Elon Musk saca el pie del acelerador ¿Se arrepintió de comprar Twitter?

Hasta hace unos meses Musk estaba decidido a quedarse con Twitter sin embargo hoy se lo ve reticente y ya se rumorea que dicha compra no se va a concretar ¿Cuáles son los motivos? 

Por Mariano Quiroga

La noticia de que Elon Musk compraría Twitter por 44 mil millones de dólares fue sin lugar a dudas uno de los impactos noticiosos más importantes del año. No quedaban en claro porque el empresario sudafricano se mostraba tan interesado por una red social que da pérdidas, pero una vez anunciada la transacción definitiva solo quedaba esperar por los cambios que se vendrían sobre dicha plataforma 

Musk usó su cuenta en varias oportunidades para hablar con sus más de 90 millones de seguidores, desde ahi  habia anunciado los cambios que estaba pensando realizar como por ejemplo: crear una red social con un algoritmo de código abierto e incluso había prometido que introduciría la posibilidad de que se puedan editar los tweets uno de los cambios más demandados por los usuarios de Twitter. El tiempo fue pasando y nada de eso está ocurriendo, más bien todo lo contrario, las señales que se dejan ver ubican al empresario cada vez más lejos de adquirir de manera definitiva la red social del pajarito. ¿Elon Musk se arrepintió de la compra? 

Uno de los motivos que por ahora está frenando la compra tienen que ver con que Musk está pidiendo un informe que le diga cuántas cuentas reales contiene la red social, ya que se habla de que alrededor del 5% de las 400 millones son bots o cuentas automatizadas. No es un dato menor el que reclama Elon, ya que la cantidad de usuarios determina el poder que puede llegar a tener dicha plataforma a la hora de hacer negocios. Este detalle está poniendo incómodo al empresario que hace el reclamo de manera pública usando su usuario en Twitter: »Ayer, el CEO de Twitter se negó públicamente a mostrar pruebas de 5%. Este acuerdo no puede avanzar hasta que él lo haga» pero también de manera legal presentando el reclamo en la la SEC y la FTC (Federal Trade Comission) para que tomen medidas al respecto

Una de las teorías que se manejan es que Musk ni lerdo ni perezoso está utilizando esta coartada para no desembolsar los 44 mil millones de dólares, de hecho le dio RT a un seguidor que le había sugerido que si llega a ser cierto que Twitter posee ese porcentaje en cuentas fake el precio debería ser menor. Se habla de que el objetivo final de Musk es que el monto final sea un 25% menos. Mientras tanto las acciones de la empresa están en baja algo que no es muy diferente a lo que ocurre con el resto de las Big Tech que en este 2022 están cayendo considerablemente, en este grupo también se incluye Tesla que en su cotización perdió 440 mil millones de dólares  

Mientras tanto desde Twitter intentan que la venta se concrete lo antes posible y es por eso que ceden ante todos los reclamos que desde el 25 de abril viene presentando Musk, incluso le dieron el permiso para que el mismo pueda chequear la veracidad de la cuentas que tiene la plataforma. Si el empresario sigue en esta postura desde la empresa ya pasarían a movimiento legales que buscarán el resarcimiento para paliar los daños que está sufriendo la empresa con esta situación, por lo pronto se habla de que Musk deberá pagar multas por alrededor de mil millones de dólares más eventuales juicios que se le podrían realizar 

Lo que se presenta es un escenario que aún parece confuso, la prensa estadounidense no cree que se realice la compra y consideran que esto de los bots es en realidad una excusa que encontró Musk para no realizar la compra:  «El problema de los bots al final del día… nos parece más como la excusa de ‘el perro se comió la tarea’ para abandonar el acuerdo de Twitter o convencer a un precio más bajo», Dan Ives y John Katsingris, analistas de Wedbush Securities, escribieron en una nota.

Observando el panorama no es descabellado pensar que Musk está frenando la compra para ver si puede ajustar el precio, la situación económica del mercado financiero tecnológico no es la mejor. Las empresas que cotizan en el  Nasdaq llevan perdiendo en total un 23% de su cotización bursátil y si bien no se prevé un estallido de la burbuja como ocurrió a principios de los 2000 si se especula que los daños pueden ser mucho más graves de lo que se supone, ante dicho escenario Elon saca el pie del acelerador y prefiere ir caminando hacia la compra de Twitter