Edición n° 2794 . 16/07/2024

Continúa el conflicto en lácteos Vidal

Por Leonardo Martín

Un conflicto que lleva más de tres meses de lucha por parte de los trabajadores. El reclamo ese sencillo, el correcto encuadramiento de los trabajadores de acuerdo al convenio colectivo de trabajo con un salario acorde a la tarea que realizan. La negativa por parte de Lácteos Vidal es cerrada y violenta desconociendo no solo el convenio, también medidas judiciales, además de alimentar permanentemente el conflicto con provocaciones. “Quieren seguir tratando a los trabajadores como patrones de estancia“, dicen desde el gremio.

Tras años de maltratos, de incumplimientos patronales, los trabajadores decidieron poner fin a la situación. El reclamo es el correcto encuadramiento de acuerdo las categorías dispuestas por el convenio colectivo para una planta de 40 trabajadores, de los cuales 29 llevan adelante el reclamo. Desde el sindicato estimaban, hace un par de meses atrás, que la corrección rondaría los 500 mil pesos mensuales para el sector empresario, una cifra irrisoria frente a los 33 millones de pesos de facturación diaria.

Lácteos Vidal tiene el asesoramiento y apoyo del Movimiento de Empresarios Antibloqueo que tiene como terminales políticas visibles a Patricia Bullrich y Florencia Arietto, dos dirigentes a las que une el transformismo político hoy devenidas en voceras de una derecha recalcitrante, violenta y que rechaza cualquier tipo de protesta etiquetándola de bloqueos e impulsando su judicialización donde no faltan jueces amigos.

La lucha de los trabajadores tuvo el apoyo del gremio del sector, la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA) y de Moctezuma, del partido bonaerense de Carlos Casares, donde está ubicada la planta de Lácteos Vidal. Un pueblo pequeño donde muchos de sus habitantes sufrieron el maltrato patronal en la planta en conflicto. Nada nuevo, solo que ahora se agotó la paciencia.

En este caso, la causa judicial está radicada en el Juzgado Nacional de 1º Instancia del Trabajo Nº 69, a cargo de José Ignacio Ramonet, que estableció que el accionar de la empresa es violatorio del derecho constitucional a huelga y de la libertad sindical.

En diálogo con Radio GráficaHeber Ríos, secretario Gremial de ATILRA a nivel nacional, detalló los principales aspectos del conflicto, el estado de la situación judicial, mencionó la demora del Ministerio de Trabajo nacional en hacer cumplir la ley, advirtiendo que se está evaluando la posibilidad de un paro nacional en el sector si continúan los incumplimientos y la falta de resolución por parte de las instituciones que deberían dar respuesta.

Leonardo Martín: Han pasado tres meses desde el inicio de las protestas, ¿Cuál es el estado de situación de los trabajadores de Lácteos Vidal?

Heber Ríos: Después de casi tres meses de conflicto continúa una posición firme de los compañeros y compañeras de seguir en huelga. De parte del Ministerio de Trabajo de Nación que interviene en el conflicto aún no tenemos ningún tipo de pronunciamiento. Vamos a intentar tener un acercamiento con la nueva Ministra de Trabajo (Raquel “Kelly” Olmos) para que fije una posición con respecto a los reclamos genuinos y legales de los compañeros, que han sido corroborados por los ministerio de Trabajo de la Provincia y de la Nación. Hasta ahora, lo único que ha hecho el Ministerio de Trabajo nacional es convocar a audiencias en donde la posición de la empresa ha sido la misma en cada una de esas audiencias negándose a negociar y buscar un acuerdo frente a los reclamos de los trabajadores.

¿Por qué pensás que la empresa mantiene esta postura inflexible? 

Están asesorados por el Movimiento Empresarial Antibloqueo que es comandado por Patricia Bullrich y Florencia Arietto. La estrategia que llevan en todos los conflictos es no negociar con los trabajadores independientemente de que hayan sido corroboradas las irregularidades del sector empresario en las audiencias. Pero también tiene que ver con una cuestión, lo que está en juego, que no pasa por una imposibilidad económica del sector empresario, tiene que ver con la relación futura del sector patronal con los trabajadores. Los compañeros se cansaron del trato de patrones de estancia, de agachar la cabeza, de los incumplimientos de nuestro convenio colectivo y de las leyes en general. Dijeron basta y hoy se sostiene la medida. Ya no se puede seguir bancando y soportando, seguimos más firmes que nunca, luchando y desde nuestro lugar acompañando a los trabajadores y a sus familias,  que además tiene el apoyo de todo el pueblo de Moctezuma.

¿Cómo está la situación judicial?

Hay una medida cautelar dictada por la Justicia Laboral que estableció primero que la huelga es legal; segundo le impide despedir a los trabajadores en huelga y tercero le impide contratar personal nuevo para cubrir a los huelguistas. Ninguno de los tres puntos está cumpliendo el sector empresario. Se han excusado diciendo que fueron notificados con posterioridad a la determinación de enviar las cartas documentos de despido, eso se va a corregir por medio de una presentación que hicieron los asesores legales del sindicato. Mandaron la carta el día 16 de septiembre, fueron notificados el 20, pero mandaron el 24 carta documento ratificando los despidos. Están en desobediencia por lo cual nuestra postura es continuar esperando los tiempos judiciales, sosteniendo la huelga y resistiendo. Con respecto al Ministerio de Trabajo de Nación tras la renuncia de Moroni, que intervino inicialmente, estamos esperando el pronunciamiento de la cartera que ahora dirige Kelly Olmos, que entendemos que debe ser a favor de los trabajadores y también esperando que la Justicia haga cumplir la medida cautelar.

¿Qué acciones gremiales están evaluando si continúa la demora en resolver el conflicto? 

Primero estamos cumpliendo con todo lo que marca la ley y estableció la Justicia. Se ha demostrado que no hubo bloqueo, ni amenaza, ni aprietes, que fue una huelga y que la organización sindical cumplió con todo lo que marcan las leyes del país. El que está incumpliendo es el sector patronal, pero todo tiene un límite y una paciencia. Vemos que el Estado se mantiene ausente. Nos estamos organizando con compañeros y compañeras de todo el país y si quieren ver el poder de movilización y la solidaridad en el ámbito de nuestro sindicato lo van a ver. Si hay que llevar adelante un paro nacional en solidaridad se va a hacer. Hemos cumplido los tiempos establecidos, pero la desesperación de los trabajadores nos lleva a recrudecer las medidas de fuerza.