Edición n° 2742 . 25/05/2024

El campo eligió, ¿sorpresa o racionalidad?

Después de las elecciones generales y de cara al ballotage que definirá quién será el próximo presidente de la Nación, la Unidad Nacional aparece como la opción racional respecto al rumbo que tomar el país. La opción irracional propone la eliminación de los adversarios, del Banco Central, de la moneda nacional, del comercio exterior con países supuestamente comunistas o socialista.

Por Matías Strasorier y María Rizzo*

El resultado electoral del domingo 22 de noviembre ubicó a Sergio Massa, como el candidato más votado con el 36,68%, con más de 3 millones de votos que en las PASO. En segundo lugar, se ubicó Javier Milei con menos del 30%, básicamente mantuvo los votos conseguidos en las PASO. La gran perdedora fue Patricia Bullrich, candidata de Juntos por el Cambio (JxC), que tercer lugar con el 23,83%, perdió alrededor de 6 puntos respecto de las PASO. Para muchos fue una sorpresa.

El diario Clarín tituló: El campo votó a Milei y a Massa, y Juntos por el Cambio quedó relegado en zonas rurales.

En el interior de la nota declara textuales como “Las elecciones presidenciales en Argentina sorprendieron a todos y dejaron en shock a muchos”. Equivocadamente expresa que en“Córdoba y Santa Fe (donde JxC había ganado las elecciones para gobernador) la fuerza quedó relegada al tercer lugar en las presidenciales”, olvidándose que en la provincia mediterránea la gobernación la ganó el peronista Martín Llaryora. A pesar de esto remarca que JxC perdió la disputa presidencial. También resalta el triunfo de Unión por la Patria en Entre Ríos.

Aunque el acento del artículo está puesto en la provincia de Buenos Aires, en donde el actual gobernador Axel Kicillof obtuvo un contundente respaldo del electorado con casi el 45% de los votos. Sergio Massa como candidato a presidente aumentó 8 puntos más que en las PASO, llegando al 42,87%. “En el norte bonaerense, la llamada zona núcleo, donde están los campos más productivos del país, JxC ganó únicamente en Pergamino, Rojas, Gral. Arenales y San Antonio de Areco. El resto estuvo ampliamente teñido del azul de Up. Y LLA únicamente logró imponerse en Capitán Sarmiento y hacia el extremo oeste, en Gral. Villegas y Rivadavia”, dice la nota que deja la letra P correspondiente a Patria, en minúsculas, consiente o inconsciente, vaya uno a saber.

También resalta los triunfos de Massa en “Carlos Tejedor, Pehuajó y los distritos más cercanos al conurbano”, “Rauch, Azul, Tapalqué, Ayacucho y Olavarría, Gral. Guido y Pilar”, “en Salliqueló, Guaminí, Daireaux, Tres Lomas e Hipólito Irigoyen”.

Como lo hemos expresado, en esta disputa electoral se dirimen dos proyectos de país contradictorios:

“Un proyecto de país unitario, portuario, exportador de materias primas (primarizante), liberal en lo económico, con la mirada puesta en el exterior y obediente a los mandatos de las potencias del capitalismo imperialista y/o transnacional.La otra ruta propone un proyecto nacional, federal, inclusivo, industrialista, estatista, mercado internista, con la mirada puesta en cada habitante de la Patria y la Patria Grande, obediente al pueblo, rebelde ante la injerencia externa y los poderes transnacionales” (Nodal 20/10/2023).

Esta diferencia entre los dos proyectos contrapuestos en materia de producción agroalimentaria, resulta determinantepara las economías delas  provincias y de territorios en los que la producción agropecuaria son el motor del desarrollo. Lo cual quedó expuesto ante el hecho de la incorporación de Argentina al BRICS, momento en que debieron mostrar sus cartas Javier Milei y Patricia Bullrich, manifestándose opositores a la incorporación de la República Argentina al bloque y declarándose a favor del alineamiento con EEUU e Israel.

En el sector, quienes producen y trabajan, saben que para la soja el principal destino del poroto es China y el del aceite es India, que para el trigoes Brasil.Que en el sector cárnico, alrededordel 80% del volumen de exportación tiene como destino China.

