Edición n° 2799 . 21/07/2024

En un clima de máxima tensión y tras varios cambios, el Senado aprobó la Ley Bases y vuelve a Diputados

El proyecto, que sufrió modificaciones, obtuvo 36 votos afirmativos y 36 negativos. Victoria Villarruel desempató a favor de la Ley. Hubo graves incidentes y una brutal represión fuera del Congreso, que dejó manifestantes heridos y detenidos.

Con 36 votos afirmativos y 36 negativos, y el desempate de Victoria Villarruel, el Senado aprobó en general la Ley Bases, que contiene alguna de las reformas promovidas desde Casa Rosada por el presidente Javier Milei. El Gobierno cedió en varios artículos y, así, logró pasar la norma también en particular, logrando dar luz verde a las facultades delegadas y el Régimen de Incentivo para las Grandes Inversiones (RIGI).

La votación en general se produjo tras un extenso debate (trece horas) y en una jornada en la que se registraron graves incidentes y una brutal represión en las inmediaciones del Congreso, que dejó varios manifestantes heridos y algunos detenidos.

El oficialismo aceptó incluir varias modificaciones en el dictamen final. En el inicio del debate, cedió ante la oposición y accedió a eliminar a Aerolíneas Argentinas, Correo Argentino y Radio y Televisión Argentina (TV Pública y Radio Nacional) de la lista de empresas a privatizar, uno de los puntos que reclamaban los bloques dialoguistas.

En cuanto al Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), la Casa Rosada otorgó una nueva concesión a la oposición dialoguista y logró su aprobación con 38 votos afirmativos contra 32 negativos. El oficialismo incorporó la obligatoriedad para los inversionistas de un piso del 20% de contratación de proveedores locales y acotó los sectores referidos.

Según anunció el senador puntano Bartolomé Abdala (La Libertad Avanza), el controvertido régimen quedará acotado a los sectores agroforestal, infraestructura, minería, energía y tecnología. Además, se introdujo un piso de contratación de proveedores locales del 20% de la totalidad del monto de inversión destinado a esos fines.

Además, se aprobaron las medidas fiscales para el tabaco incluidas en el título IX. Con la abstención del bloque de senadores de Unión por la Patria la iniciativa resultó aprobada con 33 votos positivos, 10 negativos y 27 abstenciones. De esta manera, se igualan los impuestos internos para todas las empresas del sector.

Un ajustado «poroteo» que obligó a Victoria Villarruel a desempatar la votación

En el hemiciclo senatorial, el nerviosismo se reflejaba por el ajustado «poroteo» con el que oficialismo encaró la votación en general.

La composición del voto de rechazo contra la ley Bases fue formada por el bloque Unidad Ciudadana, que conduce Juliana Di Tullio (Buenos Aires), y el Frente Nacional y Popular, que lidera José Mayans (Formosa). Ambos conforman un interbloque de 33 senadores a los que se le plegó el bloque santacruceño, que integran José María Carambia Natalia Gadano, y el radical Martín Lousteau (CABA).

Precisamente los santacruceños Carambia y Gadano se retiraron del recinto una vez realizada la votación en general y de algún modo facilitaron la aprobación de los capítulos en la votación en particular, que en varios casos también fue desempatada por Villarruel.

Foto NA: Charly Diaz Azcue / Comunicación Senado

En la vereda del frente, La Libertad Avanza logró aglomerar y sellar 36 voluntades, tras la maniobra de Carambia y Gadano que el martes dieron la sorpresa al romper el piso de 38 votos con el que contaba la Casa Rosada, ya que Lousteau ya había advertido que presentaría su propio dictamen, dejando en claro que votaría en contra del proyecto y defendería su propio texto en la sesión.

Los escaños que apoyaron al oficialismo vinieron por parte del radicalismo, que aportó 12 votos para la general; seis del PRO; tres de Cambio Federal; uno de Comunidad Neuquén, con la zigzagueante Lucila Crexell; dos del Frente Renovador de la Concordia; uno de Juntos Somos Río Negro; uno de Por la Justicia Social; tres de Unidad Federal; y los siete libertarios. A este número se le sumó el voto de Villarruel para llegar a los 37 contra los 36 opositores.

La brutal represión en el Congreso, con gases lacrimógenos, balas de goma y camiones hidrantes

Efectivos de seguridad reprimieron fuertemente a los manifestantes que se concentraron en los alrededores del Congreso para expresarse en contra de la Ley Bases y el paquete fiscal que debate el Senado. En ese contexto, hay legisladores de Unión por la Patria y manifestantes heridos. También la Policía realizó detenciones.

Con gases lacrimógenos, balas de goma, y camiones hidrantes, las distintas fuerzas que integran el operativo «antipiquetes» que organizó la ministra de Seguridad Patricia Bullrich avanzaron sobre los sindicatos, organizaciones sociales, agrupaciones políticas y autoconvocados que se manifestaban pacíficamente contra los megaproyectos del oficialismo.

La concentración se realizaba en paz hasta que las fuerzas de seguridad comenzaron a provocar a los manifestantes. Incluso reprimieron a legisladores de Unión por la Patria tirándole gas pimienta directamente en la cara.

Los diputados Eduardo Valdés, Carlos Castagneto, Carolina Yutrovic, Juan Manuel Pedrini y Leopoldo Moreau, debieron ser asistidos en la enfermería del Congreso. Algunos de ellos debieron ser trasladados al hospital Santa Lucía.

«Es un día muy violento, en 40 años de democracia nunca había visto una represión así», dijo la diputada opositora Cecilia Moreau al confirmar que cinco colegas que acompañaban la manifestación fueron alcanzados por los gases.

La policía antidisturbios repelió a los manifestantes para evitar que se acerquen al Congreso, aislado por vallas. Al menos 40 personas recibieron atención médica en el lugar con irritación en la piel, informó la Asociación contra la Violencia Institucional, sin aclarar el total de hospitalizados.

«Necesitamos que esta represión cese. Le pedimos que intervengan para cesar con estos actos», exigió en el recinto la senadora opositora Nora Giménez. Pasadas las 15.30 los efectivos de seguridad recibieron la orden de despejar la plaza frente al Congreso.

Así, corrieron los vallados que cercaban la plaza del Congreso para contener a los manifestantes y comenzaron a avanzar. Los manifestantes respondieron arrojando piedras, botellas y hasta una bomba molotov. Minutos más tarde, los manifestantes dieron vuelta un móvil radial de Cadena 3 y lo prendieron fuego.