Edición n° 2769 . 21/06/2024

En medio de la falta de dólares, las importaciones volvieron a ganarle a las exportaciones en mayo

Las ventas al exterior sumaron U$S 6203 millones, mientras que las compras llegaron a U$S 7357 millones. En cuatro de los últimos cinco meses hubo déficit comercial.

Por: Randy Stagnaro @randystagnaro

El comercio exterior argentino volvió a dar malas noticias. En mayo, las importaciones superaron a las exportaciones con lo que se produjo un déficit de U$S 1154 millones en un contexto de falta de divisas de libre disponibilidad en manos del Banco Central, que es la entidad que gestiona el mercado de cambios oficial.

El Indec informó que en mayo pasado, las exportaciones alcanzaron a U$S 6203 millones y las importaciones llegaron a U$S 7357 millones. Así, la balanza comercial registró un déficit de U$S 1154 millones, “el más alto desde mayo de 2018 y el cuarto registro negativo de los cinco primeros meses del año”, consignó el organismo estadístico.

Las exportaciones caen

Las ventas al exterior de mayo último cayeron en U$S 2051 millones, equivalente a un importante 24,8% en relación a mayo de 2022. El Indec señaló que la responsabilidad por ese descenso se repartió en partes casi iguales al desempeño de las cantidades exportadas (cayeron un 12,5% respecto a un año atrás) y a los precios (disminuyeron 14,1%).

El mal desempeño exportador no se limitó a los productos primarios, impactados por la sequía y la caída v de la producción de trigo, maíz y soja. “Todos los rubros disminuyeron”, observó el instituto: los productos primarios, un 37,2%; las manufacturas de origen agropecuario (MOA), 29%; las manufacturas de origen industrial (MOI), 9,1%; y los combustibles y energía (CyE), 5,5%, siempre en la comparación con mayo del año pasado.

La variación negativa de las exportaciones de productos primarios se debió a un descenso de 34,4% en las cantidades (el efecto de la sequía) y del 4,1% en los precios. La disminución más acentuada fue registrada en las ventas de cereales (-917 millones de dólares), que fue el subrubro que registró la mayor caída.

En el caso de las manufacturas de origen agropecuario, el menor valor de las exportaciones se debió a una baja del 16,2% en los precios y del 15,3% en las cantidades, con el segmento de grasas y aceites como el de peor desempeño (-612 millones de dólares).

El valor de las exportaciones de las manufacturas de origen industrial disminuyó como resultado de una caída de 11,8% en los precios, puesto que las cantidades se incrementaron 3,2%. La variación se debió fundamentalmente a menores ventas de productos químicos y conexos (-266 millones de dólares).

En tanto, el valor de las exportaciones de combustibles y energía cayó por una baja de 38% en los precios, ya que las cantidades aumentaron 53,5%. El descenso se debió fundamentalmente a la menor venta de carburantes (-113 millones de dólares).

Entre los productos con mayores caídas en las ventas externas figuró el maíz en grano (-433 millones de dólares); aceite de soja en bruto (-390 millones de dólares); harina y pellets de soja (-198 millones de dólares); trigo (-385 millones de dólares); aceite de girasol, en bruto (-171 millones de dólares) y sorgo (-80 millones de dólares), entre otras bajas.

En cambio, algunos rubros aumentaron las ventas al exterior. Los dos casos más destacados fueron los de porotos de soja (181 millones de dólares) y aceites crudos de petróleo (80 millones de dólares).

Suben las importaciones

Las importaciones descendieron 6,7% respecto a mayo de 2022, con una reducción del valor de U$S 529 millones. El Indec informó que ello se debió a una caída de 10,4% en los precios y a un incremento de las cantidades de 3,8%.

A nivel de uso económico, se redujeron las importaciones de combustibles y lubricantes un 38,6%; resto, 36,5% (“fundamentalmente por la menor compra de bienes despachados mediante servicios postales, tipo couriers”, dijo el Indec); bienes intermedios, 3,1%; y bienes de consumo, 2,2%. Vehículos automotores de pasajeros creció 47,4%; bienes de capital, 6,2%; y piezas y accesorios para bienes de capital, 5,9%.

Respecto a los productos importados, en este período se destacaron las bajas en gas natural licuado (-239 millones de dólares); los fertilizantes en base a fosfato monoamónico (-153 millones de dólares); gasoil (-135 millones de dólares); gas natural (-130 millones de dólares); el fertilizante urea (-75 millones de dólares); y vacunas (-62 millones de dólares).

En tanto, se registraron subas en las compras de porotos de soja (368 millones de dólares); y en vehículos automóviles (47 millones de dólares).

¿Y los yuanes?

La habilitación del uso de yuanes para las compras de productos de China debería aliviar un tanto el impacto del balance comercial negativo en la demanda de dólares. El comercio con China constituyó el 11,4% de las exportaciones y el 16,9% de las importaciones totales.

En mayo, el intercambio comercial con China registró un saldo negativo de U$S 539 millones. Las exportaciones sumaron U$S 705 millones, con una suba interanual de 20,1% (equivalentes a U$S 118 millones), como consecuencia de mayores ventas de productos primarios. El 65,8% de los despachos se concentró en porotos de soja y en carne bovina, deshuesada, congelada.

En tanto, las importaciones totalizaron U$S 1.244 millones y se redujeron 12,9% con respecto a mayo de 2022 (que representan U$S 185 millones), debido principalmente a la baja en la compra de bienes de capital (-101 millones de dólares) y de piezas y accesorios (-47 millones de dólares).

El Indec señaló que «La caída de bienes de capital se atribuyó esencialmente a menores compras de computadoras y teléfonos (-53 millones de dólares) y de bienes de capital excluido equipos de transporte (-47 millones de dólares)».

En cuanto a las piezas y accesorios, el descenso más significativo se registró en las importaciones de partes y piezas para computadoras y teléfonos (-81 millones de dólares).

A nivel de productos, el 12,4% de las importaciones estuvo compuesto por circuitos impresos con componentes eléctricos o electrónicos montados para aparatos eléctricos de telefonía, partes para aparatos receptores de radiotelefonía, radiotelegrafía, radiodifusión, televisión, videomonitores y videoproyectores, células solares en módulos o paneles y máquinas automáticas para procesamiento de datos.

Justamente, las firmas productoras de artículos electrónicos y radicadas en la provincia de Tierra del Fuego fueron las que más han empleado los yuanes para realizar importaciones desde China, en particular desde que se incrementó el «swap» (en la jerga financiera, intercambio de monedas) durante el viaje a China del ministro de Economía, Sergio Massa, tres semanas atrás.

Fuente: Tiempo Argentino