Edición n° 2762 . 14/06/2024

En la recta final.

Por Antonio Muñiz

Luego del cierre de listas dentro de UP, un proceso siempre complejo y tortuoso, que inevitablemente  deja heridas, que no siempre sanan.


Pero por ahora dentro de UP pareciera que las internas se han aplacado y poco a poco las tropas se van alineando, detrás de las formula Massa- Rossi y en menor medida de la formula encabezada por Grabois. Fórmula esta, que mas allá de lo testimonial impulsado por sus dirigentes, funciona como colectora por izquierda de las listas de la UP.

En realidad UP se aferra a la “unidad” como un fetiche que pueda cambiar la tendencias electorales que hoy pintan en la sociedad a un mes de las Paso.

Como siempre a veces suma mas el espanto que el amor. Hoy el panorama electoral para UP es incierto, aunque todos coinciden que esta fórmula es mas competitiva que otras que han estado dando vuelta, no garantiza ni mucho menos un triunfo.

Los números previos de las numerosas y contradictorias encuestas circulantes, mas los resultados vistos en las elecciones provinciales parecieran indicar en principio una fuerte ausencia de votantes. Segun estimaciones el presentismo podria andar cercana al 60/65 %  del padrón, pero lo que alarma a los dirigentes de UP es que ese porcentaje esta alimentado por el voto joven y de los sectores mas populares, en principio un voto cercano históricamente al peronismo.

La caida o estancamiento de Milei, también genera incertidumbre, ya que ese voto que pierde Milei va hacia Bulrich y mucha menor medida a Larretta. La disyuntiva ¿es se puede captar ese voto y llevarlo hacia la UP? Conviene poner el aparato en movilizar en barrios populares y llevando a votar masivamente, como se hizo en anteriores elecciones o se estaría corriendo el riesgo de alimentar el voto opositor. Pregunta de dificil respuesta pero donde podria estar la clave de estas Paso.

Segun los números estimados UP perderia 20 puntos con respecto a 2019. En territorios donde el peronismo superó el 60% , hoy estaría por debajo del los 40.

En los distritos del conurbano, otrora bastiones del peonismo, como Merlo, Moreno, La Matanza o Lomas, la UP estaría en los 40 %, apoyada en la general por la buena gestión e imagen de los intendentes y en la figura de Axel Kicilioff.  El gobernador y muchos intendentes gozan de mayor sintonia e intencion de voto que la formula presidencial .

El riesgo de esta situación es que la elección termine siendo muy nacionalizada y seguramente muy polarizada, donde podria ocurrir que la formula presidencial sea el techo y  tire hacia abajo las boletas locales. Históricamente pareciera que este es el escenario probable, por lo menos en las elecciones presidenciales. Las de medio termino la situación es mas abierta y suelen tener mas preponderancia lo local.

La estrategia electoral del oficialismo pareciera apuntar a un triunfo de Bulrich sobre Larreta y lograr que la formula Massa – Rossi este 10 puntos arriba de Bulrich. Asi llegar a las primarias en mejores condiciones.  Evalúan que Bulrich es un enemigo mas accesible, dada sus posiciones ultra duras, que la alejarían de los sectores medios moderados, pero a su vez,  es una candidata mas floja desde lo ideológico. Sus ultimas apariciones con declaraciones publicas muestran una candidata muy débil y torpe en los discursivo. Un debate entre los candidatos a Presidente, ella versus Massa podria terminar en forma muy humillante para sus aspiraciones.

Todo esto en el supuesto que Larretta pierda las paso de su sector. Si bien casi todas la encuestas le dan ganadora a Bulrich, Larreta cuenta con mas desarrollo territorial y mas aparato sobre todo en la pcia de Buenos Aires.  Con lo cual no es una elección cerrada, por el contrario esta abierta y puede haber sorpresas. En todo caso sera una elección pareja. pero que puede generar situaciones de violencia y agresiones internas.

Un enfrentamiento en las primarias entre Massa y Larreta tambie parece se de dificil predicción, ya que ambos van a disputar, mas allá de su núcleos duros, sectores independientes y moderados.

Ambas fuerzas parecen entender que esta elección 2023 es una elección de tres partes, las paso, las primarias y por ultimo el balotage y cada una es una táctica y estrategia  diferente.

