El nuevo presidente electo de Chile destacó los «muchos puntos en común» con Alberto Fernández

El mandatario chileno destacó que existe «una complicidad» con el presidente argentino y que comparten una visión del mundo que va a «permitir mejorar la integración en materia económica» entre ambas naciones.

Foto Gustavo Amarelle
Foto: Gustavo Amarelle.

El presidente Alberto Fernández mantiene este lunes en la Casa Rosada una reunión bilateral con su par chileno, Gabriel Boric, en la primera visita de Estado del mandatario del país vecino.

Los mandatarios posaron para la tradicional foto oficial en la escalera Francia de Casa de Gobierno, en el inicio de las actividades oficiales que el mandatario del país vecino llevará adelante en Argentina.

El presidente chileno Boric en Argentina

Por su parte, durante el ingreso a la residencia presidencial, Boric declaró a la prensa que tiene «muchos puntos en común» con su par Alberto Fernández en relación a la «transformación de la sociedad», y manifestó su intención de «mejorar la integración en materia económica» entre ambas naciones, durante su primer viaje oficial como jefe de Estado del país vecino.

«Estoy feliz de estar en Argentina, república hermana. Queremos tener la mejor relación no sólo entre los pueblos, sino entre los Gobiernos. Hemos tenido buenas conversaciones con Alberto Fernández y tenemos visiones de mundo con muchos puntos en común, donde la importancia de la transformación de la sociedad en función de la igualdad social es algo que nos mueve».

El mandatario chileno, que asumió en marzo, destacó que existe «una complicidad» con su par argentino y una visión de mundo que va a «permitir mejorar la integración en materia económica» entre ambas naciones. Y agregó que ambos son «amantes de la música, de la literatura» y que tienen «un profundo respeto por los pueblos hermanos» latinoamericanos.

En ese sentido, destacó que la intención de su Gobierno es «profundizar la relación con el pueblo hermano de la Argentina», al firmar una serie de convenios con el mandatario Alberto Fernández en el Museo del Bicentenario en Casa Rosada.

Además, aclaró que su objetivo es establecer relaciones «tanto con el Gobierno como con la oposición» del sistema político argentino.

«Creo que vamos a tener muy buena relación con Alberto Fernández y eso se va a ratificar en los acuerdos que vayamos firmando», subrayó.

En ese sentido, el presidente chileno aseguró que quiere «colaborar recíprocamente y tener intercambios en materia energética» con la Argentina y que por ese motivo está acompañado por el ministro de Energía, Claudio Huepe Minoletti.

Foto Gustavo Amarelle
Foto: Gustavo Amarelle.

«Queremos volver a situar a Chile en América Latina y nuestra prioridad son nuestros países hermanos», apuntó.

Boric dijo que si bien en el último tiempo su país «estuvo mirando en otras direcciones», como el norte del continente y el Pacífico, la «base» de su Gobierno será América Latina.

«Me parece importante replicar el espíritu de cooperación a lo largo y ancho de todo nuestro territorio», remarcó.

Finalmente, el mandatario chileno manifestó que acompaña al «pueblo argentino» en relación al reclamo por la soberanía de las Islas Malvinas y le envió sus «respetos» a los excombatientes.

«Presidente, aquí tiene a un aliado y a un cómplice en esta batalla por la desigualdad», señaló Boric.

Primera visita oficial de Boric en Argentina

Por su parte, Fernández apoyó la idea de Boric de que «Chile y Argentina no tienen una cordillera que los divide, sino que los une, y eso debemos atenderlo de una vez y para siempre».

Sobre la posibilidad de «hacer realidad» el corredor interoceánico entre la Argentina y Chile, Fernández abogó por «concretarlo lo más pronto posible».

De esa manera, dijo el presidente argentino desde Casa Rosada junto a su par de Chile, Gabriel Boric, se estaría «uniendo a Brasil con Chile y multiplicando nuestras capacidades comerciales».

Por otra parte, Fernández llamó a «modernizar todo lo que haya que modernizar pero con criterios de igualdad».

«Crecer y desarrollarse son cosas distintas, y el desarrollo tiene que llegar a todos», enfatizó Alberto Fernández en el marco de una declaración conjunta a la prensa que ambos mandatarios ofrecían este mediodía en el Museo del Bicentenario de Casa Rosada, tras la firma de acuerdos bilaterales.

Actividad presidencial

Boric había iniciado su agenda oficial a las 9.30 con una visita al Monumento al Libertador General José de San Martín, ubicado en la plaza que lleva el mismo nombre, frente a la Cancillería, donde depositó una ofrenda floral junto al ministro de Relaciones Exteriores, Santiago Cafiero.

