tomar medidas “lo antes posible”.

EL IMPULSO MATERIAL DE LA PAZ. Los movimientos de la República Popular China para concretar la paz surgen de su concepción acerca de la resolución de conflictos y de su evaluación sobre la trascendencia de las asociaciones que viene desarrollando con la Federación de Rusia en varios planos. Sería equívoco, sin embargo, no incluir aspectos que se vinculan directamente con su interés de base, de habitual enlazado con el proceder político externo. A qué viene esa frase: bueno, el Dragón necesita desplegar a fondo su Iniciativa de la Franja y la Ruta, ostensiblemente trabada en su zona de lanzamiento por el litigio en cuestión; también, sabe –como le advirtió a los Estados Unidos- que los semiconductores sólo pueden elaborarse entre múltiples realizadores en modo cooperación; y recuerda que ese brillante factor de las nuevas tecnologías exige neón.

Este último punto no está en la consideración general, pero debería. Pasa que la mitad del neón utilizado en la producción de semiconductores lo suministraban, hasta hace poco, varias  empresas ucranianas ubicadas en Odessa. El producto no fluye desde el arranque  de la nueva etapa del conflicto ucraniano. De tal modo, está perjudicando  específicamente a la producción china de semiconductores. Invirtiendo el análisis de los intereses, es válido explicar que semejante situación es otro elemento ralentizador del futuro que tanta alegría brinda a las corporaciones financieras del bloque anglosajón. La OTAN traduce: ¡a seguir la lucha en Ucrania!

El neón, un elemento químico de número atómico 10 y símbolo Ne, es caracterizado como un gas noble, incoloro, casi inerte. Se desplaza por el aire, como algunas verdades. El gas de neón es esencial en los láseres que se usan para grabar patrones en las obleas de silicio y dar forma a los chips. En Ucrania, fábricas como Cryon o Iceblick se encargan de tomar el neón que se genera en la vecina Rusia como un subproducto de la fabricación del acero y lo re elaboran para adaptarlo a las necesidades de las nuevas tecnologías. El sector de los semiconductores, complicado desde hace rato por las desbordantes necesidades de China y por el fuerte aumento de la demanda general, podría padecer de modo demasiado intenso si se anula la producción del gas desconocido, pero vital.

Por todo lo indicado, China habla con protagonistas directos y realza la importancia de hallar un borde a la guerra. La conducción del Partido Comunista es consciente de que la extraordinaria inversión económica y armamentística de la OTAN contra Rusia en Ucrania es indisociable de una guerra directa contra la Iniciativa de la Franja y la Ruta, contra los acuerdos de los emergentes multipolares y contra la aceleración del desarrollo científico técnico de los mismos. Hemos analizado en esta serie el disciplinamiento anti económico padecido por Europa. Digamos también que Ucrania no le va a la zaga: la supera en el costo humano, pero también en el productivo. Si por un lado los fondos de inversión se adueñaron de enormes territorios fértiles, por otro se quebró la capitalización que ese país venía obteniendo del comercio internacional.

A ver.  China exportó maquinarias, equipos, automóviles y químicos a la nación fracturada cuyo presidente es el saltimbanqui televisivo Volodimir Oleksándrovych Zelenszki. Pero importó productos alimenticios, metales y otras maquinarias. Es más, Ucrania se unió a la Iniciativa de la Franja y la Ruta en 2014, y un centro de comercio e inversión del gigantesco enlace comercial estaba operando en Kiev desde 2018. Los proyectos la Franja y la Ruta incluyen una campaña de 2017 para construir la cuarta línea del sistema de metro de Kiev , así como 4G instalado por HuaweiChina es el mayor socio comercial de Ucrania. El comercio bilateral alcanzó los 19.300 millones de dólares en 2021

Las relaciones son importantes en la agricultura y la minería: 30% de las importaciones chinas de cebada proceden de Ucrania y 60% de las exportaciones ucranianas de mineral de hierro van a parar a China. Además de ser Ucrania un granero de Europa, entre 2015 y 2020 también fue el mayor proveedor de maíz de China. La porción de maíz ucraniano en las importaciones totales de China se mantuvo por encima de 60% durante ese periodo. El maíz generalmente sale desde Kiev y se dirige a los puertos del este y sur de China. En 2020-2021, 54% de la cebada ucraniana se exportó a China, lo que representa 28% de las importaciones de cebada de ese país. ¿Qué significan estos datos. En cierta medida, que el sendero “objetivo” de Ucrania, una vez que se limpian las imágenes de banderas nazis y discursos atlantistas, es el de convertirse en otro protagonista multipolar, con recursos y herramientas para ocupar un lugar destacado.

