El campo PRO se devoró la Mesa de Enlace

Luego de 4 horas de reunión con la agroindustria, emitieron un comunicado sin el paro. Un rato después, Enlace se vio con autoconvocados que forzaron el lock out.

( Por Leandro Renou ) Dos afirmaciones en esta historia son ciertas: el Gobierno tuvo serios errores de política y descordinación interna que prolongaron el impacto de los faltantes de gasoil y, a la vez, la Mesa de Enlace se vio arrastrada por productores autoconvocados penetrados por el PRO para ir a un paro el 13 de julio, medida que buena parte de la ruralidad y la agroindustria no acompañan. 

La crónica de los hechos tiene pocos misterios. El miércoles a las 10 AM, en la Sociedad Rural (SRA), las cuatro entidades de la Mesa (SRA, CRA, Coninagro y Federación Agraria), se reunieron por período de cuatro horas con diferentes cámaras de la agroindustria como CIARA, Bolsa de Cereales, el Consorcio exportador de Carnes ABC, Argentrigo, los Molineros y hasta los transportistas de la FADEEAC, entre muchos otros. Hubo en esa instancia un debate con fuertes críticas al accionar del Gobierno, se relataron problemas de chacareros para conseguir gasoil en precio y hasta se admitieron datos que maneja la Secretaría de Energía: que en marzo y abril hubo demanda récord por mayor actividad y que luego hubo recorte de importaciones por parte del Gobierno. 

En ningún momento, en ese debate, se blanqueó al decisión por parte de Enlace de ir a un cese de comercialización de granos carnes el 13. Antes de finalizar, los presentes elaboraron un documento duro con el Gobierno pero sin menciones al lock out. Luego, foto de todos sonrientes cierre del evento. Pero hubo un rato más tarde una segunda tanda de dirigentes que se reunieron con la Mesa: algunos agropecuarios y varios autoconvocados, la rama más penetrada políticamente por Juntos por el Cambio. Así, unos minutos después, la Mesa de Enlace dio a conocer un comunicado sin el paro, que terminó confirmando en una conferencia de prensa. 

El gesto generó sorpresa por parte de los presentes a la mañana, dado que además muchos venían colaborando con el Gobierno para buscarle una solución al tema gasoil y otros habían sido beneficiados por la medida oficial de aumentar el corte de biodiesel para aumentar la demanda de un fluido escaso. 

«Nosotros no tenemos por qué consensuar una medida de fuerza con la cadena, sólo escuchamos a las bases, a los chacareros», dijo a Página I12 una fuente de las cuatro entidades, admitiendo que el lock out fue una medida unilateral presionada por los mismos sectores que terminaron apurando el tractorazo de meses atrás a la Plaza de Mayo. La Mesa, que nació en el conflicto de 2008 por las retenciones móviles, viene en un proceso de desgaste en su representación y está siendo prácticamente devorada en su dinámica por los autoconvocados. Por esa razón fue que se creó el Consejo Agroindustrial (CAA), que buscó despegar del nexo de conflicto eterno del campo con el peronismo, para instalarse en un escenario de negociación abierta. 

Hasta el Presidente Alberto Fernández se refirió al tema: «Estamos importando un montón de gasoil. El mayor costo de importaciones es energía en gasoil. Lo que tienen que entender es que en todo el mundo falta el gasoil, no es que le falta a la Argentina. Está claro que ese problema lo tenemos, pero ese problema no se resuelve con un paro», dijo en una entrevista con C5N. Y admitió que el país no produce la cantidad de gasoil necesaria para afrontar «un crecimiento y una demanda de energía tan grande» como la que se está demandando actualmente. Por último, destacó que «si los chacareros quieren sacar sus granos es porque han producido un montón y están demandando un montón de camiones, y esos camiones demandan gasoil». Durante este viernes, en un acto en La Rioja, volvió a hablar del tema y dijo que «la solución que encuentran es proponer un paro? Déjenme de embromar, busquen una mejor solución». 

La realidad es que las razones del paro son políticas y personales. El párrafo final del comunicado, firmado por todos, no sólo no avisa el lock out, sino que tiene tono propositivo. «Por todo ello -cita-, los aquí presentes estamos plenamente comprometidos y somos actores claves en la transformación y en la generación de soluciones para el desarrollo de la Argentina. Vivimos un momento histórico, que le da a nuestro país una oportunidad excepcional que no debemos dejar pasar. Seguiremos trabajando para hacerlo realidad». 

«Son unos mamarrachos», dijo a este diario uno de los industriales del interior que participaron de esa reunión y que se sorprendió por la medida. Este mismo actor reconoció que el Gobierno «manejó muy mal el tema, pero también es cierto, y se charló en la reunión con Enlace, que hay faltantes mundiales de energía». Otro de los enojados aportó otras razones: contó que uno de los directivos de Enlace le blanqueó que la idea era responder a la presión de los autoconvocados. También aseguran varios de los presentes que el paro se forzó para sostener a Chemes, titular de CRA, que está en una batalla por sostenerse en el cargo ante una avanzada que viene a desplazarlo desde Córdoba. Asimismo, la Rural está a las puertas de elecciones y las radicalizaciones suman voluntades. 

«Se quejan pero esto no es tan grave, no es un paro», se desmarcó ante la consulta de este diario una fuente de FAA. Esa bajada de un cambio, también tiene una explicación: cuando se enteraron del paro, varias entidades se quejaron de que les tendieron «una trampa» al invitarlos a una reunión sin decirles cuál era el objetivo posterior.