Edición n° 2660 . 04/03/2024

Entregan su primer pedido luego de la recuperación

A partir del crecimiento como empresa, buscan producir y estabilizar el mercado a lo largo del año.

La Cooperativa de Trabajo Metalúrgica Llavallol Limitada (Cotramel), ex fábrica Canale, reinventó sus procesos productivos y accedió a nuevas maquinarias con el objetivo de asegurar la continuidad laboral durante todo el año.

Luego de años de irregularidades, en el 2018 la empresa Canala Llavallol cerró sus puertas, dejando a 86 personas sin trabajo ni indemnizaciones. Las y los trabajadores organizados, acamparon durante cuatro meses para defender su fuente laboral.

“Fue una época muy triste, muy dura para todas las familias. Luego, en noviembre de 2019, recibimos la buena noticia del juzgado de Catamarca que nos autorizaba a hacer uso de los bienes y las máquinas con fines productivos, y a partir de eso empezamos a contactar a viejos clientes y a recuperarlos. En la actualidad seguimos trabajando sin parar, y con crecimiento”, afirmó el presidente de la Cooperativa, Nicolás Machi.

De las ochenta y seis personas que fueron despedidas, sesenta y cuatro acompañaron el proceso de formación de la Cooperativa, y actualmente quedan cuarenta asociados activos. Sin embargo, ante la creciente demanda, debieron convocar más gente para cubrir los puestos de trabajo.

Machi contó que “tomamos con mucha alegría, a ocho nuevos compañeros y una compañera. Tenemos intención de incorporar más personal femenino al área de producción. Ingresamos a un mundo nuevo, al ser una empresa recuperada, y estamos repensando todo y rearmando las estructuras con las que viene uno como trabajador”.

Obstáculos en el camino

“Transitamos esta pandemia con mucha angustia. Pensamos que en el momento que se decretó el aislamiento se terminaba todo. Se quedaron todos en la casa, no entendíamos qué estaba pasando ni que iba a pasar, salimos a tirar manotazos de ahogado pidiendo solidaridad, y medio sorpresivamente cayó un volumen inesperado de laburo, teniendo en cuenta que habían cerrado transitoriamente otras empresas del sector”, contó el referente cooperativo.

De esa forma, y asegurando protocolos de seguridad e higiene para preservar a las y los trabajadores, la empresa volvió a producir: “lamentablemente en todo este proceso que nos tocó atravesar, no recibimos ayuda. La máquina la compramos la conseguimos con recursos propios que generó la Cooperativa, que nos gestionamos en la temporada 2020, 2021”, puntualizó Machi.

Actualmente, el principal objetivo de la empresa social consiste en regularizar la producción, para poder mantener la venta durante todo el año, ya que suele ser más estacional debido a la venta de frutas.

Fuente: Clara Oshiro para Megafon (UNLA).