En estas Paso la  el objetivo es quedar como el mas votado, dejándolo en una “pole position” para la primera vuelta, para ello los candidatos están reforzando un discurso muy nítido hacia sus núcleos mas duros, los spot de campaña parecen indicar esto. Bulrich en una linea extrema, muy dura y peligrosa, compitiendo con el discurso de Milei,  Larreta, parece irse desdibujando, entre un relato duro y pero que por momentos parece muy light para su electorado.

La UP pareciera orientarse a captar todo el voto kirchnerista, el voto progresista y de centro izquierda, queda por ver si logra llegar a los sectores de clase media baja y  populares de menores ingresos,  muy golpeados por la inflación y el bajo poder adquisitivo de los salarios. Cabe recordar que este sector es el votante historico del peronismo. Algunas encuestas dan a este sector como el mas enojado y el mas propenso a no ir a votar.

UP podria estar alrededor de un 27 % en las paso, con lo que estaría en el piso historico mas bajo del peronismo.  Esta cifra no es antojadiza , es la proyección que manejan los equipos de campaña.  ¿Como sigue el día después? ¿Cual seria la estrategia correcta para sumar votos en la primera vuelta? Teniendo en cuenta que salvo para la elección presidente y vice, para el resto no hay segunda vuelta, todo se define en la primera.

La respuesta de los asesores y operadores de UP pasa por  en la provincia sacar una cifra cercana al  40 %, se podria crecer entre 8 y 10 puntos para la elección general, para terminar, con mucho esfuerzo, pisando los 47/50 % puntos en el Gran Buenos Aires.  Con esos números, si Milei mantiene unos 15 %, Kicillof tiene chances de retener, aunque sea ajustadamente, la provincia.  Ven con mayor probabilidad de triunfo de Kiciliof si el candidato a gobernador de Cambiemos es Grindetti y no diego Santilli.

Un escenario, hoy pareciera utópico, seria según algunos operadores lograr un piso mas alto en las paso, para llegar al 40 % en las generales, si Milei mantiene los números actuales arriba de un 20%, la diferencia de los candidatos de  UP  sobre el  candidato de la oposición podria alcanza y pasar el 10 % con  lo cual UP podria imponerse en primera vuelta.

Como se ve en todos los escenarios descriptos el factor Milei es central. El crecimiento de Milei de estos últimos meses, fogoneado por el poder mediático y algunos empresarios sirvió para correr toda la agenda política hacia la derecha, pero también sus desvarios y excentricidades lo fueron convirtiendo en una figura   “peligrosa”.  Asi los mismos que lo levantaron, hoy hacen cola para pegarle.

Es dificil cuantificar cual es el porcentaje de su caida y como llegará a las Paso. Si lo que esta claro es que su perdida de votos va a la cuenta de Bulrich, y en ese escenario Larreta pierde espacio. De ahi sus devaneos , marchas y contramarcha y contradicciones.

Larreta al igual que Massa apuestan a sumar a esos sectores “independientes”, por fuera de la grieta, sectores que no quieren extremismos y ni conflictos en la política. El miedo a Bulrich es el eje central del relato de ambas campañas.

De manera similar a la campaña del 2015, el peronismo va a construir un escenario de miedo ante un eventual triunfo de Bulrich, estrategia que fracasó con el triunfo de Macri sobre Scioli. Al igual que en el 2015, el peronismo apostó todas sus fichas a conservar la provincia y aun a costa de perder la nación.  Hoy están en esa misma linea, con el riego de repetir el error, perder la provincia y luego perder la elección nacional.

No es ocioso la referencia al 2015, aunque salvando las distancias es otro el escenario,  el Frente para la Victoria -luego FdT, ahora UP- padeció el fenómeno del alto ausentismo. Esto se agravó en el 2021, donde el ausentismo en las grandes barriadas fue muy alto, sobre todo en las primarias.

La expectativa como deciamos mas arriba es de un presentismo cercano al 65 % pero el ausentismo se sitúa en los sectores  cercanos al peronismo. Que no fueron a votar en el 2021 y es probable, de no cambiar la situación, no vayan en 2023.

Este pronóstico de ausentismo presenta un desafio para el peronismo, antes de buscar a los votos afuera, a los independientes, donde supuestamente la figura de Massa puede traccionar,  es necesario consolidar el voto propio. No tanto el voto K o de centro izquierda, que a priori esta contenido por la figura de Grabois, sino el votante tradicional peronista.

Esta construcción de escenarios es siempre riesgosa, porque las sociedades están en cambio permanente y muchas veces son cambios subterráneos, que no se ven hasta que afloran a la superficie.

Antonio Muñiz.   Julio 2023