Edición n° 2768 . 20/06/2024

EL TEMA DEL F.M.I. AFECTARA TODOS LOS ARGENTINOS POR DECADAS

( Por raúl Hutin ( Opinión *) Esta semana que termina nuestro Gobierno tomó la decisión de abrir la discusión sobre el arreglo con el FMI a la sociedad en su conjunto. Justamente para darle transparencia y a la vez ponerla en la agenda ciudadana ya que afectara, sin ninguna duda, a todos y a todas, en no menos que los próximos 30 años.

Encabezada por el Sr. Presidente de la Nación, se realizó en Casa Rosada una reunión con todos los Gobernadores provinciales y a la que solo no asistió el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.  Alberto puso blanco sobre negro algunas definiciones categóricas como: “La palabra AJUSTE esta desterrada de la discusión” o “No habrá tarifazos en los próximos años”. Las tomamos como un sendero propicio.

A posteriori el Ministro de Economía, Martin Guzmán dio una amplia explicación en un tono coloquial del curso de la negociación. No abundó en detalles precisos ni en números ya que el tema no está cerrado y lógicamente hay una reserva entre las partes. Pero quedo claro para toda la concurrencia que el tema dista de estar cerrado y por el contrario, hay una distancia importante para llegar a un entendimiento tolerable por ambas partes.

Pese a que el Gobierno Argentino viene dando claras señales de su interés por cerrar esta deuda mal habida, como: ajustar a la suba las tasas de interés a través del BCRA, plantear la suba de las tarifas a partir de los primeros meses de este año, acelerar el ritmo devaluatorio del peso, bajar sensiblemente el déficit fiscal en los últimos meses del año anterior. El “Fondo” exige más y más, como si quisiera utilizar al país como conejito de indias, mostrando al resto del mundo lo duro que puede ser con aquellos que le deben.

Los empresarios PYMES como parte indisoluble de la comunidad organizada debemos tomar posición urgente sobre un tema de tanta trascendencia. Aquí se está jugando la salud, la educación, la calidad de vida, el trabajo, el plato de los argentinos y argentinas de las próximas décadas y por lo tanto esta discusión sobre el “Plan de facilidades extendidas” no debe estar sometido a presiones de tiempos, amenazas o lobby de intereses concretos que hacen leña del árbol caído, siempre.

Es urgente que nos involucremos, ya que de concretarse significaría la imposibilidad de poner en marcha una estrategia nacional de crecimiento de la “Producción y del Trabajo” tal como se llevó adelante y con éxito en el año 2.021. Ya que se logró un crecimiento del 10% y  un superávit comercial del orden de los U$S 16.000 millones. De esta forma si estaríamos en condiciones de honrar la deuda. En cambio como pretende el FMI, bajar el crecimiento a una cifra vegetativa del 2%, no solo nos sumerge en una mayor pobreza e indigencia, sino que hace imposible, a poco de andar el repago en los términos en los que se encuentra acordado.

No vale la pena el mencionar en qué términos fue tomada esta deuda, tampoco las responsabilidades de ambas partes ya que son temas harto sabidos, pero si debería esta entidad rectora, ayudar a recuperar la fuga de esos capitales a paraísos fiscales porque eso hace al sostenimiento del capitalismo mundial.

El pueblo argentino inmerso en un 50% de pobreza e indigencia no está en condiciones de tolerar más ajustes. Sin embargo insisten en la reducción del déficit primario ya, pese a que estamos en el peor momento de la pandemia. Argentina pide que se extienda ese compromiso al 2027 y la respuesta, encabezada por los EEUU, es negativa. También insisten en devaluaciones de nuestra moneda, a lo que el Ministro respondió con un tipo de cambio consistente.

Cuando se toma el tema de la tasa de interés, la cosa se pone dura para las PYMES ya que llevarla a tasas positivas cuando estamos hablando de una inflación del 47% es hablar del 55 0 60%, imposible para mantener un esquema de financiamiento para la producción, con lo cual firmaríamos el certificado de defunción del mercado interno y con él la posibilidad de seguir incrementando los puestos de trabajo.

Pero el Gobierno, impulsado por el “Fondo”, apunta todos los cañones a nuestras exportaciones primarias, o sea: agrarias, ganaderas, mineras, hidrocarburiferas, pesca y algunas excepcionales, pero debe quedar claro que estas no alcanzan para darle trabajo a los 47 millones de habitantes de la Patria. La intención del FMI es que el superávit comercial sea lo más abultado posible para cobrar lo antes posible, descartando el costo social que esto implica.

Las PYMES pensamos en la inclusión y por lo tanto creemos firmemente que estamos en condiciones de sustituir importaciones, con lo cual el ahorro de dólares y por lo tanto el resultado final de la balanza comercial es el mismo, con la diferencia que generamos una inmensidad de puestos de trabajo, propendemos a la industrialización, avanzamos en innovación y el desarrollo y nos preparamos, tanto en calidad como en cantidad a ser PYMES industriales exportadoras.

En definitiva, lo que debemos discutir con seriedad pero sin cortapisas es QUIEN PAGARA EL PRECIO DEL AJUSTE, quien pagara la fiesta de la que ninguno de nosotros participo y como afectaran cada una de estas medidas a la economía del país. Si resulta que es más lo que perdemos que lo que ganamos, sigamos negociando como lo hemos hecho los últimos años. No enterremos el futuro de las futuras generaciones por resolver un problema que no creamos. Paciencia y sabiduría, para tomar las resoluciones que beneficien a la mayoría de los argentinos. Ese es el consejo de los empresarios PYMES y en ese rumbo encontraran todo nuestro apoyo.

(*) Secretario de la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN)

CEO Scalter S.R.L.