Edición n° 2700 . 13/04/2024

El viernes se realizará la última soldadura en la obra del Gasoducto Néstor Kirchner

El ministro de Economía, Sergio Massa, en el marco de una jornada organizada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Amcham), dio a conocer que en tres días finalizará la última soldadura de los más de 55 mil caños que se utilizaron para la histórica obra.

La construcción del Gasoducto Néstor Kirchner tendrá el viernes un momento «histórico» para su finalización cuando se realice la última soldadura de los más de 55.000 caños que se utilizaron para la obra, lo que permitirá revertir el déficit de la balanza energética a partir del potencial de Vaca Muerta, anunció este martes el ministro de Economía, Sergio Massa, en una jornada de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Amcham).

Esa última soldadura se realizará el viernes a las 14, en el kilómetro 232 de la traza del gasoducto a la altura de la provincia de La Pampa, en el punto de unión de los tramos 1 y 2, de los tres en que se dividió y se adjudicó la obra.

El ministro consideró a la construcción del gasoducto como uno de los aportes del sector energético que permitirán morigerar el impacto de la sequía y en la reducción de los ingresos por exportaciones del sector agropecuario, al estimar que la puesta en marcha de la obra permitirá «dejar de importar casi US$ 1.900 millones» en lo que resta de 2023.

«Decidimos avanzar a fondo con la construcción del gasoducto y el viernes se hace la última soldadura» de tubos anunció el titular del Palacio de Hacienda, en una instancia de la obra que calificó de «hecho histórico» por su significado «en términos de ahorro de importación de energía».

A partir de esa última soldadura se podrán completar las pruebas hidráulicas a las que se somete este tipo de ductos para constatar la ausencia de pérdidas o fisuras, una técnica que se realiza por tramos a cargo de las empresas contratistas en los tres frentes de obra y bajo la supervisión de la estatal Energía Argentina, que es la contratista de obra.

La construcción de los 573 kilómetros del gasoducto y sus obras complementarias requirieron de la fabricación de 56.700 tubos con costura, de 12 metros de largo y unos 5.000 kilos de peso, que fueron curvados y soldados en la planta de Tenaris ubicada en Valentín Alsina, en el conurbano bonaerense.

Esta primera etapa de la obra que tiene fecha de entrada en operación el 20 de junio se extiende desde la planta de tratamiento de gas en la localidad neuquina de Tratayén, hasta la otra cabecera en Salliqueló en la provincia de Buenos Aires, lo cual permitirá sumar una capacidad de evacuación de 11 millones de metros cúbicos diarios (MMm3) del gas de Vaca Muerta.

A la obra se sumarán en lo que resta del año la instalación de dos compresoras que duplicarán el transporte diario a poco más de 22 MMm3 al día, lo que permitirá garantizar el abastecimiento de la demanda prioritaria e industrial de la zona centro, y cuando se realice la reversión del Gasoducto Norte abastecer también a esa región del país.

El Gobierno también tiene previsto avanzar en breve en el llamado a licitación del segundo tramo de gasoducto para complementar la traza entre Salliqueló y la localidad de San Jerónimo al sur de la provincia de Santa Fe.

Para esa segunda etapa, Massa ya había anticipado que la idea es «invitar a invertir al sector privado», de manera que la obra permita «el desarrollo del Litoral» y el acceso a «potenciales mercados externos», sobre lo cual afirmo: «Queremos que el sector privado y el Estado trabajen de manera colaborativa y asociada».

La intervención del Central

El ministro de Economía expresó que «la capacidad de intervención del Banco Central es irrenunciable», al referirse a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

«El acuerdo con el Fondo supone todo el tiempo desembolsos; por la sequía, el Fondo invitó a la Argentina a rediscutir el programa y repensar los objetivos; todo está sobre la mesa en la discusión, pero la capacidad de intervención del Banco Central es irrenunciable», afirmó en la nueva edición del «Amcham Summit».

Ingresos e inflación

El ministro de Economía, Sergio Massa, afirmó este martes que el gran desafío que tiene el Gobierno nacional es resolver el problema del ingreso y «seguir generando incentivos para bajar la inflación como también darle estabilidad al grueso del marco económico».

«El gran desafío es resolver el problema que tenemos en términos del valor de ingreso, no solo de los salarios. Tenemos que seguir generando incentivos para tratar de bajar la inflación pero el incentivo más fuerte es darle estabilidad al grueso del marco económico para que nuestra industria siga teniendo los niveles que tiene, los niveles de ocupación y de construcción«, sostuvo el ministro durante el foro de negocios AmCham Summit 2023-Protagonistas de la próxima Argentina, que se realiza en un hotel de Puerto Madero.

Además, Massa enfatizó que en las discusiones que se llevan adelante con el Fondo Monetario Internacional (FMI) «está todo sobre la mesa» y subrayó que «la capacidad de intervención del Banco Central es irrenunciable», para poder tener «herramientas para generar certidumbre» en un año político electoral como el actual.

Massa participó esta tarde en el tramo final de un encuentro organizado por la Cámara de Comercio de los Estados Unidos en la Argentina (Amcham).

El titular del Palacio de Hacienda destacó que todas las licitaciones de financiamiento del sector público realizadas durante el primer cuatrimestre del año tuvieron un «resultado neto positivo» y manifestó su confianza en que los vencimientos de mayo por casi un billón de pesos «se pueden recorrer perfectamente, trabajando de manera inteligente con los bancos, los fondos de inversión y los tenedores institucionales».

«El segundo semestre no me preocupa porque el 85% de la tenencia de los vencimientos es intra sector público y en todo caso será una tarea de ordenamiento», agregó.

Massa también consideró que el próximo gobierno «debe incluir cinco temas como políticas de estado», y destacó que la primera es trabajar sobre el tema alimentario, «donde Argentina es una de los grandes productores de proteínas y de agua. Somos jugadores mundiales, a pesar nuestro».

El segundo acuerdo que se debería alcanzar «es en la seguridad energética : El oil & gas es un cambio en el PBI. Argentina pasará de menos 10 a más 22 en cinco años. Tenemos que defender el gas como energía de transición».

El tercer elemento a constituir como política de Estado es la minería «porque vamos a pasar de exportar US$ 3.000 millones a US$ 10,000 en el 2030, además de toda la inversión. Todos miran el litio, pero también tenemos que mirar el cobre», donde Argentina tiene importantes yacimientos.

El cuarto elemento es la «Economía del conocimiento» donde «el próximo gobierno debería poner a la programación como materia en el colegio secundario».

Por último, Massa apuntó al «diseño Institucional» porque «no podemos seguir donde los remedios transitorios se transformen en permanentes para mantener privilegios» y puso como ejemplo la construcción de una ruta que está prevista hace 10 años, pero no se realiza por una serie de medidas cautelares.

El impacto de la sequia

Massa estimó que el impacto de la sequía en las reservas será una reducción en los ingresos de US$15.000 millones respecto a las previsiones iniciales, a causa de la disminución de la producción agropecuaria y las exportaciones de granos.

En una jornada organizada por la Cámara Comercio de Estados Unidos en la Argentina, Massa resaltó que esa situación, en la propia definición del Fondo Monetario Internacional «es un cambio de juego que obliga a repensare todo» el programa.

Fuente: Télam