Pero además las relaciones comerciales con el BRICS, tienen un impacto federal, como lo mencionamos en el artículo “BRICS: Otro ladrillo más en la pared” (Motor Económico, 3 de septiembre de 2023):

El mayor impacto en el comercio exterior de la Argentina lo hacen la provincia de Buenos Aires con el 37,9%; Santa Fe con el 22% y Córdoba con el 14,8%. Mientras que el aporte de cada provincia en las exportaciones nacionales es menor al 5%, pero el impacto de los BRICS en sus exportaciones resulta muy importante en la economía provincial. Por ejemplo, el aporte del comercio con los BRICS para Río Negro es del 27,3 %, mientras que su participación en las exportaciones nacionales es del 0,5 %; para el caso de San Juan su comercio exterior con los BRICS es del 46,1% mientras que su participación en las exportaciones nacionales es del 1,3%.

De esta manera el impacto de vincularse económicamente con los BRICS resulta de gran importancia para las provincias argentinas. Para Entre Ríos las exportaciones con los países del BRICS corresponde al 40,7% de las exportaciones de la provincia; para Catamarca el 37%; Misiones el 34%; Chaco el 31,3%; La Rioja el 30,5%; La Pampa el 26,3%; Mendoza el 25,1%; Tucumán el 24,3%; Santiago del Estero el 23,1%; San Luis el 20,7%; Corrientes el 17%; Chubut el 16,8%; Salta el 13,9%; Formosa el 12,1%. Más relegadas quedan Tierra del Fuego con el 9,2%; Neuquén con el 9%; Santa Cruz con el 3,2% y Jujuy con el 2,5%.

Por esto no nos resulta extraño que el sector productivo apoye un proyecto que defienda sus intereses, habrá mercados, fomente la producción y el trabajo. La defensa de los intereses propios es casi un principio de sobrevivencia para los productores, que ya sufrieron en el período 2016-2020 el impacto de un programa de gobierno especulativo financiero, como también lo sufrieron en el período 1990-2001.

La Unidad Nacional en el agro

El domingo en su discurso post electoral, Sergio Massa declaró que el rumbo que impulsaría como presidente es la Unidad Nacional, lo que ya forma parte de su campaña. Esto requiere pensar, diseñar y ejecutar un programa productivo, sustentable, federal e inclusivo. Un programa que promueva la producción y genere trabajo en cada localidad del territorio nacional. Que proteja y cuide la biosfera y su biodiversidad, pero sobre todo que ponga en el centro a la comunidad organizada, a la mujer y al hombre, subordinando la mercancía a la felicidad del pueblo, fin último del peronismo.

Este programa sustentable en lo económico, en lo ambiental y en lo social, debe basarse en el conocimiento de punta aplicado a la producción. Es por eso que desde el CEA_Agro (Centro de Estudios Agrarios), aportamos a la construcción de un programa agroalimentario en marco de la Unidad Nacional desde las ideas y las acciones, con la direccionalidad de lo que llamamos el Plan 4B. Un plan basado en al bioeconomía y la bioética, que promueve la producción agroalimentaria extra pampeana como motor del desarrollo local, basada en Polos Tecnológicos Agroalimentarios en los que se genera y brinda conocimiento científico-tecnológico para dar respuesta a los productores.

Este plan de impacto local en cuanto a generación de trabajo y aumento de la producción, genera también un impacto en la generación de divisas, debido a que libera saldos exportables que se producen en la región central. Por ejemplo, por cada litro de leche producido en un territorioextra pampeano, destinado al mercado local, se libera un litro de leche de saldo exportable en la cuenca láctea (ejemplo Villa María), contribuyendo así a aumentar las exportaciones.

El camino de recuperación de la Argentina es la Unidad Nacional, y en materia agropecuaria impulsar la producción extra pampeana de alimento como motor del desarrollo federal e inclusivo, es un aporte fundamental para sumar dicha unidad a los pequeños y medianos productores, a las cooperativas, a las agropymes, al campesinado, a las y los trabajadores agrarios, e indirectamente movilizar la actividades secundarias de cada localidad.

*Strasorier es Director del Centro de Estudios Agrarios, Argentina. Maestrando en Estudios Sociales Agrarios (FLACSO) y Analista agropecuario.

Rizzo es co-Directora del Centro de Estudios Agrarios, Médica Veterinaria, maestranda en Desarrollo Regional y Políticas Públicas de FLACSO y analista agropecuaria.