Edición n° 2705 . 18/04/2024

Fuentes Seguras. La guerra del petróleo

Este lunes arranca el tope dispuesto por la Unión Europea sobre el precio del petróleo ruso. La Federación que orienta Vladimir Putin lo considera inaceptable. La diversificación de sus compradores es la clave. El malestar en Europa se extiende con sordina. La OPEP está reunida y puede ratificar la reducción previa. También: Turquía sigue el giro. Nace la coalición gasífera en Asia Central.

Por Gabriel Fernández *

Hay conflictos dentro del conflicto. Vienen de lejos y vale la pena considerarlos.

RUSIA, TURQUÍA, IRÁN … Y CHINA. En julio pasado, informamos en estas Fuentes que se estaba abriendo La Puerta Siria. Allí se indicó que “Rusia, Turquía e Irán acordaron articular para “eliminar terroristas” en Siria y “hacer avanzar” un acuerdo para la exportación de trigo y maíz en Ucrania, después de que sus respectivos presidentes se reunieran en Teherán. Las tres naciones “reafirmaron la determinación de continuar con su cooperación actual con el fin de eliminar a los individuos, grupos, proyectos y entidades terroristas, y garantizar la protección de los civiles de acuerdo con el derecho internacional humanitario”. Lo hicieron público a través de un comunicado conjunto”.

Bien, la semana reciente ha sido particularmente agitada. Hubo importantes ataques aéreos turcos contra los kurdos respaldados por los Estados Unidos. ¿Qué sucede? Aunque el Norte no logró en su momento plasmar una invasión formal sobre la patria de Bashar al Assadha diseminado por la zona una gran cantidad de terroristas bien pertrechados que la hostigan sin cesar. Es que el lugar resulta apetecible: Siria, en el norte de Asia occidental, limita con Irán, pero si ampliamos el foco, también con el Cáucaso, Turquía, el mar Negro, Israel y el Mediterráneo.

De allí que el gobierno sirio, que ha exigido la retirada de las tropas estadounidenses de un tercio de su territorio durante años, haya descubierto una amalgama de intereses con Turquía como nunca antes, pues ambos rechazan a la presencia militar estadounidense. Para la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), la presencia en Siria es de relevancia por esa ubicación. Implica una baza de realce sobre la masa continental de Eurasia y una amenaza continua contra el desarrollo de la Federación de Rusia y la progresiva extensión de alianzas que sigue concretando la República Popular China.

En clara comprensión de lo que sucede, Beijing (Pekín) está enviando mensajes sobre su interés en unirse al proceso de coordinación en derredor de Siria. El enviado presidencial de Moscú para SiriaAlexander Lavrentiev, declaró recientemente que Rusia está convencida de que la participación de China como observador en el formato Astaná sería valiosa. Lavrentiev se expresó después de la  reunión señalada anteriormente: “Creemos que la participación de China en el formato Astaná sería muy útil. Por supuesto, nosotros propusimos esta opción. Los iraníes estuvieron de acuerdo con esto, mientras que la parte turca lo está considerando y se ha tomado una pausa antes de tomar una decisión”, explicó.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió enseguida a la invitación rusa, confirmando que Beijing “da mucha importancia a este formato y está lista para trabajar con todos sus participantes para restaurar la paz y la estabilidad en Siria”Lavrentiev no perdió la oportunidad de chicanear a Washington y dijo: “Por supuesto, creo que si los estadounidenses regresan al formato Astaná, eso también sería muy útil. Si dos países como Estados Unidos y China estuvieran presentes como observadores, sería un muy buen paso, una buena señal para la comunidad internacional y, en general, en la dirección del acuerdo sirio”.

En realidad el gobierno cuyo mascarón de proa es Joseph Robinette Biden Jr. no tiene intención alguna de enlazar sus esfuerzos con los de Rusia, Turquía, Irán y China para pacificar Siria. Según el analista y ex diplomático indio MK Bhadrakumar “Siguen apareciendo informes de que EE. UU. ha estado transfiriendo combatientes de ISIS de Siria a Ucrania para luchar contra las fuerzas rusas y a Afganistán para agitar la olla en Asia Central” y como contracara “La troika de Astana está al unísono, exigiendo la salida de las fuerzas de ocupación estadounidenses de Siria. Moscú también sabe muy bien que Estados Unidos espera trabajar para cerrar las bases rusas en Siria”.

