Edición n° 2747 . 30/05/2024

¿ Con la V de Victoria ?

/ por Raul Hutin. Secretario de la Central de Entidades Empresarias Nacionales (CEEN)/

Los empresarios nacionales de capital interno, estamos profundamente preocupados por las distintas deformaciones de los datos de la economía que se hacen saber desde el Poder Ejecutivo que no hacen más que: confundir, angustiar, ilusionar falsamente y en definitiva provocar incertidumbre en algo que debería tener el cuidado y la profesionalización necesaria para mostrar a toda la ciudadanía la cristalinidad de los datos. Lo hicimos notar con la falsa caída de la inflación que tomaron datos de las redes no chequeados, pero también nos llamó la atención que el Sr. Presidente de la Nación aseguro que empezó la recuperación en V de la economía cuando desde la calle y desde todo tipo de estadísticas serias se muestra exactamente lo contrario.


Realmente no habría elementos lógicos y creíbles para afirmar una recuperación, ya que esta debería basarse en la reversión de la tendencia del mercado interno y este depende del poder adquisitivo de la población que lo compone. La caída del salario real registrada en el primer trimestre del 2.024 es de las más violentas y rápidas de las ultimas 9 décadas, solo superada por la de la crisis de 1,969 o la de 1.976. Las distintas cadenas de valor monitoreadas por el Estado muestran caídas ostensibles. La industria automotriz, la de maquinaria agrícola, la industria textil, solo por citar algunos ejemplos. En la realidad solo las ligadas al petróleo y a la extracción de gas muestran algún rasgo positivo, mientras que las demás, no solo no muestran recuperación sino que vislumbran peores perspectivas para los meses del porvenir.

La inflación se mantiene en valores alejados de toda lógica para el ajuste que se le está exigiendo a la sociedad en su conjunto y si bien los índices tienden a bajar, partimos de un techo tan elevado (25,5%) que sería ridículo que así no suceda, pero registrar aumentos del 100% al cumplirse el primer cuatrimestre del nuevo gobierno en elementos de la canasta básica, con claridad no muestran ninguna posibilidad de recuperación. Solo en marzo el rubro educación arrojo 24,6% de suba.


En el mes de marzo la industria marco un nuevo retroceso grosero del 9,9% y el comercio del 12,6%. Pero más allá de los fríos datos basta con observar cuanto público hay en los locales, cuantos consumidores concretan compras para ver que no alcanza con ilusionar a la gente para intentar aquello de la profecía auto cumplida porque la realidad terminara explotándonos en la cara dolorosamente. Sería mucho más loable, exponer un proyecto de trabajo y producción que muestre el grado de crecimiento que tendrá la industria y los puestos de trabajo que hoy se están perdiendo por centenares y como estos se reincorporaran en el mercado de trabajo para dar comienzo a un circulo virtuoso de crecimiento verificable y no que solo quede en una expresión de deseo.

Sería mucho más serio tener a las PYMES como interlocutor válido y no solo escuchar el canto de las sirenas amigas o leer el diario de Irigoyen. Todos los argentinos necesitamos imperiosamente que al gobierno le vaya bien, que podamos salir de este ajuste atroz al que nos están sometiendo lo más rápidamente posible ya que es imposible seguir aguantando aumentos de luz del orden del 350%, de gas de hasta el 600%, de agua del 209%, de telefonía de insumos básicos, etc. porque la resistencia de nuestras empresas tiene límites precisos. No es la mejor decisión matar a la gallina de los huevos de oro. Del mercado interno vive el 99% del país. Las PYMES vivimos y alimentamos ese mercado interno y no hay economía en el mundo que se pueda recuperar sin el apoyo de las pequeñas y medianas empresas.