Edición n° 2799 . 21/07/2024

Economías Regionales: Cornejo en sintonía Libertaria 

El gobernador mendocino, radical de afiliación y antipatria de acción, pragmáticamente se alineó con la política libertaria en su dirección política de destrucción de la producción nacional y libre mercado. Nada nuevo, con Macri el cornejismo comenzó la destrucción del aparato productivo mendocino, con Milei solo lo retoma y profundiza.

( Por Bruno Ceschin y Florencia Escartín*) Hay un plan sistemático de ruptura TOTAL del entramado productivo de nuestras economías regionales, está claro que no es de ahora. Pero con la Ley BASES, propuesta por Javier Milei, diseñada por Sturzenegger y Caputo -entre otros de los mismos que diseñaron y ejecutaron la economía con Macri-,  no quieren dejar NI LAS BASES de agregado de valor en origen, ni de ninguna política estatal que refiera a la asistencia de los pequeños y medianos productores de la provincias. mal llamado “el interior”. Y esto se observa a través del desguace total de las políticas públicas para el sector AGROPYMES. 

Quienes producen y trabajan están a la deriva total. El libre mercado y la apertura de importaciones como direccionalidad del gobierno nacional, acompañado de una retirada del estado se refleja en el gobierno mendocino. La mentira tiene patas cortas, sin embargo es un modus operandi de Alfredo Cornejo, como antecedente ver la nota N° 24 del libro “Las 50 Sombras del Agro”, lo cual tiene en común con Milei.

En materia agroalimentaria se notan las mentiras de Javier Milei sobre el control de la inflación. La mesa de los argentinos no tienen alimentos ni de calidad, ni a buen precio, porque sencillamente los SALARIOS perdieron poder adquisitivo, por ende no hay capacidad de compra. En este círculo vicioso los que pierden son los productores de las diferentes cadenas regionales, ya que los productos de las economías regionales tienen como principal destino mercado el argentino, que representa entre el 75% y el 90%.

En el programa político-económico de Milei, el precio de los bienes y servicios está liberado pero está “intervenido” el precio de la fuerza de trabajo, o sea salario, se reduce el consumo de los trabajadores, por ende cae la demanda. Esto se traduce en el bolsillo de los productores de las economías regionales. Cae el consumo de carne vacuna, el de lácteos, de frutas, de vinos, etc. Y eso agranda la bola de nieve, que continúa creciendo, sumando actores económicos arrasados por la política económica. 

Como principales indicadores aparecen empresas AGROPYMES que despiden trabajadores, empresas de la industria agroalimentaria que cierran o productores que tiran o no cosechan la producción.

Un indicador en Mendoza es el cierre definitivo de la ex-Canale, en la localidad de Real del Padre, al sur de la provincia. En la localidad, el golpe impacta en 30 familias que pierden la fuente de ingreso. Esta planta fue fundada en el año 1942, comenzando con la elaboración de conserva de tomate, luego se incorporaron las conservas de durazno y pimiento, el secado de frutas y las líneas de producción de mermeladas y dulces.

Esto tiene dos responsables directos, el gobierno provincial de Alfredo Cornejo y el gobierno nacional de Javier Milei. Política como retirar al estado de la lucha antigranizo, algo fundamental para la producción mendocina; o la desaparición del IDR (Instituto de Desarrollo Rural), una institución emblema en la producción agropecuaria mendocina, son dos ejemplos.

El granizo en los últimos 8 años golpeó a los más pequeños, el 75% de los productores que denunciaron daños por contingencias climáticas, tienen menos de 10 hectáreas cultivadas. Y de este universo, casi el 50% tienen menos de 5 hectáreas. A su vez los costos de una hectárea de malla antigranizo según sea la altura y tipo de producción (vid, fruta, hortalizas) se cotiza entre los 4 mil y 7 mil dólares por hectárea. Está claro que estos pequeños productores no podrán acceder a créditos para poner malla antigranizo y proteger su producción. 

En esta misma línea de la motosierra Cornejo decidió dejar de participar como socio fundador en el Instituto de Desarrollo Rural (IDR), lo que implicaría que esa institución deje de funcionar. No podrá llevar adelante los programas de financiamiento y de asistencia técnica que realiza con los productores de la provincia, no podrá realizar los informes y estadísticas productivas que sirven de información para la toma de decisiones. 

Finalmente y en la dirección de continuar abandonando la producción y a los productores de Mendoza. El gobierno de Mendoza decidió derogar la ley de contrato agrícola. Esto significa que los productores se quedarán sin una herramienta que, en la actualidad, les permite tener un documento con el cual defender su producción. les permite fijar precios a su producción y esquemas de ajustes, la modalidad y plazos de pagos, el compromiso de los industriales de cumplir un contrato y que los industriales se aseguren la entrega de la materia prima que necesitan, les permite la exención del pago del impuesto a los sellos y demás aportes provinciales. Implica dejar a los productores librados a la suerte del mercado y al poder concentrado de la industria. Siendo estos los eslabones más débiles de la cadena sin la ley quedan desprotegidos y a merced de la informalidad e ilegalidad. 

Pero la bola de nieve se agranda y de la cordillera baja hasta Entre Ríos, donde los productores de cítricos tiran mandarinas a la basura por falta de “demanda”. Es que no les cierran los números, percibe un precio de $40 a $50 por kilogramo de mandarina, que no llega a cubrir los costos productivos totales. El productor de Chajarí y dirigente de la Federación Agraria Argentina, Elvio Calgaro, declaró que “Llegaron las lluvias, acompañadas justamente con el problema del receso económico que hay. El poder adquisitivo de la gente se cayó, se desplomó, eso es lo que nosotros notamos, y por lo tanto hay un poco más de fruta pero menos consumo”. El productor reflexiona que “Hay un problema serio en el consumo, no hay fuerza, porque si hoy te pagan 150 pesos un kilo, a la fábrica ya no le están cerrando los números tampoco a 150. Enfrente tenés un litro de gasoil que en el interior vale 1300 pesos. ¿Cuántos kilos necesitas de mandarina para comprar un litro de gasoil?”.

La política libertaria, en realidad es la política unitaria, es el liberalismo mitrista, es un proyecto de país que excluye a las y los argentinos del interior, a sus productores, trabajadores y agropymes. En Entre Ríos, en Mendoza, en Misiones, en La Rioja, etc etc, aparecen los síntomas de la destrucción de las economías locales de cada región.  En Mendoza, Cornejo acompaña este rumbo, contrario a lo que necesitan quienes producen y trabajan en Mendoza.

*Ceschín es diputado provincial mandato cumplido; Escartín es concejal departamental de Gral Alvear. Ambos integrantes del Centro de Estudios Agrarios (CEA_AGRO)