Edición n° 2654 . 27/02/2024

Cooperativas textiles :“Hay mucho potencial en las villas, en los barrios populares, y falta que sea reconocido”

Desde un taller textil exponen su trabajo colectivo y comparten su mirada de las posibilidades que tiene la economía social en las poblaciones más vulnerables.

La Cooperativa de Trabajo Las Amazonas de la Villa 31 trabaja desde hace cuatro años en la producción de textiles y busca generar espacios de capacitación para vecinas del barrio que quieran formarse en la actividad.

La empresa surgió desde la Casa de Mujeres y Disidencias que tiene la organización La Poderosa. Siendo dos personas en sus inicios, comenzaron trabajando a partir de tela de un parapente que les fue donado, y así confeccionaron su primera hamaca paraguaya.

Una de las integrantes fundadoras de la Cooperativa, Maricela Escalante Arteaga, contó: “Decidimos generar un ingreso para nuestra casa, porque nosotras somos las que generamos ingresos para nuestros hogares. Yo sabía de confección, nos regalaron una máquina de coser familiar, y con eso empezamos”.

“Recibíamos donaciones de parapentes y paracaídas en desuso. Nos llegaban, y nosotras los descosíamos, los lavamos. Iniciamos con hamacas paraguayas, y después hicimos mochilas, riñoneras, bandoleras, cartucheras, un montón de cosas, durante el tiempo que fuimos avanzando”.

Unidad productiva

Actualmente, Las Amazonas están compuestas por cuatro mujeres que realizan todas las tareas de confección, y son responsables de diferentes áreas de gestión. Su principal objetivo es mantener un entorno igualitario.

En diálogo con El Portal de las Cooperativas, Escalante Arteaga indicó que los beneficios que encontraron en la estructura cooperativa fueron que “nadie es más que nadie, todas tenemos el mismo derecho, donde no tengamos un jefe que nos controle, que sea dentro del barrio y en donde podamos estar con nuestros hijos. Además, todas nos cuidamos y acompañamos. Decimos que es nuestra segunda casa, porque ahí vamos, nos contenemos, y trabajamos en conjunto”.

“En estos momentos la cooperativa es autogestiva, nosotras la trabajamos, compramos nuestros propios insumos, y la gestionamos”, puntualizó.

Trabajo en el barrio

La referente de la entidad reflexionó sobre la presencia de este tipo de propuestas dentro de una comunidad que siempre ha quedado marginada de los sistemas productivos: “A raíz de la pandemia un montón de gente, vecinas y vecinos del barrio, quedaron desempleados. Ahora en la Villa 31 hay un montón de cooperativas que dan trabajo en distintos rubros, son una entrada económica que se necesita urgente, porque es con lo que venimos manteniendo a nuestros hogares. Las cooperativas se volvieron un trabajo fundamental.”.

Las expectativas a futuro de Las Amazonas van de la mano del crecimiento y la apertura a nuevas posibilidades, para las vecinas del barrio.

En ese sentido, explicó que “obviamente apuntamos a seguir creciendo, a seguir siendo reconocidas. Que el trabajo comunitario se reconozca, que el trabajo de las cooperativas dentro de los barrios sea reconocido. Apostamos a generar más puestos de trabajo, para poder darle empleo a las vecinas que lo necesitan”.

“Además, nosotras tenemos la capacidad de capacitar a vecinas dentro del barrio porque tenemos el conocimiento para hacerlo, y nosotras queremos brindar eso. Capacitaciones a vecinas que lo necesiten, que quieran aprender, y seguir sumando gente para que la cooperativa siga creciendo y que cuando pronuncien Las Amazonas, todos sepan quienes somos y donde vivimos”, afirmó, y concluyó: “Queremos que nos conozcan, que nos vean y que apuesten a esto, al trabajo cooperativo. Hay mucho potencial en las villas, en los barrios populares, y falta que sea reconocido”.

Comparte en tus redes!