Edición n° 2705 . 18/04/2024

Cristina: «El sistema financiero lava la guita del narco»

«TODAS LAS PERSECUCIONES Y TODO LO QUE SE SUFRE TIENE QUE VER CON LA ECONOMÍA«

Recibida con el canto «¡Cristina presidenta!», la vicepresidenta Cristina Kirchner agradeció la noche de «tantas caricias, después de tantos golpes y hasta intentos de disparos» rodeada de los líderes progesistas del Grupo Puebla. En el panel en el que se abordó el fenómeno del «Lawfare», Cristina aseguró que «las sentencias se escriben en los medios de comunicación y después un juez firma la sentencia» y resaltó que el objetivo es «la criminalización de la política, pero no de toda, sino de la que tienen que ver con la redistribución del ingreso y la movilidad social ascendente». 

 Cristina Kirchner, aseguró que la manera de pelear contra el narcotráfico es desarmando el sistema financiero en el que ingresa el dinero procedente de la actividad ilegal. Lo hizo durante el discurso que brindó en el Centro Cultura Kirchner, en el marco de el encuentro organizado por el Grupo de Puebla en el III Foro Mundial de Derechos Humanos.

En la misma línea, CFK apuntó hacia las políticas practicadas por la gestión macrista entre 2015 y 2019: «Finalmente nos quieren convencer que pelean con el narcotráfico porque meten presos a los chicos y mujeres que andan en el narcomenudeo. ¡No, no, no! Si tenemos que luchar contra el narcotráfico primero hay que desarmar el sistema financiero que lava la guita del narco«.

«A ver si vamos a creer que bandas con nombres pomposos de analfabetos son los que arman las ingenieras para lavar los miles de millones del narco, ¡por favor despabílense todos! Es necesario también recuperar un sistema judicial no solo por lo que nos pueda pasar a los dirigentes políticos comprometidos con los sectores populares, sino a los dramas de nuestro tiempo, desde el narcotráfico hasta o cuando vean los recursos nacionales. ¡Esto es necesario!», enfatizó la vicepresidenta.

Cristina Kirchner: «Volver a construir un Estado democrático y constitucional»

La vicepresidenta Cristina Kirchner advirtió que es una prioridad recuperar el sistema judicial para poder hacerle frente a los graves problemas del presente y así «volver a construir un país que alguna vez tuvimos» con un «Estado democrático y constitucional».

«No me interesa si me van a condenar, inhabilitar o meter presa. Me importa que volvamos a construir un Estado democrático y constitucional en el cual las garantías no sean cartón pintado. Me interesa volver a construir un país que alguna vez tuvimos, como lo hizo el peronismo el siglo pasado», marcó la exmandataria en el CCK.

La ex presidenta trazó la línea histórica entre el «Partido Militar al Partido Judicial» y señaló que el lawfare que «inunda toda la región» fue precedido por el rol de las Fuerzas Armadas que tuvieron la tarea de interrupir en la década de 1970 de terminar con los gobiernos progresistas de entonces, un modelo de acumulación, que simbolizó el Peronismo. 

«Somos hijos de ese modelo. En 1976 se quiebra la Argentina de producción y de trabajo, marca a fuego y destruye el modelo de país de acumulación económica y cultural, la Argentina en la que era posible creer que si estudiabas y laburabas te iba a ir bien», repasó Cristina y recordó que fue en la dictadura de Augusto Pinochet donde se «instauró el laboratorio neoliberal». En ese punto, la vicepresidenta mencionó elípticamente a Javier Milei, quien busca instalar las ideas de la escuela de Chicago, que se pusieron a prueba con las dictaduras militares. 

«Disculpen que hable tanto de economía, pero todo lo que pasa, todas las persecuciones y todo lo que se sufre tiene que ver con la economía. Tiene que ver con la Argentina que el 25 de mayo de 2003 vino a reconstruir el estado democrático constitucional», revindicó en relación al proceso político abierto por Néstor Kirchner y aseguró: «Junto con esa reconstrucción también hubo una de Memoria, Verdad y Justicia». 

«Quizá porque tengo el mayor grado de representación de ese espacio se encarnizan conmigo. No es solo la economía sino lo que pudimos construir en materia de derechos humanos. No nos van a perdonar nunca», aseguró Cristina, recordó la tapa de PáginaI12 con un textual del represor genocida Rafael Videla aseguró que su peor momento fue con el kirchnerismo y valoró ser senadora cuando durante el gobierno de Néstor Kirchner se votó la nulidad de las Leyes de Impunidad –las leyes de Obediencia Debida y Punto Final–. 

Cristina también se encargó de enviarle un mensaje al precandidato radical Gerardo Morales –«que manda a la casa a unos y a otras»– recordándole que era parte del gobierno de la Alianza cuando el entoces vicepresidente  Carlos «Chacho» Álvarez denunció que habían sobernado a los senadores peronistas para aprobar la Ley de Flexibilización Laboral. 

«Sí, jóvenes argentinos, peronistas, libertarios, de Cambiemos. Hubo un primer gobierno de coalición, cuyo vicepresidente renunció denunciado corrupción. Sí, se compraban leyes  y las otras se obtenían con la amenaza de que había que sancionar déficit cero porque si no venía el FMI y nos cortaba la cabeza», recordó.   

«NOS PERSIGUEN PORQUE IGUALAMOS A LAS SOCIEDADES»

Durante su discurso, Cristina Fernández de Kirchener hizo referencia a la perscusión sistemática que sufren los gobiernos populares y democráticos por parte del poder Judicial. «Nos persiguen porque igualamos a las sociedades, por la justicia social, por el derecho de los trabajadores a participar activamente en el producto bruto de lo que producen», sostuvo la Vicepresidenta.