Luego de la reunión bilateral, está previsto que los presidentes encabecen un encuentro ampliado con los ministros de ambos gabinetes, informó Presidencia.

Por parte de la Argentina participaban los ministros de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Santiago Cafiero; Defensa, Jorge Taiana; Cultura, Tristán Bauer; Economía, Martín Guzmán; la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti; la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz y el embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa.

En tanto, por Chile, estaban presentes las ministras de Culturas, las Artes y el Patrimonio, Julieta Brodsky; y la Mujer y la Equidad de Género, Antonia Orellana; el ministro de Energía, Claudio Huepe; el subsecretario de Relaciones Económicas Internacionales, José Miguel Ahumada; y la embajadora ante Argentina, Bárbara Figueroa Sandoval.

Boric respaldó el reclamo «justo, legítimo digno» de Argentina sobre Malvinas

El presidente de Chile, Gabriel Boric, reiteró este lunes su «respaldo» al «justo, legítimo y digno del pueblo y del Estado argentino» sobre las Islas Malvinas, y sostuvo que su país «parte desde América Latina» para «construir comunidad, región, cooperación e internacionalismo».

Durante la declaración conjunta realizada en Casa Rosada junto al jefe de Estado argentino, Alberto Fernández, tras la firma de acuerdos bilaterales, el mandatario trasandino señaló la vocación de su Gobierno de concentrarse en los «puntos en común» en la relación entre ambos países y apartarse de las «diferencias» que «hacen pensar» que se está «ante un abismo».

En el inicio de su visita de Estado, Boric reiteró la postura que ya había manifestado respecto del reclamo por la soberanía argentina sobre los archipiélagos del Atlántico sur y señaló que esa posición es la misma que adoptaron sus antecesores desde «Patricio Aylwin hasta Sebastián Piñera».

«No tengo dudas de qué lado estar. Por cierto, siempre del lado de la paz y estos conflictos se tienen que resolver de forma pacífica», dijo.

Boric también apoyó esa idea de la resolución diplomática de los diferendos inclusive respecto a la plataforma entre la isla de Tierra del Fuego y la Antártida, territorio reclamado por ambos países.

«La política de límites del Estado chileno es política de Estado. Nosotros podemos tener una diferencia, respecto de la plataforma continental antártica vamos a resolverla a través de los buenos oficios y la diplomacia. No va a impedir que profundicemos nuestras relaciones culturales, en materia energética, en materia económica y política», señaló.

El mandatario chileno había iniciado su alocución subrayando su interés por «profundizar la relación» con el «pueblo hermano» de la Argentina y dijo que esa construcción «tiene que ir más allá de las preferencias de los presidentes».

«Es una tradición de larga data que el primer lugar que visitan (los presidentes chilenos) es la Argentina. Hay una enorme frontera compartida. Por trayectoria personal, siento una profunda hermandad: me crié en la Patagonia y en la Patagonia no hay frontera. Ese espíritu de cooperación, replicarlo», expuso.

Consultado por la problemática de la reivindicación mapuche en territorios patagónicos, señaló que «no es un tema que haya inventado el presidente Piñera» ni tampoco «un tema que tenga que ver la soberanía argentina».

En ese sentido, remarcó que, en pos de resolverlo, se ha «elegido el camino del diálogo, que va a molestar a muchos, a quienes creen que a partir de la violencia se pueden conseguir cosas».

También respondió sobre los derechos humanos en materia internacional y dijo que al problema del doble estándar de «sectores de izquierda» se le opone «un doble estándar en materia de derechos humanos» por parte de «la derecha cuando habla de la tríada Venezuela, Cuba, Nicaragua».

«¿Por qué no me preguntan por los derechos humanos en nuestro país, o por el asesinato de líderes sociales en Colombia? Los derechos humanos se tienen que respetar de manera íntegra y el Estado tiene que promoverlos de manera íntegra en todos los lugares del mundo. No utilicemos el sufrimiento de pueblos para tratar beneficios de políticas internas», apuntó.

Respecto de los desafíos bilaterales, Boric señaló al cambio climático y a las crisis migratorias como problemáticas que desconocen «las fronteras de los Estados nación» y estimó que hay mucho para trabajar en conjunto por parte de la región.

«Chile parte desde América Latina. Si bien durante mucho tiempo estuvimos mirando en otras direcciones, hacia el norte y el Pacífico, con relaciones que queremos mantener y profundizar, nuestra base es América, y, desde ahí, vamos a construir comunidad, región, cooperación e internacionalismo», afirmó.