Edición n° 2648 . 21/02/2024

Diez puntos contra la violencia digital de género

La envergadura del encuentro es inédita. Busca enfrentar a la violencia machista ante el vacío legal que caracteriza el medio.

Por Mariana Carbajal

Organismos internacionales y de derechos humanos, instituciones académicas y ONG de tecnología, mujeres, niñeces y diversidad firmarán este jueves un compromiso de diez puntos contra la violencia digital de género. Es una iniciativa inédita, por su envergadura, impulsada por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, frente al vacío legal para enfrentar esta forma de violencia machista, que sobre todo se replica en redes sociales y atenta contra la participación en el debate público y en la vida política y también contra la vida íntima de miles de mujeres, adolescentes, niñas y personas del colectivo LGBTIQ+. Una de cada 3 mujeres en Argentina ha sufrido violencia on line, según datos de Amnistía Internacional. La mayoría de los hechos queda impune.

“Se trata de un importante acuerdo que busca coordinar acciones para lograr un ambiente digital libre de violencia por razones de género. Además visibiliza un problema que no siempre se toma en serio, porque hay una tendencia a creer que lo virtual daña menos, y para nosotros lo virtual es real”, explicó a Página/12 la abogada especializada en Protección de Datos Personales de la Defensoría del Pueblo, María Julia Giorgelli. Llevar adelante campañas de concientización, desarrollar materiales de prevención, establecer canales de diálogo con las empresas dueñas de las plataformas digitales, y promover normativas más protectoras de las mujeres y disidencias, son algunos de los ejes del acuerdo.

Así como las mujeres y otras identidades transitan los espacios públicos presenciales con temor, con menos libertad, de que algo les suceda, eso también pasa en los entornos digitales por el miedo que genera el disciplinamiento de la violencia de género digital. “Si tengo ganas de practicar sexting estoy preocupada porque esa foto se difunda, si publico una opinión en internet puedo estar sufriendo discursos de odio machistas. Todas estas violencias son disciplinamientos a la libertad de las mujeres en internet, y merman nuestra capacidad de transitar estos territorios”, dijo a Página/12 Lucia Fainboim, directora de Educación de Faro Digital, una de las entidades firmantes, que hace varios años trabajan en la lucha de la violencia de género digital, sobre todo dando talleres a estudiantes secundarios en escuelas, y también a docentes y directivxs.

“La violencia de género digital es una violación a los derechos humanos con características y consecuencias reales y debe entenderse como una continuidad de las formas de violencia, desigualdad y discriminación sistemática hacia las mujeres y diversidades”, señaló a este diario Nuria Pena, coordinadora de Spotlight Argentina, una campaña conjunta de la Unión Europea y las Naciones Unidas contra la violencia hacia las mujeres y las niñas.

¿Quiénes firman el acuerdo?

Participarán de la firma de la Carta Compromiso contra la Violencia Digital organismos internacionales como el Fondo de Población de Naciones Unidas, UNICEF y ONU Mujeres Argentina, ONG que vienen trabajando en la temática como Faro Digital, Activismo Feminista Digital, Grooming Argentina, Women in Games Argentina, Gentic, Chicos Net, Ley Olimpia Argentina, Las de Sistemas, Chicas en Tecnología, ALAP Red de Mujeres (Asociación Latinoamericana de Privacidad), además de Amnistía Internacional Argentina, la Red de Editoras de Género, Actrices Argentinas, la Carrera de Especialización en Derecho Informático de la Facultad de Derecho de la UBA, Grupo de Inteligencia Artificial, Filosofía y Tecnología (GIFT-SADAF-Conicet); el Área de Salud y Población del Instituto Germani de la UBA, la Fundación Avon, Fundación Mujeres en Igualdad, Asociación de Mujeres Penalistas Argentina, la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTA)-Casa Trans, Fundación en Igualdad, Equipo Latinoamericano de Justicia (ELA) y Género, ABOFEM, CIPPEC, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), ADC, Fundación Propuesta, y la Fundación Huésped, entre otras entidades, además de la Iniciativa Spotlight. También periodistas y otras personalidades comprometidas con la temática.

