El Presidente Alberto Fernández participa del G7 en Alemania

Con los líderes mundiales por la paz, la energía, los alimentos y un ojo en la Argentina

Acompañado por una comitiva de ministros y el titular de Diputados, Sergio Massa, estará en una cumbre que tendrá eje en energía y alimentos, dos asuntos que son preocupaciones particulares del día a día de su gestión.

El Presidente Alberto Fernández desembarcará hoy en Munich, Alemania, para participar de la cumbre del G7 en la que el país es uno de los cinco invitados no miembros, junto a India, Indonesia, Senegal y Sudáfrica. El arribo de la comitiva oficial, –que incluye a ministros y al titular de Diputados, Sergio Massa– coincide con un contexto global en el que los países líderes discuten, con el telón de fondo de la guerra en Ucrania, sobre energía y alimentos, dos problemas que también son de la agenda local que lleva el primer mandatario. 

La invitación de Argentina la cursó en mayo pasado el premier alemán Olaf Scholtz, sucesor de Ángela Merkel, en ocasión de la visita de Fernández a diferentes países de la Unión Europea. Con Scholtz, con quien Fernández tendrá una cena cerca del final del viaje, la Argentina venía edificando un vínculo de interés mutuo que al país le permitió el apoyo de la locomotora de Europa en las negociaciones de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París. 

Junto al Presidente serán de la partida, además de Massa, el ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz; la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, y el embajador de Argentina ante los Estados Unidos, Jorge Argüello. 

El evento reunirá a los líderes de las siete potencias globales (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, más la Unión Europea como invitado permanente) en un lujoso palacio ladero a los Alpes. La referencia es para el Schloss Elmau, ubicado en la región de Baviera, a unos 100 kilómetros de la ciudad de Munich. Hoy transformado en hotel que ya fue sede de otros encuentros de líderes, el Elmau se construyó en 1916, durante la Segunda Guerra fue rentado a los nazis que lo utilizaron como sitio de retiro. Al finalizar el conflicto, la construcción fue confiscada por el Ejercito de los Estados Unidos y años después se usó como hogares para enfermos de tuberculosis. 

La cumbre tendrá siete sesiones de trabajo que girarán en torno a la economía global, política exterior, seguridad alimentaria y multilateralismo, entre otros. Se especula, además, con que los líderes de las potencias abordarán la cuestión de la guerra entre Rusia y Ucrania con más presiones al país conducido por Vladimir Putin. Eso se profundizará unos días después en Madrid, España, donde se celebrará la cumbre de la OTAN. En ese contexto, se verá cómo juega la Argentina, que ya viene marcando el repudio a la acción bélica, pero aquí estará más expuesto al tema. Vale decir que el G7 manifestó hace unas horas que buena parte de la crisis alimentaria del mundo es producto de esa guerra y el bloqueo a los puertos del Mar Negro. 

Agenda variada y comprimida

A las 9.30 hora argentina (las 14.30 de Alemania), el presidente Alberto Fernández arribará al Aeropuerto Internacional de Múnich. Por la tarde, a las 18, tendrá su primera reunión bilateral con el premier de la India Narendra Modi, en el Hotel Bayerischer Hof, donde se hospedará la comitiva argentina. 

Ya entrada la noche del domingo, a las 20, Fernández participará en la actividad de Bienvenida de los 5 Países invitados al G-7, el Teatro Cuvilliés en Munich Residenz, un edificio estilo rococó de mediados del 1700. Habrá allí un saludo al ministro presidente de Baviera -región que recibe la cumbre- Markus Söder, y consecuente firma del libro de honor. Se espera que luego de eso haya un espectáculo a cargo de la Ópera del Estado de Baviera, para dar paso a la foto de Familia con los Líderes de Países invitados y Organismos Internacionales. 

Así las cosas, a las 21 Fernández será parte de la cena ofrecida por el Ministro Söder, en honor de los señores Jefes de Estado y Representantes de Organizaciones Internacionales invitadas. La que tendrá lugar en el Salón Anticuario. 

El lunes será el día de mayor actividad de la comitiva. Al mediodía, a las 12, arribará Fernández al palacio Elmau y será recibido por el canciller Scholtz. Entrarán allí a la primera reunión plenaria y un almuerzo. Luego, a las 14.20 habrá foto de familia y el presidente tendrá una reunión bilateral con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen. Por la tarde, habrá otra bilateral de peso, con Scholtz. Y un rato después la Segunda Reunión Plenaria del G7.

A las 18.30 del lunes, en tanto, se celebrará una cena ofrecida por el canciller alemán en honor a los jefes de Estado. Se especula con que la comitiva oficial estará de regreso en la Argentina el martes o miércoles, dependiendo de otras actividades.