ERDOGÁN, POR LA REELECCIÓN. Astaná es la capital de Kazajistán. Allí se creó la Unión Económica Euroasiática y se desplegaron varios encuentros relacionados con articulaciones entre naciones que no aceptan el control occidental. De todos los actores, el que más molesta al bloque anglosajón que conduce la OTAN es Turquía, pues su viraje en los años recientes modificó el equilibrio regional. El estudioso citado tiene párrafos significativos al respecto. “EE. UU. se siente exasperado con Erdogan por seguir adelante con políticas exteriores independientes que podrían hacer que Turquía se una a los BRICS y a la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), y profundice sus lazos estratégicos con Rusia y China, y lo más importante, marque una distancia constante con Washington y la OTAN”.

Es que “Turquía se ha convertido en un ´estado cambiante´ de importancia crítica en esta etapa de la era posterior a la guerra fría. El esfuerzo de Erdogan por reforzar la autonomía estratégica del país socava letalmente la estrategia occidental para imponer su hegemonía global. Mientras Erdogan mantiene a Washington adivinando cuál será su próximo movimiento, sus ataques aéreos en el norte de Siria alcanzaron objetivos muy cercanos a las bases estadounidenses. El Pentágono ha advertido que los ataques amenazan la seguridad de su personal militar. La  declaración del Pentágono representa la condena más fuerte de Estados Unidos a su aliado de la OTAN en los últimos tiempos”.

Nada será sencillo. En junio del año venidero se concretarán las elecciones presidenciales en Turquía y el amoscado Occidente ya empezó a operar para desbancar al ex amigo Recep Tayyip Erdogan, quien está en condiciones institucionales de acceder a un nuevo mandato. Es interesante seguir con atención el giro en las calificaciones de la gran prensa pues el líder en cuestión va involucionando en la descripción pública: de ser un paladín de la democracia está transmutándose en autócrata y, claro, populista.

Aunque el mediano plazo es decisivo, en este caso las instancias coyunturales son muy trascendentes. El lector puede preguntarse porqué. Sucede que Turquía, con la persistente presencia rusa, ya está en condiciones de forzar la evacuación de las fuerzas norteamericanas, lo cual no sólo mejoraría  la convivencia regional, sino que clausuraría la lucrativa operación de contrabando de petróleo del Pentágono en Siria y cerraría los campos de entrenamiento para mercenarios de ISIS en el norte y el este de Siria. Un detalle: que los criminales de esa organización responden al bloque anglosajón es una certeza absoluta de las naciones que protagonizan el litigio; solo los medios occidentales insisten en que se trata de “terroristas islámicos” o definiciones sin pies ni cabeza.

LAVROV PALO Y PALO. El proceso general está más avanzado de lo que se admite. La reciente definición sobre Seguridad del canciller ruso Serguéi Lavrov lo evidenció: Las relaciones entre Rusia y Occidente en el ámbito de la seguridad europea no se restablecerán como eran antes, teniendo en cuenta las actuales acciones de Occidente colectivo y de la OSCE por separado, declaró hace dos días el ministro, en una conferencia de prensa sobre los problemas de seguridad continental.

“Lo que está claro es que si, en algún momento, nuestros vecinos occidentales, —y no podemos alejarnos de la vecindad—, y antiguos socios se interesan de repente por restablecer de algún modo el trabajo conjunto en materia de seguridad europea, no habrá restablecimiento. Porque la restauración significa lo que era antes. Pero no se hará lo mismo”, dijo Lavrov. Luego, atisbó el futuro: “las acciones de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) y de Occidente en la actualidad plantean cuestiones difíciles sobre cuál será la relación entre Rusia y la organización, así como sobre lo que ocurrirá con la propia OSCE”.

“Y cuando Occidente entienda que es mejor tener una relación de vecindad sobre la base de algún tipo de acuerdo mutuo, escucharemos lo que Occidente proponga y está claro que esto debería ser un comienzo de interacción fundamentalmente nuevo”, aseveró, pero advirtió que ya se ha acumulado un gran número de problemas en el espacio de la OSCE. Esto es así porque Polonia, como actual presidente, está cavando su tumba, denunció el ministro de Asuntos Exteriores. “El espacio de seguridad en Europa se está fragmentando finalmente y la propia OSCE se está convirtiendo, por decirlo suavemente, en una entidad marginal”, afirmó.

