Edición n° 2741 . 24/05/2024

Confeccionan 70 toneladas de hilo mensualmente

Cuentan con el equipamiento necesario para la producción textil, a saber, hilanderas industriales, una peinadora, una vaporizadora, máquinas retorcedora y la máquina en la que se hacen las bobinas.

Dicen que esta empresa nació tres veces. El primer nacimiento fue en 1978, en pleno apogeo de las plantas textiles en Trelew; el segundo, cuando la adquirió el empresario Otranto, quien en 2014, al no poder sostener las fuentes laborales, les propuso a trabajadores y trabajadoras que conformaran una cooperativa para evitar quedar se en la calle ante un cierre inminente.

Así, surgió la Cooperativa de Trabajo Textil Dolavon Limitada, en la localidad homónima del valle inferior del río Chubut, donde los servicios públicos se los “autopresta” la propia comunidad, a través de la Cooperativa Limitada de Provisión de Electricidad y Otros Servicios Públicos y Vivienda de Dolavon.

Las cien personas que trabajan en la fábrica es “gente de Dolavon”, en turnos de 8 horas, de tal manera que la planta siempre está produciendo.

Su actual presidente desde 2020, Héctor Montoya, en declaraciones periodísticas, recordó cuando se constituyeron como Cooperativa en 2014: “Los dueños presentaron quiebra, nos dijeron si como empleados queríamos hacer una Cooperativa, porque sino tenían que cerrar. Decidimos, la mayoría de los empleados, aceptar esa transformación”.

“Cada máquina industrial está preparada para los diferentes procesos por los cuales se llega al hilo. Desde la primera conversión del top hasta terminar haciendo un hilo. De la bobina de top se va a los pasajes, que incluye varias pasadas, peinado, por lo que tenemos peinadora y vaporizadora”, expone con pleno conocimiento.

“El top viene teñido de afuera y nosotros hacemos el proceso”, refiere el cooperativista, y agrega que por mes “tenemos un promedio de producción de 70 mil kilos de hilo. A veces un poco más, a veces un poco menos”.

Fuente: El Chubut.