Edición n° 2747 . 30/05/2024

Con un comunicado conjunto, la CGT y las dos CTA delinearon las consignas del paro: «Es una jornada de resistencia y reclamo, por las necesidades que deben ser reparadas»

La CGT, la CTA Autónoma y la CTA de los Trabajadores publicaron un comunicado conjunto en el que enumeran sus reclamos de cara al tratamiento de la Ley Bases, el paquete fiscal y el Pacto de Mayo que el presidente Javier Milei espera firmar con gobernadores que lo apoyen. «Los derechos se defienden. La patria no se vende».

Con motivo del paro general las principales centrales obreras del país firmaron en unidad un texto que puntea los reclamos que la clase trabajadora le hace al Gobierno por un «ajuste brutal» que recae principalmente sobre los sectores de menores ingresos, las clases medias asalariadas, jubilados y pensionados.

«Estamos frente a un Gobierno que promueve quita de derechos laborales y sociales» plantearon y criticaron la intención de reducir el Estado «a su mínima expresión».

En el texto repasaron la paralización de la obra pública, los despidos, el ataque a la cultura, a la seguridad social, a la salud, a las universidades, a las escuelas y a la ciencia y la tecnología: «Poniendo en riesgo la vida de nuestros mayores y la población en general, afectando directamente a la calidad educativa, la capacidad de investigación y nuestra identidad cultural».

Con un comunicado conjunto, la CGT y las dos CTA delinearon las consignas del paro: "Es una jornada de resistencia y reclamo, por las necesidades que deben ser reparadas"

Además protestaron contra las «peligrosas políticas de privatización» y de «entrega de recursos naturales» de la gestión Milei y marcaron la diferencia entre «precios liberados» y «paritarias intervenidas por el Ministerio de Economía».

«Un 31% de caída real en las partidas presupuestarias de jubilaciones y pensiones, un 87% en obras públicas, un 39% en subsidios al transporte, un 76% en transferencias a las provincias, un 18% en recorte a las universidades y un 13% en programas sociales; son solo algunos de los indicadores que ponen en evidencia que el ajuste no lo paga la casta; sino que recae sobre los sectores más vulnerables», detallaron.

Por último insistieron en al cerrazón de un Gobierno «sin diálogo social» y concluyeron: «Las y los trabajadores reafirmamos nuestro compromiso y nuestro derecho a participar en el diseño de la sociedad a la que aspiramos».