El belicismo financiero impide que esto suceda. Obtura el natural decurso de los acontecimientos. Como Ucrania encarna una encrucijada de la Franja y la Ruta, la guerra está perjudicando los negocios pero también uno de los corredores de comercio y conectividad que liga a China con Europa del Este. Hasta existe un enlace ferroviario recientemente inaugurado. Conocedores de este panorama, las autoridades legítimas del Donbas, ratificadas en los plebiscitos  harto difundidos, ya iniciaron gestiones con China –descontando su pertenencia al espacio de la Federación- para iniciar la reconstrucción del territorio asolado.

Para absorber la dimensión del desafío que afronta China, y el sentido de la aceleración de sus gestiones pacifistas, es preciso virar el enfoque por un instante y palpar el verdadero volumen de las aseveraciones del presidente Xi Jinping el viernes pasado, durante la reunión de la Comisión Central para Asuntos Económicos en Beijing:  China tiene que emplear las oportunidades que ofrece la nueva revolución científico-técnica, como la inteligencia artificial, adaptarse a los requisitos de coexistencia armoniosa entre el hombre y la naturaleza, mantener y fortalecer las ventajas de un sistema industrial, agregar factores de innovación globales de manera eficiente e impulsar el desarrollo industrial integral, inteligente y ecológico”. Esos retos no pueden afrontarse en medio de una guerra.

SEGURIDAD, ECONOMÍA, FUTURO. El estilo no se reduce al panorama ucraniano, como sabe el lector que ha hincado el diente, a través de Fuentes Seguras, a la Iniciativa de Seguridad Global. Un apunte del ex diplomático y actual analista de origen iraquí Hussein Askary brinda un elemento relevante: Aunque Rusia, Irán y China a menudo son vistos como enemigos, rivales o competidores por Occidente, se han convertido en los principales agentes de poder que diseñan estrategias de salida de muchas de las crisis patrocinadas por Occidente en Asia Occidental”. ¿Se percibe? Así como las potencias multipolares, y muy en especial el bloque euroasiático, ofrecen una salida al capitalismo en su versión productiva, los avances puntuales resultan incluyentes y resolutorios para todos (los que así lo desean).

El sensacional relanzamiento del vínculo entre Irán y Arabia Saudita con el auspicio del coloso, se está configurando como ejemplo del cambio de paradigma en Asia Occidental. Evidencia, además, el eje asociativo propuesto por el nuevo diseño, que fuerza hasta el límite las discordancias conceptuales para admitir que cada nación despliegue su noción de crecimiento. Esto tiene implicancias globales, al tiempo que da cuenta de futuros desafíos bien complejos sobre comportamientos y proyectos humanos.

Bien explica Askary que “Rusia e Irán han desempeñado papeles militares y de seguridad más decisivos en este desarrollo, China ha intervenido con su peso económico para poner de relieve este cambio de paradigma regional”. Y especifica que “Gran parte de este cambio se dirigirá a los estados litorales del Golfo Pérsico, que Occidente ha visto como su zona de influencia exclusiva desde principios del siglo pasado, tanto por sus rutas fluviales estratégicas como por su riqueza en petróleo y gas. Pero tan solo en los últimos años, esa dinámica ha cambiado drásticamente”. Por qué: “Hoy, Rusia, Irán y China comparten preocupaciones de seguridad similares sobre conflictos y divisiones manipulados por Occidente en sus regiones. La geografía tiene territorios extensos con composiciones étnicas muy diversas. Esta diversidad ha sido frecuentemente armada por Occidente, en forma de grupos separatistas, para desestabilizar a los gobiernos centrales”.

Todo eso tiende a finalizar.

