Edición n° 2803 . 25/07/2024

Dura crítica de los gobernadores del PJ y del kirchnerismo al gobierno de Milei: “No desfinancia a los gobiernos sino al pueblo”

  • En un comunicado que difundieron horas después del encuentro que mantuvieron en la Casa Rosada con el Presidente y el resto de sus colegas provinciales, los mandatarios del PJ insistieron en que se coparticipe el impuesto al Cheque, que no es coparticipable, sin restituir el pago de Ganancias, como pretende la gestión de La Libertad Avanza, con acuerdo de la mayoría de los gobernadores.

Ocho gobernadores, seis del peronismo y dos de fuerzas provinciales kirchneristas, difundieron este martes por la tarde un comunicado muy duro contra el gobierno de Javier Milei, en el que piden que se coparticipe el impuesto al cheque y que se deje tal cual está el impuesto a las Ganancias (que sí es coparticipable) y, por lo tanto, no se retrotraiga la ley de este impuesto a como era antes de la reforma impulsada por Sergio Massa.

El comunicado fue firmado por los seis gobernadores del Partido Justicialista, el de Buenos Aires, Axel Kicillof; La Pampa, Sergio Ziliotto; Catamarca, Raúl Jalil; Tucumán, Osvaldo Jaldo; Formosa, Gildo Insfrán; La Rioja, Ricardo Quintela; y por el de Santiago del Estero, Gerardo Zamora (Frente Cívico por Santiago), y el de Tierra del Fuego, Gustavo Melella (Concertación Forja).

“El Gobierno nacional comenzó a aplicar un plan económico que incluyó una devaluación del 118% —la más grande de la historia— sin medidas compensatorias para los trabajadores y los sectores medios. A partir de ello, se desencadenó de inmediato una aceleración del proceso inflacionario que afectó el poder de compra de la población. Una de evaluación no es solamente un ajuste sino que implica una descomunal transferencia de ingresos desde los sectores trabajadores que tienen sus salarios en pesos hacia los sectores empresariales concentrados y dolarizados”, dice el comunicado.

Los gobernadores opositores, que fueron los más oficialistas durante la gestión de Alberto Fernández, señalaron que “junto con la pérdida de recursos coparticipables, el freno de la obra pública, la anunciada reducción de subsidios y demás medidas”, el plan económico anunciado por el ministro de Economía, Luis Caputo, la semana pasada “afecta directamente a los recursos provinciales: no desfinancia a los gobiernos sino los pueblos que habitan las provincias argentinas”.

“Es fundamental la búsqueda del diálogo y los consensos para que las provincias recuperemos los recursos que nos corresponden y que son esenciales para contemplar las situación social, dar respuesta a las necesidades de nuestro ciudadano y apostar, a la vez, al desarrollo armónico del país. En este sentido, consideramos que la reversión del impuesto las Ganancias no sería el camino adecuado ya que afecta derechos de los trabajadores. Es por eso que seguiremos insistiendo en la búsqueda de otras herramientas de compensación como lo es la participación de impuesto al cheque. Una vez más reafirmamos nuestro compromiso con el federalismo”, concluyeron.

Como se explicó en esta nota, las últimas estimaciones marcaban que, después de los cambios impulsados por Massa, alrededor de 90 mil personas pagaban el impuesto a las Ganancias, menos del 1% del total de asalariados, jubilados y pensionados. Este es el número más bajo de las últimas décadas, muy lejos del récord de los 2,8 millones de personas que llegaron a pagar este tributo en 2013.

Pero la idea del Gobierno de Milei sería retrotraer la situación a antes de septiembre, es decir, eliminar el cambio impuesto por Massa y votado por el Congreso. 

Si bien todavía no hay nada oficializado, distintos cálculos estiman que de aprobarse el borrador de ley que, según circuló, presentaría el Gobierno, el nuevo límite mediante el cual se empezaría a pagar el impuesto sería de casi $ 1 millón brutos por mes, lejos de los $2.340.000 que serían los 15 salarios mínimos marcados por la ley actual.

Así, como los cambios de Massa generaron que alrededor de 800 mil personas dejaran de pagar el impuesto, es probable que ese mismo número se sume nuevamente a pagar Ganancias, o incluso más personas según cómo se actualicen los salarios estos meses de alta inflación.

Y este no es un detalle menor. Con una inflación de noviembre que el INDEC informó en 12,8% y con números preliminares de diciembre que se estiman bastante mayores, es probable que la forma de actualización del mínimo no imponible sea aún más importante que el monto nominal que fije la nueva ley

Es decir, si una nueva ley fija el nuevo mínimo no imponible para enero y no se actualiza el límite del impuesto hasta finales de 2024, tal vez muchísima más gente empiece a pagar el impuesto debido a los aumentos de sueldo que, si bien podrían perder contra la inflación, harían que cada mes nuevos trabajadores paguen el impuesto.

JJD