Edición n° 2649 . 22/02/2024

Cristina Kirchner: “Aunque me quieran matar soy del pueblo y de ahí no me muevo”

Ante una Plaza de Mayo colmada por miles de personas ( que también desbordaron Diagonal Sur/Norte y Avenida de Mayo), la Vicepresidenta realizó un recorrido por las medidas que se tomaron durante sus gobierno y el de el ex Presidente, Néstor Kirchner/ Precisó las principales acciones a incluir en un Programa del FDT/ Hizo eje en la imposibilidad de pagar la deuda externa y criticó duramente al Poder Judicial.

(Por Estefanía Cendón/ Cobertura especial de Motor Económico) La vicepresidenta habló ante una multitud en Plaza de Mayo al cumplirse 20 años de la asunción de Néstor Kirchner al gobierno. El 25 de mayo se tiñó de expectativas por posibles definiciones electorales pero, a pesar de no haber anunciado ninguna candidatura, la principal figura del Frente de Todos dejó en claro cuáles son las prioridades para un futuro programa de gobierno. “No alcanza únicamente con la materia prima, tenemos que agregar valor, incorporarle tecnología para que haya trabajo de calidad y buenos salarios, que es lo que el país necesita”, aseguró.

La lluvia no los detuvo: miles de personas se congregaron para escuchar el discurso de quien sería la única oradora en un acto cargado de emociones encontradas. Acompañada por dirigentes y organizaciones de todo el arco oficialista, Cristina Kirchner evocó el recuerdo de quien fue su compañero de ideas, de vida y gran aliado en el ámbito político: “Hace exactamente 20 años llegábamos con él a esta misma plaza en la que 30 años antes habíamos estado. Ese país que recibió aquel presidente patagónico de apenas 22% de los votos”.

“No lo duden que sigue viviendo en el corazón del pueblo como sigue viviendo cada argentino y cada argentina que le dio dignidad a este pueblo”, expresó la vicepresidenta al dar inicio a su exposición, en la que repasó las condiciones en las que se encontraba la Argentina ante la asunción de Néstor Kirchner.

Cuando él llegó el Estado era así de chiquitito pero, la deuda externa que le habían dejado era así de grande, compañeros”, fue la frase que ilustró el esquema de privatizaciones, endeudamiento y postergación característico de aquella época.

Con respecto al contexto actual, la líder del Frente de Todos recordó que al finalizar la pandemia había anunciado: “Va a haber crecimiento pero, ojo, cuiden los precios de la economía porque si no, el crecimiento se lo van a llevar cuatro vivos”. “Y pasó que se lo están llevando cuatro vivos porque la Argentina volvió a crecer, porque aún, a pesar de los errores o diferencias, este gobierno es infinitamente mejor de lo que hubiera sido otro de Mauricio Macri. No tengo dudas”, afirmó.

Motor en “la” Plaza

En los instantesprevios al inicio del acto, y bajo la consigna “El pueblo quiere saber”, Motor Económico recorrió los principales accesos a la Plaza de Mayo en busca de testimonios que permitiesen reconstruir las motivaciones y expectativas de quienes, a pesar del mal clima, decidieron acercarse a acompañar y escuchar el discurso de la vicepresidenta.

“Esperamos que se anuncie a un referente joven”, “Queremos una Patria más libre, justa y soberana”, “Deseamos que el país pueda crecer, que haya más igualdad”, fueron algunas de las intenciones que se multiplicaron. Con respecto a las preocupaciones y medidas de carácter más urgente que debería encarar el futuro gobierno, los consultados y consultadas mencionaron: “mayor equidad”, “trabajo”, “combatir la inflación”, “alimentos accesibles”, “modificar la matriz impositiva” y “penalizar a los fugadores de dólares”, entre otros.

A pesar de que no hubo anunciosconcretos con respecto a las candidaturas del Frente de Todos, pero sí gestos y posibles interpretaciones, Cristina Kirchner dejó en claro que la clave es la “organización”. “Es necesario construir organización, profundidad territorial de la organización, profundidad sectorial en los sindicatos, en las fábricas. Una sola persona no puede, tiene que haber una organización”, remarcó, dando inicio a la definición de los tres ejes que conforman lo que comienza a vislumbrarse como un programa de gobierno.

“Tiene que haber cuadros que tomen la posta y lleven adelante el programa que necesita la Argentina”, definió la oradora.

Si nosotros, los argentinos y argentinas, no logramos que ese programa que el FMI impone a todos sus deudores sea dejado de lado y nos permita elaborar un programa propio de crecimiento, de industrialización, de innovación tecnológica, va a ser imposible pagar la deuda”, sentenció CFK, a lo que aseguró: “Fue un préstamo político y política también tiene que ser la solución. Que dejen de querer dirigir la política, clausurarnos la industrialización del país y convertirnos únicamente en proveedores de materia prima”.

“No alcanza únicamente con la materia prima, tenemos que agregar valor, incorporarle tecnología para que haya trabajo de calidad y buenos salarios que es lo que el país necesita. Y se puede hacer porque nosotros lo hicimos durante 12 años y medio”, confirmó la principal dirigente del Frente de Todos, con una clara apuesta a la industrialización. En consonancia, la ex presidenta delimitó el segundo de los ejes: “Tenemos que abrir la cabeza y observar como en otras economías desarrolladas se articula una alianza entre lo público y lo privado. Tenemos recursos estratégicos extraordinarios como el litio, gas, petróleo, recuperamos Vaca Muerta”.

Democracia y justicia: redefiniciones

“Es necesaria la renovación del pacto democrático”, reclamó la letrada, dando lugar al tercero de los ejes. “Cuando escucho que hay que ‘acabar’ con el peronismo o el kirchnerismo pienso: por favor, ¿por qué tenemos que llegar al exterminio del otro, si con ganarle alcanza? Y se los digo como parte de una generación que, finalmente, fue devorada en la vorágine de la violencia política”, concluyó.

La Justicia tuvo un capítulo aparte en la exposición de la vicepresidenta, quien detalló la urgencia de “volver a darle al país un Poder Judicial que se ha evaporado entre las tramoyas de una camarilla indigna para la historia de la Argentina”. “Tenemos que repensar el diseño institucional, argentinos. No podemos seguir con la rémora monárquica de personas que son designadas de por vida y que nunca más rinden cuentas a nadie ni a nada”, invitó a la reflexión.

“Muchas gracias por esta tarde maravillosa. Muchas gracias por tanto amor. Es lo que me ha sostenido en pie. Sin ustedes, sin el amor, sin los rosarios que me alcanzan, sin Dios y sin la virgen seguramente no estaría acá”, concluyó visiblemente emocionada Cristina Kirchner, al finalizar el acto.

*Cobertura desplegada por el equipo de Motor Económico y La Nave Comunica

*Héctor Sosa,editor de Motor Económico /*Julio Albornoz, edición de La Nave Comunica

*Estefanía Cendón, redacción y producción audiovisual/ *Paula Visentin, fotografía y edición gráfica