Edición n° 2735 . 18/05/2024

Cumbre del G7/ Lula intercedió a favor de Argentina ante el FMI :»El endeudamiento externo de muchos países, que victimizó a Brasil en el pasado y hoy destroza a Argentina»

El mandatario fue el único latinoamericano invitado a la cumbre de los líderes del mundo y criticó el endeudamiento externo.El presidente de BrasilLuiz Inácio Lula da Silva, intercedió este sábado a favor de la Argentina durante una reunión de media hora que mantuvo en Hiroshima, Japón, con la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en el marco de la cumbre del G7.

«La situación de Argentina fue el principal tema de la reunión entre Lula y la titular del FMI«, dijo una fuente de la delegación brasileña que acompaña a Lula en su participación como invitado de la cumbre del Grupo de los 7 (G-7), que reúne a Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Japón.

El mandatario brasileño ya había anticipado su discurso en favor de Argentina: “Voy a hablar con el FMI para que le quite el cuchillo del cuello a la Argentina”, manifestó días atrás en busca de contribuir a sanear el crédito irrisorio otorgado al gobierno de Macri.

Este sábado llegaron a la cumbre del G7 el presidente de UcraniaVolodymyr Zelensky, y el de Brasil, Lula da Silva, en lo que fue un encuentro esperado con la titular del Fondo Monetario internacional (FMI), Kristalina Georgieva, con quien conversara sobre la deuda externa que mantiene el G7 con Argentina que tanto obstaculiza el crecimiento del país, entre otros temas del sur global.

La palabra de Lula ante el FMI

En este marco, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) se manifestó a favor de la Argentina y criticó la deuda externa: «El endeudamiento externo de muchos países, que victimizó a Brasil en el pasado y hoy destroza a Argentina, es causa de una flagrante y creciente desigualdad, y requiere un tratamiento del FMI que considere las consecuencias sociales de las políticas de ajuste».

Lula, único latinoamericano invitado por el antiguo grupo de países más poderosos del mundo, se refirió a la Argentina después de recibir este mes en Brasilia al presidente Alberto Fernández. «El sistema financiero global tiene que estar al servicio de la producción, el trabajo y el empleo. Sólo tendremos un crecimiento sostenible real dirigiendo esfuerzos y recursos hacia la economía real«, agregó.

Télam

En el mismo sentido, habló de los obstáculos que atraviesan los gobiernos en el sistema actual: «No nos hacemos ilusiones. Ningún país puede hacer frente solo a las amenazas sistémicas actuales. La solución no está en la formación de bloques antagónicos o respuestas que incluyan sólo a un pequeño número de países. Esto será particularmente importante en este contexto de transición a un orden multipolar, que requerirá cambios profundos en las instituciones».

Un cambio de mentalidad

En su discurso, Lula Da Silva señaló a los líderes más poderosos del mundo y pidió «un cambio de mentalidad, derribando mitos y abandonar paradigmas»: «El mundo de hoy vive la superposición de múltiples crisis: la pandemia de Covid-19, el cambio climático, las tensiones geopolíticas, una guerra en el corazón de Europa, presiones sobre la seguridad alimentaria y energética y amenazas a la democracia«.

«No tiene sentido hacer un llamado a los países emergentes para que contribuyan a resolver las ‘múltiples crisis’ que enfrenta el mundo sin que se atiendan sus legítimas preocupaciones, y sin que estén adecuadamente representados en los principales órganos de gobernanza global», concluyó.