«Es prioridad que cada dólar disponible vaya a la producción», dijo Massa a empresarios de CAME

El ministro de Economía, Sergio Massa, aseguró hoy que el Gobierno nacional
va a impulsar que el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI)
sea «simple y transparente» para los bienes intermedios que requieran las
pymes para sostener e incrementar su actividad, y subrayó que «la
prioridad» es que «cada dólar disponible vaya a la producción».
Así lo planteó el titular del Palacio de Hacienda tras reunirse con los
directivos de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) en el
partido bonaerense de Lomas de Zamora.

Massa afirmó en su cuenta de Twitter que «asegurar que cada dólar
disponible vaya a la producción es prioridad», para lo cual anticipó que
impulsará «que el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI) sea
simple y transparente, de aprobación prioritaria para bienes intermedios
que necesitan las pymes para seguir creciendo».

«Este SIMI va a dar previsibilidad a las pequeñas y medianas empresas de
nuestro país, ya que contará con fecha de pago al mismo momento de su
aprobación. Así, las empresas van a poder planificar sus procesos
productivos con orden y certidumbre», completó el ministro.
Massa participó del encuentro junto al secretario de Comercio, Matías
Tombolini, el secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio
de Mendiguren, el jefe de Gabinete de la provincia de Buenos Aires, Martín
Insaurralde, y el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico
Otermín.

En ese contexto los empresarios encabezados por el titular de la CAME,
Alfredo González, expresaron que para continuar el proceso de reactivación
«es necesario que se implementen medidas para que la disponibilidad de
divisas se direccione al sector productivo».

De acuerdo con fuentes empresarias que participaron del encuentro, el
ministro de Economía aseguró que con un nuevo esquema de SIMI «simple y
transparente», y de aprobación prioritaria para bienes intermedios que
necesitan las pymes, «las empresas podrán planificar sus procesos
productivos con orden y certidumbre”.

En el encuentro se anticipó que a la brevedad se podrían liberar 21.000
CUIT de importadores de bienes de menos de 2 millones de dólares.
Massa ya había abordado la semana pasada el tema de disponibilidad de
divisas para las importaciones vinculadas a la producción cuando se reunió
con la conducción de la Unión Industrial Argetina (UIA) encabezada por su
presidente Daniel Funes de Rioja.

En la ocasión, los empresarios le plantearon al ministro la necesidad de
articular las acciones de la Secretaría de Comercio y el Banco Central que
permitan generar certidumbre en lo que refiere a la adquisición de insumos
importados para la producción.

En aquel encuentro, que se realizó en la sede de la entidad industrial,
Massa advirtió que «hay que trabajar juntos, pero eso implica
responsabilidad de todos» al afirmar que «no puede haber situaciones que
paren la producción de las empresas ni abusos de aquellos empresarios que
reciben beneficios del Estado».

También, días atrás, la Confederación General Empresaria (Cgera) abordó el
tema con funcionarios del equipo económico en un encuentro en el que pidió
asegurar la disponilidad de divisas para atender las necesidad de
importación de insumos para la producción y en la oportunidad los
dirigentes industriales propusieron que se otorgue a las pymes industriales
los mismos beneficios para la exteriorización de activos externos que en la
actualidad cuenta la construcción.

Sobre la reunión de hoy, el titular de la CAME, Alfredo González, expresó
que “en este contexto de reactivación es necesario que se implementen
medidas para que la disponibilidad de divisas se direccione al sector
productivo”.

En ese sentido, profundizó: “Esta situación hace que el Gobierno deba
encarar este tema rápidamente. En este contexto de escasez de dólares y de
sábana corta hay que privilegiar al sector productivo, y eso exige un
esfuerzo gubernamental y de los privados adicional”.

A su vez, entre los pedidos que las pequeñas y las medianas empresas le
hicieron al equipo económico se destacaron tasas subsidiadas para créditos
productivos, reducción del 50% de la actual tasa de interés resarcitorio y
punitorio para deudas impositivas, y las dificultades en la segmentación de
tarifas junto con la escasez y los precios muy elevados de los combustibles
en las provincias del Norte Grande.

Los directivos de CAME expresaron tras el encuentro y mediante un
comunicado que «respecto de este último punto, el ministro Massa resaltó
que se trabaja en una segmentación de tarifas específica para las economías
regionales y la industria pyme».

De la misma manera, indicaron que en lo que refiere a las tasas subsidiadas
para créditos de pequeñas y medianas empresas, «el ministro planteó que
junto con el secretario De Mendiguren están trabajando en un régimen de
préstamos con un subsidio de tasas del 25%.

De Mendiguren, en las últimas horas, afirmó que la Argentina «en lo que va
del año tiene un récord de importaciones por más de 57.000 millones de
dólares», y que el Gobierno se encuentra trabajando en «medidas concretas
para salir con exportaciones muy fuertes a través de dar alivio fiscal a
sectores que generen dólares adicionales a lo que venían generando».
En este sentido, el funcionario indicó que el Gobierno nacional está
ocupado en “conseguir los dólares que el país necesita para seguir
creciendo con medidas concretas, que den alivio fiscal a los sectores que
generen dólares adicionales a los que venían generando”, como la industria
automotriz, el sector petrolero y la cadena agroalimentaria, entre otros.
En este marco, explicó que desde el Gobierno nacional se inició “ante la
Justicia federal, una causa por abuso de cautelares” que autorizaron 2.600
millones de dólares de importaciones.

«Este brutal récord de importaciones y de estas cautelares, en un 75%
venían bienes terminados», señaló el funcionario, y añadió que con el
ministro Massa «se viene trabajando fuertemente en saber qué es real de
eso, cuánto se comían como el negocio de las cautelares, o importaciones
que no eran necesarias para producir».