Edición n° 2772 . 24/06/2024

EE.UU presiona a Latinoamérica para que se enfrente a Rusia: ¿ Y Argentina que hará?

 (Sputnik/ Lucía Barrios ) — Muchos creen que el conflicto en Ucrania está lejos y que más allá de las consecuencias económicas a causa de las sanciones a Rusia, Latinoamérica no es parte de esta situación. Pero eso no es cierto.A través de presiones monetarias, sanciones, préstamos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y la asistencia policial o militar, muchos Gobiernos latinoamericanos son presionados por EEUU para que se enfrenten a Rusia.

«EEUU presiona a los países latinoamericanos para que se posicionen en contra de Rusia. Es una práctica tradicional de Washington. Y ante la gravísima situación del conflicto en Ucrania, EEUU ha redoblado su presión contra Latinoamérica», dijo a Sputnik el politólogo argentino, doctorado en la Universidad de Harvard, Atilio Borón.

El analista, quien también es sociólogo, profesor de la Universidad de Buenos Aires e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), señaló que hay un «inusual activismo» de parte de los funcionarios del Departamento de Estado y de las embajadas de EEUU en varias capitales latinoamericanas urgiendo a los Gobiernos a acompañar la posición de Washington en contra de Rusia, como fue en la Asamblea General de Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La Asamblea General de la ONU aprobó el pasado 7 de abril la suspensión de Rusia del Consejo de DDHH de la organización con 93 votos a favor, 24 en contra y 58 abstenciones.EEUU y sus aliados impulsaron la medida en relación con las supuestas atrocidades en la ciudad ucraniana de Bucha, que Rusia califica de «montaje» y «provocación».Rusia lanzó el 24 de febrero una «operación militar especial» en Ucrania alegando que las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, previamente reconocidas por Moscú como estados soberanos, necesitan ayuda frente al «genocidio» por parte de Kiev.Uno de los objetivos fundamentales de esa operación, según el presidente Vladímir Putin, es «la desmilitarización y la desnazificación» de Ucrania.Según el Ministerio de Defensa ruso, los ataques militares no están dirigidos contra instalaciones civiles, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

¿Fue exitoso?

Borón se preguntó si las presiones de Washington sobre América Latina realmente resultaron exitosas para los países de la región que se opusieran a Rusia ante ONU o en el G20.»Si bien no obtuvo los resultados deseados porque cuando uno mira lo que sucedió, de los 33 países de la Celac [Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños], aproximadamente la mitad no acompañaron la iniciativa de EEUU, algunos oponiéndose y otros absteniéndose», agregó.Consideró que lo que fue un «desplante» para EEUU es que inicialmente Washington quería que los gobiernos a los que había presionado, entre ellos los de América Latina, pero también algunos de Europa y África, propusieran de la expulsión de Rusia del consejo de seguridad.»Lo que habría sido un despropósito gigantesco y habría puesto fin al sistema de Naciones Unidas», señaló Borón.Dijo que EEUU consiguió suspender a Rusia, pero advirtió que hay un «problema de información muy serio», ya que el documento de la ONU «es muy vago».»Algunos dicen que esta suspensión solamente sucede cuando se discute el tema de las operaciones militares de Rusia en Ucrania, otros dicen que es una suspensión hasta el informe definitivo. Hay un margen de variedad en la documentación que sale de la ONU. Hablé con varios investigadores y ninguno pudo decirme si está expulsión temporaria afecta a todos los temas que trate el consejo o Rusia va a ser expulsada de la discusión en Ucrania», afirmó.