Edición n° 2747 . 30/05/2024

Con la Ley Bases, el 90% de las mujeres se quedaría sin moratoria previsional, podría retirarse recién a los 65 y cobrando sólo el 80% de una jubilación mínima

Al final, la «casta» eran las amas de casa jubiladas y los trabajadores informales. Si se aprobara la Ley Bases sería el fin de la llamada moratoria previsional que le permitió jubilarse a quienes no contaban con los aportes suficientes al llegar a la edad de retiro. Esto afecta especialmente a las mujeres ya que 9 de cada 10 trabajó en la informalidad. Sólo tendrán la opción de acceder a la «Prestación Universal al Adulto Mayor» recién a partir de los 65 años. Y cobrarán un 20% menos que una jubilación mínima. Menos ingresos y menos derechos.

Si la Ley Bases avanza en el Congreso y finalmente se aprueba, con el artículo 226 se derogará la moratoria previsional, ley 27.705 aprobada en marzo de 2023 y se la reemplazará por una Prestación de Retiro Proporcional, destinada a personas que cumplieron 65 años y no completaron 30 años de aportes necesarios para jubilarse con el marco de la ley 27.260/16.

Si bien la legislación para las mujeres que cuenten con ingresos registrados no se modificaría, en los hechos, aumentaría 5 años la edad jubilatoria para el 90% de las mujeres y además le reduce sus ingresos de retiro porque pasarían a cobrar un haber mínimo equivalente a la Prestación Universal al Adulto Mayor (PUAM), que es el 80% de una jubilación mínima, insuficiente de por sí.

Esto es especialmente, aunque no únicamente, una avanzada contra los derechos conquistados por las mujeres, que en los últimos años lograron el reconocimiento de su trabajo invisibilizado en tareas llamadas reproductivas, domésticas, de cuidados. Trabajo sin el cual el resto del sistema productivo no podría funcionar. A esto se suman las que, además tienen un empleo, llegando a sumar una doble jornada.

Según un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) de julio de 2022, el 75% de las personas que accedieron a una moratoria previsional fueron mujeres. No merecen una asistencia para población vulnerable sino una jubilación por sus años laborados sin remuneración alguna sin poder acceder a trabajos pagos y registrados. La Ley Bases es un retroceso también en ese sentido.