La firma se realizará el jueves por la mañana durante un acto convocado en la sede de la Defensoría del Pueblo, organismo que encabeza María Rosa Muiños.

Casi sin condenas

En la Ciudad de Buenos Aires, donde el acoso digital, la suplantación de identidad digital y la difusión no consentida de material íntimo son contravenciones, se hicieron en todo 2021 y de enero a agosto de 2022, 3511 denuncias y solo el 1 por ciento de esos casos llegó a la instancia de Juicio, y apenas se alcanzó una condena en la mitad de ese pequeño grupo de hechos, de acuerdo a los datos aportados por la Justicia Penal, Contravencional y de Faltas porteña, ante un pedido de acceso a la información presentado por la Defensoría del Pueblo.

“Creemos importante incluir el concepto de la digitalidad en ciertas normas porque ello resulta más protectorio respecto de los derechos de las mujeres y disidencias. En oportunidades no se sabe cómo abordarse la cuestión virtual que tiene particularidades propias. Por eso apoyamos la reforma de la Ley 26485 de Protección Integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres que pretende incluir la virtualidad como un modo de violencia y también creemos importante la creación de una figura que penalice la difusión no consentida de material íntimo”, señaló la abogada Giorgelli. En el Congreso hay dos proyectos, presentados en 2022 por la diputada Mónica Macha del Frente de Todos, con esas propuestas.

El objetivo de este compromiso, destacó Giorgelli, es “afianzar los consensos y las redes de trabajo conjunto para concientizar, prevenir y erradicar esta problemática que afecta las trayectorias privadas y públicas de mujeres y personas LGBTQ+”. También “la idea es trabajar en red para lograr asistencia mutua con las distintas organizaciones y organismos porque las situaciones que se dan en el entorno digital suelen ser muy complejas y requieren de un abordaje interdisciplinario, no es lo mismo cuando la víctima es una niña que una mujer adulta por ejemplo”, agregó la abogada de la Defensoría del Pueblo.

Existe información estadística dispersa, pero según lo reportado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en el contexto de aislamiento social preventivo, durante el 2020 se triplicaron las consultas recibidas por casos de violencia de género digital.

Una encuesta publicada por la Fundación Avon en 2021 también reveló que 8 de cada 10 mujeres recibieron imágenes, mensajes, emojis/memes de tenor sexual sin su consentimiento, 7 de cada 10 fueron presionadas a enviar fotos íntimas incluso después de decir que no querían; mientras que al menos 1 de cada 2 sufrió y/o conoce alguna víctima de sextorsión y/o difusión de imágenes íntimas sin permiso.

“Las plataformas y redes sociales son un espacio cotidiano de información y comunicación de millones de personas en el mundo, que funcionan como una prolongación del debate público, y que son soportes esenciales para las diversas opiniones. Sin embargo, allí se reproducen muchos de los patrones sociales que atraviesan el “mundo offline”, incluyendo violaciones de derechos”, advirtió a este diario Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. Desde AI alertaron que 1 de cada 3 mujeres en Argentina ha sufrido violencia on line. “Según la UNESCO esta tendencia se vio agravada en los últimos años a través de campañas de desprestigio, contenido misógino y sexualizado, e incluso amenazas de violencia sexual y de muerte. Hay evidencia de que, muchas veces, estos ataques están coordinados. Además del efecto de autocensura, estas agresiones tienen impacto en la salud, integridad, vida laboral y socialización”, agregó Belski. Y destacó la importancia del compromiso promovido desde la Defensoría del Pueblo “porque une a diferentes organizaciones que venimos trabajando preocupadas respecto a la violencia digital”.

Fuente: Página 12