Ahora, este narrador, asentado  en el subtexto del amigo iraquí se lanza hacia la interpretación proyectada.  Arabia Saudita necesita explotar adecuadamente su riqueza petrolera y, con su excedente, construir un emporio del entretenimiento que poco y nada tiene que ver con las filosofías que llevan adelante con pasión el Partido Comunista de China y la Revolución Islámica iraníMohamed bin Salman no está perfilando una nación industriosa sino un gigantesco casino internacional que deje a Las Vegas como un caserío polvoriento. Pero esto tiene una cola difícil de aprehender con ligereza: para ello necesita construir en el desierto extremando las nuevas tecnologías y forjando hábitats que enlazan con las ideas aquí sugeridas sobre Terraformar la Tierra.

Créase o no, dispuestos a integrar a los ex aliados norteamericanos a la Multipolaridad, las recias normas de conducta comunista e islámica, admiten la “soberanía” saudí para concretar paraísos en el desierto, con habilitación para prácticas reñidas con históricas tradiciones. Y si esto fuera poco, en una vuelta de tuerca significativa, usufructúan las elaboraciones descomunales como pruebas destinadas a comprender virtudes y deficiencias de mega ciudades como las que anhelaron Benjamín Bratton y Edward O. Wilson, y promovemos en nuestras investigaciones. Quien tenga dudas de semejante aserto, pueden ingresar a los links aquí planteados y visualizar la experiencia de La Línea y el proceso destinado al emerger de Mukaab.

Paradojas del andar humano sobre este planeta.

PODER DE FUEGO. Todo esto puede naufragar si uno de los boxeadores, ante las dificultades, resuelve hacer volar el ring. ¿Es posible? Veamos. Actualmente se conocen más de 60 bases o instalaciones militares occidentales, y alrededor de 50,000 tropas estadounidenses, estacionadas en Asia occidental. Washington afirma que esta presencia militar de gran tamaño es necesaria para brindar “seguridad y prosperidad” a la región, exposición desmentida por los sucesos registrados desde la hegemonía del Consenso que lleva el nombre de la gran ciudad. Los Estados Unidos también han desarrollado fuerzas para la “seguridad marítima” en el Golfo Pérsico durante décadas, y sus Fuerzas Marítimas Combinadas (CMF) dirigidas por la OTAN asientan sus reales en Asia Occidental desde 1983, vigilando –como si les correspondiera- el comercio,  pero también lanzando acciones hostiles contra Irak y Somalia, entre otros estados. En su mirada, la CMF se cataloga responsable de la seguridad de cuatro zonas marítimas en el oeste de Asia: el Mar Rojo, el Golfo Pérsico, el Mar Arábigo y el Golfo de Adén.

China observó con detenimiento la situación y empezó a proceder con ritmo sostenido desde 2016. En aquel entonces, Xi Jinping visitó Egipto, Arabia Saudita a Irán, dando arranque a una prédica dual y bien práctica. Por un lado indicó a esos protagonistas espiritualmente distantes que lo acaecido durante la invasión a Irak podía ocurrirle a ellos –Seguridad- y por otro les dio a conocer la Iniciativa de la Franja y la Ruta -Economía-, con sus beneficios ostensibles para cada actor. Los receptores empezaron a reflexionar al respecto y por estas horas esa labor estratégica está rindiendo sus frutos. La relación económica cada vez más estrecha de China con las tres naciones le permitió convertirse en un intermediario de confianza, y avanzó con cada una para lograr gradualmente acuerdos profundos y perdurables.

En abril de 2022 el jefe de Estado del país milenario lanzó al mundo la Iniciativa de Seguridad Global asentada en los preceptos de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los vecinos ya estaban avisados y todos sabían que las potencias occidentales jamás respetaron las premisas que habían contribuido a elaborar después de la Segunda Guerra Mundial. El bloque anglosajón observó con preocupación la propuesta y ni siquiera destinó un instante a debatirla: los miembros de la OCS, del BRICS y de la UEEA comprendieron, junto a la potencia asiática, que resultaba un esfuerzo sinsentido aguardar que el atlantismo se adecuara al nuevo orden “objetivo”. Así que los realineamientos se fueron desplegando hasta hoy.

