Edición n° 2747 . 30/05/2024

El sindicato de marítimos pesqueros Somu rechazó el Impuesto a las Ganancias: «No vamos a aceptar pasivamente medidas que amenacen nuestra dignidad»

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) se expresó contra la intención del Gobierno de Javier Milei de volver a gravar los salarios por el Impuesto a las Ganancias. «No estamos en contra de contribuir al bienestar de nuestra sociedad, pero esta carga impositiva pone en peligro nuestra estabilidad económica y la de nuestras familias», afirmaron.

El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) que lidera Raúl Durdos protestó contra la reincorporación del Impuesto a las Ganancias con la rama de Pesca. Trabajadores marítimos del sector se fotografiaron en las naves en las que cumplen servicio con carteles que rezaban «El salario no es ganancia», «Trabajo de riesgo», «Basta de robo con el impuesto», «No al impuesto a las ganancias», entre otros.

«Nos encontramos en una encrucijada en la que no podemos permanecer indiferentes. El reciente anuncio del Gobierno de Javier Milei sobre la imposición del impuesto a las ganancias nos ha dejado con un sabor amargo y una profunda inquietud», afirmaron desde las redes del SOMU.

Como trabajadores marítimos de la pesca reclamaron que no se subestime su esfuerzo, dedicación y sacrificio: «Hemos dedicado nuestras vidas a garantizar el funcionamiento de una de las industrias más importantes para nuestra nación. Nuestro esfuerzo, dedicación y sacrificio no pueden ser subestimados«.

«No estamos en contra de contribuir al bienestar de nuestra sociedad, pero creemos firmemente que esta carga impositiva pone en peligro nuestra estabilidad económica y la de nuestras familias. Ya enfrentamos suficientes desafíos en un entorno laboral que no siempre es seguro ni justo. Este impuesto solo agrega más presión y dificulta aún más nuestro camino«, agregaron.

El rechazo es rotundo: «Estamos dispuestos a dialogar, a buscar soluciones equitativas y a trabajar juntos para encontrar un camino que nos beneficie a todos. Pero no vamos a aceptar pasivamente medidas que amenacen nuestra dignidad y estabilidad».