Edición n° 2705 . 18/04/2024

Denunciaron a Lacunza, Prat Gay y Sandleris por «traición a la patria»

Los tres economistas referentes de Juntos por el Cambio, y además exfuncionarios de Mauricio Macri, son acusados de entorpecer la negociación con el FMI.

Hernán Lacunza, Alfonso Prat Gay y Guido Sandleris, tres economistas referentes de Juntos por el Cambio, y además exfuncionarios de Mauricio Macri, fueron denunciados por «traición a la patria», luego de que el Gobierno los acusara de de intentar boicotear a la gestión de Alberto Fernández frente al FMI.

La denuncia penal fue presentada por el abogado Alejandro Kalbermatten, a raíz de una información que fue revelada por Ámbito y que de hecho fue incluida en la presentación judicial.

El Gobierno advierte que la oposición tiene en marcha un plan para boicotear las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Este domingo el director argentino ante el organismo, Sergio Chodos, afirmó que “tres economistas del gobierno anterior» le pidieron a funcionarios del FMI que no brinden asistencia a Argentina hasta que asuma una nueva gestión. Altas fuentes oficiales revelaron a Ámbito que los nombres apuntados son los del ex ministro de Economía, Hernán Lacunza, su antecesor Alfonso Prat Gay y el ex titular del Banco Central, Guido Sandleris. En el Ejecutivo consideran que la estrategia “busca empujar al país al default”.

En una semana marcada por las tensiones cambiarias, la salida del Jefe de Asesores de la presidencia, los rumores infundados sobre una devaluación y hasta de cambios en el Ministerio de Economía, el Gobierno alerta por una maniobra de la oposición que buscaría dejar a Argentina sin el apoyo del Fondo Monetario Internacional. Dato no menor, a ese organismo se le deben casi u$s 50.000 millones.

El domingo por la mañana, sin mencionarlos con nombre y apellido, el director argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, calificó de «antipatria» a “tres economistas del gobierno anterior». En clave enigmática, el representante ante el organismo multilateral dijo que “uno que tiene a su esposa de directora haciendo trading, otro está sospechado de lavado, y el último declaró el default con nombre coqueto”.

Ámbito pudo consultar a una alta fuente del Gobierno que aseguró que los apuntados son el ex ministro de Economía, Hernán Lacunza, su antecesor Alfonso Prat Gay y el ex titular del Banco Central, Guido Sandleris. Para este funcionario las maniobras apuntan a “generar las condiciones para un default”, aunque sostuvo que “le gustaría pensar que no tendrán mucho impacto en el curso de las negociaciones”.

El dirigente de peso, que eligió guardar el anonimato, dijo que el pedido de los ex funcionarios estuvo enfocado en que el organismo “no modifique el calendario de pagos y desembolsos”. Incluso en el Gobierno afirman que la requisitoria busca que el FMI no concrete los desembolsos que ya están pautados.

Hernán Lacunza se refirió a la cuestión. “Siempre es útil una teoría conspirativa para explicar falencias propias. Así, el riesgo cambiario depende de rumores del mercado; los desembolsos del FMI de lo que presuntamente diga la oposición”, escribió en su cuenta de Twitter. En esa línea, completó: “No atrasen el tipo de cambio y el rumor será inverosímil, cumplan con el programa y desembolso garantizado”. Cerca suyo, en diálogo con este medio, calificaron el señalamiento del Gobierno como “un invento para esconder fallas propias”.

Ante una consulta de Ámbito, en el entorno de Guido Sandleris negaron rotundamente que haya estado involucrado en una maniobra de este tipo: “Desmentimos categóricamente, es todo un invento”, dijeron los allegados al expresidente del Banco Central. Lo propio hicieron cerca de Prat Gay.

Siempre según el Gobierno, estas reuniones se dieron en la última semana, justo mientras Sergio Massa busca revisar el programa vigente para que el Fondo tome nota de los efectos negativos de la sequía. Esa discusión todavía transita por el canal técnico. En ese marco, se podría modificar el cronograma de pagos y desembolsos para que Argentina no tenga que pagarle neto este año más de u$s 3.000 millones al organismo que conduce Kristalina Georgieva. Los más optimistas dicen que incluso podrían arribar fondos frescos en los próximos meses.

Lo curioso es que, cómo apuntó un importante funcionario del Fondo a Ámbito, el antecedente de un acuerdo en el que se haya modificado el cronograma de desembolsos sin recurrir a un nuevo programa, data de 2018 y es precisamente el Stand By que suscribió Mauricio Macri y que tuvo como brazos ejecutores a algunos de los ahora apuntados por la Casa Rosada.