La postura china indicaba que “las personas en el Medio Oriente (Asia Occidental) son ​​los dueñas de su propio destino” y que “son ellas quienes deberían tomar la iniciativa en los asuntos de seguridad de la región”. Esto fue planteado por el entonces canciller Wang Yi, primero, en el Foro de Seguridad de Medio Oriente realizado en Beijing en septiembre de 2022,y difundido a todo el mundo en diciembre, cuando el propio Xi se expresó en Ryad, nada más, nada menos.  Los ejes, como se ha visto aquí, parten de super valuar la diplomacia y el diálogo para solucionar los conflictos, rechazando de plano las acciones militares. Pero el acorralamiento de la política de la OTAN en la región se acrecentó cuando, además de esta ofensiva pacifista, se corroboró a través de numerosos acuerdos, que la Federación de Rusia, ya era considerada confiable para el conjunto de los protagonistas. Más claro: en medio de la guerra de Ucrania, los estados árabes, Irán, Turquía, los miembros de la UEEA y los BRICS confiaban más en Vladimir Putin que en cualquier representante occidental.

RUSIA EN LA ONU. Ahora, la “aislada” Rusia volvió a insistir con esa mirada en el Consejo de Seguridad de la ONU. El lugar indicado, podría decirse. Tres días atrás, el representante permanente de ese país ante la entidad internacional, Vasili Nebenzia, planteó que “La cuestión de si vamos a la deriva y cómo sería un sistema con las relaciones internacionales renovadas sigue abierta hoy en día. Una cosa está clara: el mundo dejará de ser unipolar y la dominación occidental, o ‘mundo a la americana’, se encamina hacia su fin”. Según el diplomático, durante muchos años, “acciones sistemáticas y consecuentes por parte de EE.UU. y sus aliados para crear” en las fronteras con Rusia “una entidad rusófoba, nacionalista y neonazi han provocado una profunda crisis en el sistema de relaciones internacionales”. “Las verdaderas causas de las transformaciones tectónicas que se observan actualmente son bien comprendidas por cualquier observador mínimamente preparado“.

Refiriéndose a las transformaciones actuales del sistema de relaciones internacionales, Nebenzia destacó que “aparte del golpe inconstitucional en Kiev en 2014 y los ocho años de apaciguamiento de los crímenes del régimen de Kiev contra la población civil del sureste de Ucrania, también se trata del rechazo del Occidente colectivo al principio de indivisibilidad de la seguridad en favor de la ampliación de la OTAN“. El representante ruso señaló que el papel de las organizaciones internacionales en el nuevo sistema de relaciones entre países sigue siendo una cuestión abierta. Nebenzia calificó la ONU de “pilar del multilateralismo en su esencia” y añadió que, a pesar de la prevalencia occidental en sus órganos y “los intentos occidentales de imponer una agenda rusofóba a los Estados miembros”, la organización sigue siendo una plataforma necesaria para el diálogo y la cooperación internacional. Mientras tanto, según el diplomático, el Consejo de Europa “se está acercando al estatus de nulidad política” y se convirtió en “un apéndice de la OTAN“.

La réplica llegó desde fuera del Consejo. El alto representante de la Unión, Josep Borrell, balbuceó que su triste organización no tiene otra opción que la continuidad del conflicto generado en Ucrania. Es más, ante las demandas por insuflar vitalidad a Kiev en detrimento de la paz y de la estabilidad social regional, estimó que la voluminosa entrega de armas y dinero al régimen neoliberal y neonazi –en simultáneo- de Zelenski, se profundizará. Le faltó aclarar que “a mí no me van a convencer con razones” como decía un simpático hispano en algún bar porteño.

De hecho, esta es la textual del funcionario nacido en Puebla de Segur pero nacionalizado argentino, con una mediocre actuación en la vida política interna de la península ibérica:

“Entonces sí, preferiría gastar este dinero en aumentar el bienestar de las personas, las escuelas, los hospitales, las ciudades. No obstante, no tenemos esta opción”, porque “no es el momento para conversaciones diplomáticas sobre la paz. Es el momento para el apoyo militar”.

Cuando el corazón, fuente del deseo, se desvanece, no hay relación posible. Las vicisitudes aquí explayadas no deberían hacernos olvidar que los procesos generales brindan relevancia a personalidades equivalentes a sus rasgos esenciales.

  • Area Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal

Pinturas. Michelangelo Merisi da Caravaggio. Conocido como Caravaggio

Fuente: www.radiografica.org.ar