En ese mismo sentido, la exmandataria expresó: «Durante 12 años y medio pudimos reconstruir el país con mucho esfuerzo», y eso «se vio reflejado en el bienestar de lxs trabajadores». Pero ese crecimiento, manifestó CFK, fue lo que le molestó a quienes ostentaban el poder. «Justamente, el bendito juicio de Vialidad comienza por una denuncia de enero de 2016, y habia un fuero de atracción en Comodoro Py, donde todas las denuncias siempre caian en dos jueces: uno que ya no está y Ercolini, el juez de los chats de Lago Escondido. Fundamentalemnte, se inicia ahi la etapa del Lawfare», sostuvo.

Y cerró: «Lo que el partido militar fue a los gobiernos populares de la primera mitad del siglo xx, el lawfare es a los gobiernos nacionales, populares, democraticos del siglo XXI. Es exactamente lo mismo». 

LA TAPA DE PÁGINA/12 QUE HIZO REFERENCIA CFK

«No nos van a perdonar nunca». Con esa frase, Cristina Kirchner recordó en el Foro Mundial de Derechos Humanos las políticas en materia de derechos humanos que llevó adelante los gobiernos nacionales entre 2003 y 2015 que se votó la nulidad de las Leyes de Impunidad, es decir, de Obediencia Debida y Punto Final. En ese sentido, la vicepresidente hizo mención a la tapa de Página/12 con un textual significativo del represor Rafael Videla: «Nuestro peor momento llegó con los Kirchner».

La frase fue tapa de la edición de Página/12 del 16 de febrero de 2012. La pronunció Jorge Rafael Videla, en una entrevista que dio desde Campo de Mayo a una revista española, junto a otras linduras: agradeció los servicios prestados a la Iglesia católica, admitió que el gobierno de facto también tuvo colaboración del empresariado, justificó el golpe y la represión y se presentó como víctima de “la venganza” de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Pasadas las lisonjas momentáneas del poder, un gobernante podrá llevarse muchas cocardas a eso que queda guardado como “la Historia”. La de sus enemigos declarados es una posible, con todo su peso definitorio.

CRISTINA KIRCHNER: «TODAS LAS PERSECUCIONES Y TODO LO QUE SE SUFRE TIENE QUE VER CON LA ECONOMÍA»

Recibida con el canto «¡Cristina presidenta!», la vicepresidenta Cristina Kirchner agradeció la noche de «tantas caricias, después de tantos golpes y hasta intentos de disparos» rodeada de los líderes progesistas del Grupo Puebla. En el panel en el que se abordó el fenómeno del «Lawfare», Cristina aseguró que «las sentencias se escriben en los medios de comunicación y después un juez firma la sentencia» y resaltó que el objetivo es «la criminalización de la política, pero no de toda, sino de la que tienen que ver con la redistribución del ingreso y la movilidad social ascendente». 

La ex presidenta trazó la línea histórica entre el «Partido Militar al Partido Judicial» y señaló que el lawfare que «inunda toda la región» fue precedido por el rol de las Fuerzas Armadas que tuvieron la tarea de interrupir en la década de 1970 de terminar con los gobiernos progresistas de entonces, un modelo de acumulación, que simbolizó el Peronismo. 

«Somos hijos de ese modelo. En 1976 se quiebra la Argentina de producción y de trabajo, marca a fuego y destruye el modelo de país de acumulación económica y cultural, la Argentina en la que era posible creer que si estudiabas y laburabas te iba a ir bien», repasó Cristina y recordó que fue en la dictadura de Augusto Pinochet donde se «instauró el laboratorio neoliberal». En ese punto, la vicepresidenta mencionó elípticamente a Javier Milei, quien busca instalar las ideas de la escuela de Chicago, que se pusieron a prueba con las dictaduras militares. 

«Disculpen que hable tanto de economía, pero todo lo que pasa, todas las persecusiones y todo lo que se sufre tiene que ver con la economía. Tiene que ver con la Argentina que el 25 de mayo de 2003 vino a reconstruir el estado democráctico constitucional», revindicó en relación al proceso político abierto por Néstor Kirchner y aseguró: «Junto con esa reconstrucción también hubo una de Memoria, Verdad y Justicia». 

«Quizá porque tengo el mayor grado de representación de ese espacio se encarnizan conmigo. No es solo la economía sino lo que pudimos construir en materia de derechos humanos. No nos van a perdonar nunca», aseguró Cristina, recordó la tapa de PáginaI12 con un textual del represor genocida Rafael Videla aseguró que su peor momento fue con el kirchnerismo y valoró ser senadora cuando durante el gobierno de Néstor Kirchner se votó la nulidad de las Leyes de Impunidad –las leyes de Obediencia Debida y Punto Final–. 

Cristina también se encargó de enviarle un mensaje al precandidato radical Gerardo Morales –«que manda a la casa a unos y a otras»– recordándole que era parte del gobierno de la Alianza cuando el entoces vicepresidente  Carlos «Chacho» Álvarez denunció que habían sobernado a los senadores peronistas para aprobar la Ley de Flexibilización Laboral. 

«Sí, jóvenes argentinos, peronistas, libertarios, de Cambiemos. Hubo un primer gobierno de coalición, cuyo vicepresidente renunció denunciado corrupción. Sí, se compraban leyes  y las otras se obtenían con la amenaza de que había que sancionar déficit cero porque si no venía el FMI y nos cortaba la cabeza», recordó.