Edición n° 2701 . 14/04/2024

Crónica de ‘Desobediencia, Lucha y Música’”

( Por Cecilia Miglio)

Ayer, en el local partidario “El Dique” del Frente Grande Ensenada, conmemorando los 48 años del golpe cívico-militar-eclesiástico, participamos en una Charla Abierta y Cierre Cultural titulada “Desobediencia, Lucha y Música”. Allí, vecinxs, militantes y dirigentes se reunieron para una actividad encabezada por la presidenta del Frente Grande Ensenada, Nadia Secco, junto a compañeros militantes que integran dicho espacio.

La coordinadora del encuentro fue Valentina Cejas, Secretaria de Derechos Humanos del Frente Grande Ensenada y contó con la colaboración de Lucas Bazterrica. 

La mesa estuvo conformada por integrantes de Hijxs La Plata, Berisso y Ensenada, así como del colectivo Historias Desobedientes Argentina y de la Mesa de Familiares y Víctimas del Terrorismo de Estado-Ensenada.

El subsecretario de Derechos Humanos del municipio, Carlos Dabalioni, fue invitado a compartir unas palabras con los presentes en la apertura del evento.

Un momento especialmente significativo fue la presencia y las palabras de Herenia Sánchez de Viamonte, madre de Plaza de Mayo. Herenia estuvo acompañada por Néstor Rojo, Gonzalo Fichera, Felipe Bellingeri y Claudio Diez.

Todos coincidieron en el legado de la lucha dejado por sus familiares desaparecidos. Subrayaron la relevancia de afirmar la lucha por la memoria, la verdad y la justicia, así como la imperiosa necesidad de sumarse a otras causas en solidaridad y unidad.

Además, se destacó la importancia de crear y mantener espacios de diálogo, historia y memoria como herramienta fundamental para contrarrestar los discursos crueles y negacionistas.

Herenia recordó los tiempos en que llenaban un vagón de madres desde La Plata hasta Constitución para marchar en la Plaza de Mayo. recordó a su hijo y a su nuera, sus alumnos detenidos y desaparecidos que fueron los chicos de “La Noche de los Lápices”, de Azucena Villaflor entre tantos otros recuerdos.

A sus 97 años, es la única Madre de Plaza de Mayo platense que sobrevive y sigue luchando por todas las otras madres y familiares que fallecieron sin poder conocer el destino de sus seres queridos en manos de los torturadores y asesinos que gobernaron nuestro país en aquellos años oscuros.

Todos enlazaron sus voces relatando el derrotero en la búsqueda del paradero de sus familiares y la necesidad de justicia, de las mudanzas forzadas, de las violencias vividas, de los silencios. 

El encuentro estuvo cargado de emociones,con canciones interpretadas por Gabriela y Marcelino, que evocaron parte del cancionero de aquella época y de la posdictadura. Las letras reflejaban lo sucedido, pero también transmitían la esperanza de superar la injusticia, la opresión y la muerte.  Además, el grupo Danza por la Identidad, a través de un cuento y una coreografía, logró conmovernos profundamente. 

Para cerrar este emotivo encuentro, quiero compartir parte de las palabras que expresó entre lágrimas Néstor Rojo de Historias Desobedientes Argentina:

“Acá estamos, acá llegamos, con nuestras historias a cuestas.

Llevamos el AND de quienes fueron parte de la maquinaria de torturas, muertes, desapariciones, apropiaciones de bebés. Somos los familiares de quienes financiaron la dictadura cívica, militar y eclesiástica.

Nosotros, no somos ellos.

Siempre quise venir a Ensenada, siempre. Primero porque aquí salieron los primeros obreros que fueron detrás del pedido de liberación a un líder que estaba apresado en la isla Martín García. Una ciudad con muchas colectividades. Y, además, porque considero a su Intendente uno de los nuestros, Mario Secco es para mí un desobediente que se plantó en el momento más difícil al gobierno de Mauricio Macri. Siempre poniendo el interés del pueblo por sobre el interés de unos pocos.

Otra persona que también merece mis respetos es Pablo Javier Zurro, intendente de Pehuajó.

Y nunca dejo de agradecer a los compañeros y compañeras que me abrazaron cuando la verdad salió a la luz y no conocía Historias Desobedientes.

Hoy esos compañeros y compañeras me dieron el honor de ser el actual Secretario de Derechos Humanos del Partido Justicialista de Azul.

Azul, con sus luces y sus sombras…el gran gobernador Oscar Bidegain es azuleño, a sus hijas les tengo un gran cariño. Mercedes Toledo, abuela de Juan Perón es azuleña. 

Pero Alfredo Astiz y Miguel Etchecolatz también son azuleños. 

Voy a aplicar un verbo…el verbo conmover.

Yo me conmuevo, tú te conmueves, él se conmueve, nosotros nos conmovemos. Ellos…NUNCA SE CONMOVERÁN.

Cómo no conmoverse, cuando sabés que tuviste una niñez feliz. Algunos de nosotros íbamos a las piletas de la policía, o a los casinos de oficiales y hasta jugábamos arriba de los tanques de Guerra. Jugábamos al fútbol, íbamos a la escuela, …hoy pasados los años sabés que otro niño a esa edad buscaba a su papá. Que no podía jugar. Y que la vida le dio el duro golpe de quedarse sin su mamá.”

En ese momento, con dolor lo mira a Felipe Bellingeri y lo toma de su brazo.

Continúa con sus conmovedoras palabras y cierra, diciendo:

“llevo su sangre, su innegable AND. Pero no su razonamiento, ni su forma de ser, soy uno más de cada uno de quienes buscan a sus hijos. Soy un agradecido por ser uno de ustedes.

No somos Cecilia Pando.

No somos Victoria Villarruel.

No perdonamos, no olvidamos.

Nosotros NO NOS RECONCILIAMOS.”

Estas palabras resonaron en el corazón de los presentes, recordándonos la importancia de mantener viva la memoria y seguir buscando la verdad en nuestro camino hacia un mundo mejor.