Edición n° 2704 . 17/04/2024

“El Estado y las cooperativas van de la mano, en muchos sentidos”

El cambio de paradigma respecto a lo laboral puede permitir el crecimiento de una empresa y su profesionalización, a partir de la acción de diferentes actores de la economía social.

La Cooperativa de Trabajo Küdaw Limitada se dedica a prestar asesorías en temáticas administrativas contables y societarias a grupos pre cooperativos y cooperativas que precisan acompañamiento en su gestión.

Conformada formalmente en 2018, la entidad comenzó su servicio a través de la experiencia de una integrante con las cooperativas formadas por la Resolución 3026, de la mano de políticas públicas. Actualmente, funcionan como una consultora, atendiendo a cooperativas de trabajo y agrícolas. En 2020, adaptaron su modalidad de trabajo a la virtualidad.

“Hay mucha necesidad del servicio. Cuando surgimos, pasaba que, más allá de prestar servicios de acompañamiento de cooperativa a cooperativa, ante las necesidades que nos planteaban, había algunas que podían pagar honorarios, y otras que no”, contó la secretaria de la Cooperativa Kudaw, Sabrina García Díaz.

Esta situación, que aún hoy se mantiene, “es difícil, porque no somos el Estado. Somos trabajadores y trabajadoras. Si bien hacemos muchas asesorías gratis, charlas, llevamos años presentando un proyecto para que el Estado pueda generar una incubadora, y nosotros prestar el servicio”.

De esta manera, luego de una instancia oficial en la que se detecten los grupos pre cooperativos que surgen en la zona, la cooperativa cumpliría un rol como brazo del Estado, “entendiendo que el Estado y las cooperativas van de la mano, en muchos sentidos”, puntualizó la referente.

Los primeros pasos

“Hoy es fácil sacar una matrícula, pero después qué pasa. Ese grupo, ¿con qué se encuentra? No alcanza con dos o tres tutoriales, aunque es un avance tener en internet información que a veces era muy difícil de encontrar, o cuadernillos del INAES, pero en la práctica de la organización cooperativa hay un montón de desafíos que van desde lo técnico a la gestión. Y ahí hay un vacío que no se logra llevar adelante. Es tan importante la parte comercial de la cooperativa, como la parte administrativa y organizativa, porque una sin la otra no funciona”, indicó García Díaz, en diálogo con El Portal de las Cooperativas.

En su experiencia, manifestó que la necesidad de acompañamiento a las empresas se da posteriormente a su formalización. Principalmente, en relación a cómo funciona una cooperativa, el cambio de paradigma de trabajo y producción, y la función de las y los trabajadores como sujetos de derecho, responsables del funcionamiento de la estructura.

A lo largo de los años, Kudaw asistió a más de veinte cooperativas, y aún más grupos pre cooperativos. Actualmente, trabajan de forma regular para seis cooperativas, brindando asesoría e intermediación, a la vez que realizan formaciones, talleres, y se dedican a la resolución de conflictos. La atención a estas empresas se da sin importar la cantidad de asociados y asociadas, teniendo llegada a instituciones de entre tres y más de cien personas.

Todo este trabajo es gestionado por las seis personas que integran la cooperativa: “Nos ha costado un poco ampliarnos en cantidad de asociados, porque también es difícil explicar que no todo es pago, que hay muchas cosas que hacemos desde la militancia cooperativa”.

Crecimiento de la mano de políticas públicas

Desde su surgimiento, la empresa apunta a trabajar en conjunto con el Estado Provincial o Nacional para poder brindar soluciones a un mayor número de cooperativas. En esa línea, participan del Núcleo Promotor del Asociativismo, y de las actividades propuestas por el Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES), para estar en contacto con otras unidades productivas.

En este sentido, la secretaria de Kudaw expresó que “nos gustaría desarrollar esta Mesa, porque creo que, más allá de los cambios políticos, es importante organizarnos, tener mas contacto. Hay muchas cooperativas de trabajo pequeñas, medianas y grandes, y es necesario que nos conectemos, tener un pensamiento de unificación, territorial, más de anclaje, y que eso favorezca el intercambio comercial, y la cooperación entre cooperativas”.

Finalmente, García Díaz expresó que la Cooperativa de Trabajo Kudaw está experimentando un debate interno que se replica en otros grupos, sobre “encontrarle una vuelta a los programas de políticas públicas hacia el cooperativismo”.

“La Provincia de Buenos Aires está teniendo políticas públicas muy interesantes y muy útiles para el sector cooperativo, y por primera vez, para cooperativas de todos los tamaños. Pero también tiene que haber una política direccionada a que haya trabajo genuino, y que las cooperativas lo generan”, puntualizó.

En esa línea, concluyó: “Somos un movimiento social, por el formato, por ser parte de la economía social, y eso no quiere decir informalidad ni terciarización. Creemos que se necesita una política pública que realmente impulse el trabajo y producción, y que el cooperativismo no sea asistencialismo. Que sea para lo que realmente surgió, y se consolidó. Esa esencia del cooperativismo, de ser dueño de tu propio destino, tiene que hacerse carne en la política pública”.