Edición n° 2705 . 18/04/2024

De bares, escritores y relatos

Por Gabriela Sharpe

Hoy se recuerda un café que ya  no está. Tuvo su época de apogeo en la década de 1920. Un fragmento del Roberto Arlt

CAFÉ DE CANNING Y RIVERA (Café ABC)

Si usted tiene aficiones  a la atorrancia, si a usted le gusta estarse ocho horas sentado y otras ocho horas recostado en un catre, si usted reconoce que la divina providencia lo ha designado para ser un soberbio “squenun” en la superficie del planeta, múdese a las inmediaciones de Canning y Rivera. Todas sus ambiciones serán colmadas….

Y le digo que se mude en las proximidades de esas calles porque en ese paraje encontrará todo lo que el alma de un vago necesita para consolación y regocijo de su fiaca. Encontrará allí toda la variedad de especímenes que forman la escala turronera de la ciudad: levantadores de quinielas y redoblaneros, anarquistas en embrión, si usted es aficionado a la sociología; tenorios y damas, música (de radio) y típica por la noche, y muchas mozas. El refugio es el café esquinero. Techo alto, tan alto que han podido instalar una baranda con plataforma a la sombra de las estanterías. Más que café, parece una iglesia, pero una iglesia donde se habla de fijas y se trata de temas “profanos o del siglo” como dicen los teólogos. El altoparlante suministra música nacional desde las diez de la mañana. Las ventanas abiertas a la calle invitan a dejarse estar. Las fabriqueras que pasan, incitan a mirar. Los desdichados pintorescos que transitan invitan a meditar.

–Pero, ¡la gran siete! Cómo se pasa la mañana!

Y es que en una esquina así se pasa, sin vuelta. En cuanto un ciudadano entra al café, se siente contagiado de la pereza colectiva. Los brazos le empiezan a pesar como si fueran de plomo y la mirada se le llena de neblina. El mozo que está acostumbrado a la clientela es un plantígrado resignado. No protesta. Sirve el achicoria “express” con la misma sencillez de un mártir. Cinco de propina, y la mesa ocupada tres horas. (Canning y Rivera; Nuevas aguafuertes; Roberto Arlt)