Repartió garrotazos a diestra y siniestra: “Las presidencias titulares de la OSCE de los últimos años no quisieron romper esta tendencia negativa. Los suecos ocuparon la presidencia el año pasado e incluso entonces dejaron de actuar como honestos intermediarios, sino como participantes activos en la política occidental de la OSCE. De hecho, fueron los suecos quienes empezaron a preparar el funeral de la OSCE. Y nuestros vecinos polacos han estado cavando diligentemente una tumba para la organización durante todo este año, destruyendo lo que queda de la cultura del consenso”, añadió. Al toque, subrayó que la cooperación en materia de seguridad con los países occidentales solo será posible sobre la base de principios de interacción fundamentalmente nuevos.

ENERGÍA. GAS. Mientras tanto, la energía sigue representando un eje decisivo de la tensión. Moscú propuso, días atrás, la creación de una unión gasística entre Rusia, Kazajistán y Uzbekistán, encaminada a fortalecer las relaciones entre los tres países. Lo informó Dmitri Peskov, el vocero del presidente ruso. Según el portavoz, la idea, planteada por Vladímir Putin, trata de “crear un mecanismo de coordinación en la primera etapa”, cuyos objetivos serán intensificar la cooperación entre dichos países y fomentar una infraestructura para los mercados externos. Para esto podría ser necesaria la creación de una entidad jurídica. Pero ya sabemos que cuando hay voluntad política, el papeleo se resuelve.

Además, subrayó que la coordinación de acciones entre Rusia, Kazajistán y Uzbekistán “corresponderá con los intereses de los tres países”. “Se trata de un territorio amplio y enorme en una región muy importante, y claro que las rutas de suministro de energía y de gas son sumamente relevantes para este territorio”. La idea de la unión fue analizada la semana pasada entre el presidente de KazajistánKasim-Yomart Tokáyev, y el primer ministro ruso, Mijaíl MishustinTokáyev dijo que Putin, la analizará en breve con el presidente de UzbekistánQuien redacta lo analizó en teleSUR

LAS ESPALDAS. Los emergentes multipolares siguen acumulando perspectivas. La India viene mostrando un crecimiento que la convertirá en la tercera economía más grande del mundo para 2030, superando a Alemania y Japón, según reportes de la compañía de análisis financiero S&P Global y el banco de inversiones Morgan StanleyS&P Global pronosticó que el crecimiento del producto interno bruto (PBI) nominal indio subirá de promedio un 6,3 % hasta 2030, mientras que Morgan Stanley espera que el PBI se duplique con creces respecto a los niveles actuales para 2031.

“La India tiene las condiciones para experimentar un auge económico impulsado por la inversión en fabricación, la transición energética y la infraestructura digital avanzada del país”, precisa el informe de Morgan Stanley. Estos factores, afirma el estudio, harán del país del sur asiático la tercera economía más importante, detrás de EE.UU. y China, así como “el mercado de valores más grande del mundo antes de que finalice la década”Vale añadir que la India –uno de los motores del BRICS– registró este año un crecimiento económico interanual del 6,3 % en el segundo trimestre, mientras que el periodo de abril a junio se caracterizó por una fuerte alza del 13,5 % en comparación con el año anterior.

Rusia y China observan con satisfacción el desarrollo acelerado de su socio.

PETRÓLEO. Vamos ya rumbo a las claves del presente. Los miembros de la Unión Europea (UE) alcanzaron este viernes 2 de diciembre un acuerdo para fijar un tope al precio del petróleo ruso como parte de las represalias contra Moscú acordadas con el G7 por la guerra en Ucrania. Al veto impuesto al petróleo ruso, que entra en vigencia este lunes, se sumará un tope al precio del hidrocarburo, medidas consideradas por Occidente como una manera de dañar las finanzas de Rusia y así reducir su capacidad de financiar el conflicto con Ucrania.

A partir del 5 de diciembre, los países miembros de la UE dejarán de comprar crudo a ese país por la vía marítima. La medida excluye las entregas por oleoducto hacia Hungría, que no tiene salida al mar y depende en gran parte del hidrocarburo ruso, no solo de petróleo, sino de gas natural. Adicionalmente, se acordó imponer un tope de al menos el 5% por debajo del precio que el petróleo ruso tenga en el mercado global, es decir, que las navieras europeas no podrán transportar el petróleo ruso a terceros países cuando el precio del barril supere el tope pactado. Este nivel de precios será revisado cada dos meses.

