Edición n° 2649 . 22/02/2024

Con la tuya: En medio de las remarcaciones en las góndolas, Alfredo Coto inaugura un megatorre en Miami

La compañía GG -de la familia Coto- vendió casi todas las unidades del lujoso edificio vidriado ubicada en el Downtown de la ciudad norteamericana. La asociación con Aston Martin: el que compre el penthouse -el único departamento sin dueño- recibirá el último de los 24 ejemplares del Vulcan, el auto de carrera de la compañía británica.

Mientras que cientos de argentinos y argentinas se angustian en la fila de los supermercados por los constantes aumentos de precios, Alfredo Coto tiene un motivo para sonreír por fuera de las constantes actualizaciones de precios. Es que su compañía G&G Business Developments  está por inaugurar una megatorre en el corazón de Miami. El supermercadista vendió casi todas las unidades, aunque le falta la más «especial»: un penthouse triple valuado en, apenas, 59 millones de dólares.

La inversión de Coto en el real state tuvo origen en 2014, cuando desembolsaron alrededor de 125 millones de dólares para comprar una manzana en el Downtown de Miami con vista al agua, en el cruce entre el río con el mar. Luego, al tiempo que Mauricio Macri habilitaba un blanqueo -que el propio supermercadista participó al registrar ciento de millones de dólares- vino el comienzo de la obra en suelo norteamericano. En una foto que recorrió varios portales, Coto posó con una pala junto a su esposa Gloria y al hijo de ambos, Germán, las dos «G» de las siglas de la empresa inmobiliaria. 

También se sumaba al empredimiento la automotriz Aston Martin, y el impuslo del Banco Itaú, que abono alrededor de 200 millones de dólares.

Ventas, inflación y demás

Si uno tiene la suerte de pasear por Biscayne Boulevard verá a una torre vidriada, gigante, con una forma de velero que parece derramarse sobre al agua. El diseño es del arquitecto argentino Rodolfo Miani y, por ahora, no hay un solo inquilino viviendo en los departamentos de tres, cuatro y cinco ambientes que posee el lujoso edificio. Aunque según Germán Coto -quien dirigió el emprendimiento- está todo vendido, salvo el penthouse triplex. «Se trata un proyecto rentable y estratégicamente significativo para G&G Business Developments que se extienden mucho más allá de las métricas de rentabilidad inmediata», comentó al portal La Política Online.

La clave para la construcción se halló en el sostén económico de la empresa del supermercadista. «Nuestra solidez financiera nos permitió seguir con los tiempos de la obra incluso durante la pandemia», comentó, orgulloso, Coto al mismo sitio. Para ratificar esas declaraciones, apenas unos números: según un informe periodístico de LetraP las ganancias del supermercado Coto superaron durante los años de la pandemia fueron de 2.300 millones de dólares por año.