Edición n° 2701 . 14/04/2024

El Gobierno avanza con su plan motosierra y anticipa un recorte del 30% en el sistema ferroviario que impactará en el empleo

El ajuste iría «línea por línea», comenzaría en cuestión de días y muy posiblemente por el Ramal Sarmiento. Se habla de un recorte del 30% que impactaría en miles de empleos. Abrirán un plan de retiros voluntarios y de jubilaciones. Dudas respecto del futuro de las capas geológicas de funcionarios dejados en la gestión por los diferentes gobiernos.

La gestión libertaria de Javier Milei no detiene su plan de recortes sobre el sector público y es inminente la llegada de la «motosierra» al sistema ferroviario. Es que en La Rosada ya se tomó la determinación de recortar un porcentaje importante del gasto en operaciones ferroviarias.

La información circuló en todas las empresas y concretamente habla de una orden oficial de recortar el 30% del gasto. Eso implicaría un recorte de fuerte de empleados. Las estimaciones más duras hablan de una cifra final que sería de unos 4 mil trabajadores.

«Nos dijeron que van por un recorte del 15% y después de otro 15%. Nosotros interpretamos que eso tiene que ver con el gasto y no con el personal. No sería viable seguir manteniendo el servicio con ese ajuste en la plantilla», explicó una alta fuente sindical de la actividad a InfoGremiales.

No queda claro si es ajuste es un fin en si mismo o persigue convertirse en un paso previo. No es novedad para nadie que Javier Milei mencionó en varias oportunidades a las concesiones ferroviarias de pasajeros como ejemplos de privatizaciones potencialmente virtuosas.

La motosierra iría línea por línea y, según aseguran, la primera en pasar por el tamiz libertario sería la Línea Sarmiento. Allí se habla de unas 400 cesantías como primer mojón del plan.

El lugar en el que más está centrando la lupa el mileísmo es en las sociedades Administración de Infraestructuras Ferroviarias Sociedad del Estado (ADIFSE) y en la Operadora Ferroviaria Sociedad del Estado (SOFSE). Allí buscarán hacer pie con potencia.

Para alcanzar el número final se dispondrá, además, la prohibición de nuevas contrataciones, un plan de retiros voluntarios, como se hizo en Aerolíneas Argentinas y la jubilación compulsiva de quienes estén en edad de retiro.

«Para entender el costo de los ferrocarriles hay que hacer un análisis más de fondo. Le cargan a ferrocarriles obras que podrían estar en el presupuesto de otras áreas o de otras dependencias. Lo mismo la seguridad a lo que se le destina una fortuna y no tendría por qué ser cubierta por el presupuesto de los trenes», añadió.

La duda que surge en todos los casos es que ocurrirá con las capas geológicas de altos funcionarios y de cargos jerárquicos intermedios que dejó abrochados el macrismo y que todavía persisten en sus puesto de trabajo. Lo mismo ocurrió con otras gestiones. Implica avanzar con el ajuste sobre lugares en los que hay padrinos muy poderosos para cuidar.

Todos los conocedores del sector hablan de, por lo menos, unos 300 funcionarios que fueron quedando en sectores con cargos gerenciales duplicados. Es decir, salarios altísimos para prestaciones que se superponen.