Los propios voceros atlantistas admiten que el efecto del veto europeo sobre las finanzas rusas es incierto. Si bien las exportaciones de crudo, gas y productos derivados del petróleo representan sensibles ingresos para Rusia, la ofensiva se ha visto más que compensada por los altos precios en los mercados internacionales y por la derivación del producto hacia nuevos compradores multipolares, con economías dinámicas. Como se verá, el apunte del segmento previo en estas Fuentes, no resulta vano.

Se estima que, para Rusia, producir un barril cuesta entre 30 y 40 dólares y que su punto de equilibrio fiscal se logra con un barril valorado entre 60 y 70 dólares, por debajo de lo que cuesta hoy en mercados internacionales. La Unión Europea, su mayor comprador, recortó las compras en respuesta al conflicto, pero Moscú desvió con éxito el suministro a Asia y las exportaciones cayeron solo levemente a 7,6 millones de barriles por día. Si las ventas a países asiáticos como China, India y Turquía, entre otros, representaban dos quintas partes de las exportaciones rusas a comienzos de este año, en la actualidad ya equivalen a dos terceras partes.

La Federación de Rusia replicó que no admitirá un precio máximo para su petróleo. Desde la cartera económica del Oso se indicó que “se han concretado preparativos para esta medida. No aceptaremos este techo”. El embajador ruso ante los organismos internacionales en Viena, Mikhaíl Ulyanov, indicó que Rusia dejará de suministrar petróleo a Europa este mismo año, después de que la UE decidiera poner un tope el precio del barril ruso. “A partir de este año Europa vivirá sin petróleo ruso. Moscú ya ha dejado claro que NO suministrará petróleo a los países que apoyen la limitación de precios contra el mercado”, afirmó Ulyanov“Muy pronto la UE culpará a Rusia por utilizar el petróleo como arma”, ironizó el representante del Kremlin en su escueto comunicado.

El presidente Vladimir Putin advirtió que un tope al precio del petróleo ruso tendrá “graves consecuencias” para los mercados energéticos mundiales. Enfatizó que tales acciones son “contrarias a los principios de las relaciones de mercado y es muy probable que pueda conducir a graves consecuencias para el mercado mundial de la energía”, indicó el jefe de Estado en un comunicado. Además, recordó que Rusia puede adoptar medidas de represalia como la reducción de la extracción de 530 millones de toneladas este año a 490 millones de toneladas en 2023. Como en otros planos, la presuntamente anti sistémica Federación explica a los adalides del capitalismo cómo deben funcionar los mercados. 

(Repase los nombres de los países protagonistas, lector. Cuántas coincidencias en distintos aspectos, ¿no?)

Mientras usted lee estas líneas, se encuentran reunidos los integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para analizar la situación. Se prevé que el grupo de productores vote “una prolongación de la decisión previa” de recortar dos millones de barriles diarios, dijo a estas Fuentes un vocero del gobierno iraní, argumentando que el mercado es  incierto debido a las sanciones europeas. “Lo más probable es que grupo reafirme la política adoptada con las últimas reducciones de la producción”, dijo el informante, y añadió que no se descartan nuevos recortes para impulsar los precios.

En la última reunión de ministros del cartel, en octubre, los miembros de la OPEP, liderados por Arabia Saudita (además de jugar al fútbol tiene petróleo), y sus socios, encabezados por Rusia, acordaron reducir la producción en dos millones de barriles diarios. Este recorte fue la mayor disminución acordada por el grupo, conocido como OPEP+ desde el inicio de la pandemia del Covid en 2020. El Caso Hungría no debería ser evaluado cual excepción. Mientras formalmente las naciones europeas dicen adherir a las sanciones, los representantes políticos y económicos de las mismas patalean y reclaman algún tipo de variante que les permita zafar de una medida ruinosa. Es probable que, en vez de impactar sobre Rusia, la decisión aplane la vida interior del Viejo Continente.

Por lo pronto, el presidente Xi Jingpin anticipó que China necesita todo el petróleo ruso posible, al precio correspondiente.

Esta batalla es muy importante. Y se despliega ahora.

  • Area Periodística Radio Gráfica / Director La Señal Medios / Sindical Federal

 Imágenes. Islandia. Cuevas de hielo.