Edición n° 2702 . 15/04/2024

El empleo se mantiene en terreno positivo

Por ahora, la inflación y la incertidumbre por la debilidad de reservas no impactaron en una reducción del mercado de trabajo.

El nivel de empleo se mantuvo en terreno positivo durante julio, a pesar de la situación inflacionaria y de incertidumbre macroeconómica por la debilidad de reservas en el Banco Central. De todas maneras, el dinamismo del mercado de trabajo es bastante menor al que se registraba a comienzos de año. Para los próximos meses, la aceleración de precios y la fuerte suba de tasas de interés amenaza la marcha del empleo.

Según la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) que publica el Ministerio de Trabajo, en julio el nivel de empleo privado registrado en empresas de más de 10 personas ocupadas tuvo un incremento de 0,1 por ciento en relación al mes anterior. Además, las expectativas de las empresas respecto a la contratación de personal para los próximos tres meses siguen siendo positivas.

En relación a junio, subieron tanto la tasa de entrada como la tasa de salida. La incorporación de personal fue en julio del 2,3 por ciento, mientras que la reducción de la plantilla se ubicó en el 2,2 por ciento. En términos interanuales, se observa un aumento del empleo de 2,6 por ciento, y en relación a febrero de 2020, previo a la pandemia, se ubica casi un punto porcentual por encima.

A nivel sectorial, en general se registraron leves subas mensuales en el empleo privado. Por ejemplo, hubo incrementos del 0,2 por ciento en el rubro comercial, del 0,1 por ciento en transporte y almacenamiento y del 0,4 en servicios financieros. En tanto, la industria manufacturera permaneció estable y cortó con su racha positiva, al tiempo que la actividad de la construcción tuvo una retracción del 1 por ciento.

A pesar de la desaceleración en la creación neta de empleo, las expectativas empresarias en cuanto a la contratación de personal para los tres meses siguientes (agosto, septiembre y octubre) continuaban siendo positivas en julio. 

Recuperación

Los datos consolidados del sistema previsional muestran que hasta junio la dinámica del mercado de trabajo todavía era algo más positiva. En ese momento, el avance mensual en la creación de empleo fue de 0,5 por ciento, que se habría reducido al 0,1 por ciento en julio según la EIL.

En términos absolutos, en junio se crearon 31.161 puestos de trabajo en el sector privado, lo cual implicó el avance mensual número 18 en forma consecutiva. El sector que mayor incidencia tuvo en la creación de empleo fue comercio, con 7100 nuevos puestos, seguido por la industria manufacturera (6300 puestos), construcción (5300) y turismo (5000). 

A mitad de este año, el empleo privado registrado se ubicaba en alrededor de 6.161.000 puestos, en los máximos niveles desde comienzos del 2019. En abril de 2018, cuando comenzó el proceso de destrucción del empleo que a partir de allí fue ininterrumpido a lo largo de la gestión Cambiemos, el empleo total era de 6.281.000 puestos.

Sectores y regiones

“Con el incremento del empleo de junio, nueve de los catorce sectores ya operan en niveles de empleo superiores a la prepandemia, otros tres siguen creciendo y se aproximan a dicho umbral y de los tres restantes, que continuaron destruyendo puestos de trabajo luego de julio de 2020, solamente uno no crea empleo actualmente –el sector de salud–. Sin embargo, aún no se logró recomponer el empleo perdido durante el gobierno de Cambiemos, ya que faltarían generar 104 mil puestos de trabajo«, indica un informe del CEPA, elaborado en base a a los datos oficiales de empleo.

Además del aporte de los sectores más intensivos en mano de obra, como comercio, industria manufacturera y construcción, un rubro especialmente dinámico es turismo, como contrapartida del fuerte deterioro que sufrió a lo largo de la pandemia. «Turismo lleva 12 meses consecutivos de crecimiento. Si bien en junio continuó creciendo al 2 por ciento, aún se encuentra sensiblemente por debajo de los niveles de prepandemia en un 3,7 por ciento», indica el CEPA.

A nivel regional, el NEA y el Centro sostienen el mayor dinamismo. En tanto, «las regiones de las regiones de Cuyo y el NOA, las más afectadas por la pandemia, ya registran niveles cercanos a los de prepandemia”, destaca el CEPA.