Edición n° 2741 . 24/05/2024

Cómo el golpe de Níger puede sacudir el equilibrio de poder en África y sus alrededores

Con la disminución de la influencia de Francia, el peso creciente de Nigeria y otros intereses a largo plazo, son posibles varios escenarios superpuestos.

Por Andrey Maslov , Director del Centro de Estudios Africanos, Universidad HSE y VsevolodSviridov , experto del Centro de Estudios Africanos, Universidad HSE

El 26 de julio de 2023, la guardia presidencial de la República de Níger detuvo al presidente Mohamed Bazoum. El ejército no se puso del lado de los insurgentes al principio, sino que tomó una posición protegida en las instalaciones estratégicamente importantes en Niamey, la capital de Níger, con llamados cautelosos para evitar la violencia.

En la noche del 26 de julio, el coronel de la Fuerza Aérea de Níger, AmaduAbdraman, habló por televisión. En una declaración en nombre de los golpistas, anunció la deposición del presidente Bazoum y el establecimiento del Consejo Nacional para la Salvaguardia de la Patria (ConseilNationalpour la Sauvegarde de la Patrie). Citó el “deterioro de la situación de seguridad” y la “mala gobernanza” como las principales razones del golpe.

El 27 de julio, se publicó una declaración en Twitter (rebautizada como ‘X’) por la cuenta no oficial de las fuerzas armadas de Níger (ForcesArméesNigériennes), que publica principalmente noticias sobre operaciones militares. La declaración, firmada por el jefe del Estado Mayor del ejército, el general Abdou SidikouIssa, declaró su apoyo a las “Fuerzas de Defensa y Seguridad”, como se autodenominaron los golpistas en el discurso televisado. En la mañana del 28 de julio, se supo que AbdourahamaneTchiani, comandante de la guardia presidencial, había sido nombrado jefe del Consejo Nacional para la Salvaguardia de la Patria de Níger.

Burkina Faso, Guinea y Malí expresaron su apoyo al nuevo gobierno. Sin embargo, el golpe de Estado fue condenado por la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), la Unión Africana, la ONU (incluido el consejo de seguridad), Francia, Estados Unidos y Rusia. China optó por no hacer ninguna declaración. ECOWAS, sin embargo, usó una retórica muy dura. En una cumbre extraordinaria celebrada el 30 de julio, la CEDEAO exigió que se restituya al depuesto presidente Bazoum. Si esto no sucedía en el plazo de una semana, la organización amenazó con “tomar todas las medidas necesarias para restablecer el orden constitucional en la República de Níger”.

ECOWAS también cerró las fronteras entre sus estados miembros y Níger. Dado que las membresías de ECOWAS de Malí y Burkina Faso ya han sido suspendidas, la decisión cierra efectivamente las fronteras de Níger con dos países: Benin y Nigeria. Esta limitación puede sentirse fuertemente, ya que Níger ha estado utilizando el corredor de transporte Niamey-Cotonou (Benin) para exportar concentrados de uranio e importar alimentos y energía. Sin embargo, una gran parte del comercio interestatal se compone tradicionalmente de contrabando, y no todas las rutas comerciales de contrabando, por mucho, cruzan las fronteras en los puntos de control oficiales. Esto probablemente mitigará el efecto real de las sanciones sobre Níger.

ECOWAS también instituyó una zona de exclusión aérea para todos los vuelos comerciales hacia y desde Níger, suspendió todas las transacciones entre las naciones de ECOWAS y Níger y congeló todos los activos del país en los bancos de ECOWAS.

Uranio

Níger es un actor importante, pero no clave, en el mercado mundial del uranio. En 2022 produjo 2.000 toneladas de uranio (lo que representa el 4% de la producción mundial y lo sitúa en el 7.º lugar a nivel mundial, justo por debajo de Rusia con sus 2.500 toneladas). En los últimos años, la producción de uranio en Níger ha disminuido debido a que la mina Akuta (operada por la empresa francesa Orano) agotó sus reservas y finalmente cerró en 2021. Los principales activos de uranio en Níger se dividen en cuatro empresas conjuntas. Orano es el mayor accionista de tres de ellos, mientras que empresas chinas (la estatal CNUC y el grupo inversor privado ZXJOY Invest) controlan el cuarto. También existen joint ventures con empresas españolas (ENUSA) y surcoreanas (KEPCO). El gobierno de Níger está representado en las empresas conjuntas a través de la empresa estatal SOPAMIN. 

Para Níger, la venta de uranio es la principal fuente de ingresos por exportaciones y divisas. Las exportaciones de uranio representan unos 200 millones de dólares anuales (hasta el 30 % del valor total de las exportaciones de Níger). La mayor parte (hasta el 100 % en algunos años) se envía a Francia, y algunos envíos también van a Canadá, España y Japón. 

Junto con Rusia, Kazajstán y Canadá, Níger es un proveedor clave de concentrado de uranio para Francia, proporcionando alrededor del 25% de su consumo anual (Francia consume aproximadamente 8.000 toneladas por año). El 31 de julio, los medios informaron que Níger había suspendido las exportaciones de uranio y oro a Francia. La decisión de los rebeldes, si se tomó, fue un gesto político: con las fronteras cerradas, las exportaciones son técnicamente imposibles, ya que Níger no tiene acceso al mar: si la frontera con Benin se cierra por decisión de la CEDEAO, la reorientación de las exportaciones necesita tiempo , esfuerzo y negociaciones internacionales.

Por un lado, la perspectiva de que Francia pierda hasta una cuarta parte de su suministro de uranio amenaza con intensificar su situación energética actual, una situación ya complicada por la persistente crisis energética de dos años que se extiende por toda Europa. Por otro lado, los rebeldes lucharán por encontrar un mercado alternativo para las 2.000 toneladas de uranio. En teoría, empresas rusas o chinas podrían ponerse de acuerdo para comprar estas cantidades de concentrado de uranio (Rusia consume unas 6.000 toneladas al año). Sin embargo, esto requeriría inversiones sustanciales en logística, seguridad en la mina y, sobre todo, los países vecinos tendrían que permitir el transporte de estas cargas a través de su territorio.

Si los rebeldes logran mantenerse en el poder y llegar a un acuerdo con París, Francia podría usar su influencia en la CEDEAO para negociar el alivio de las sanciones. Por ejemplo, podrían estar exentas las exportaciones de uranio y los envíos de equipos de minería. Esta es una práctica bastante común: el embargo sobre Malí se modificó para permitir alimentos y energía.

Población

Cuando Níger declaró su independencia, la población del país era inferior a 3,5 millones. En los 60 años que siguieron llegó a 25 millones. Hoy, Níger no solo es un importante proveedor de uranio, sino también un gran mercado. Importa bienes por valor de 3.500 millones al año, principalmente cereales (0.500 millones). Ha superado en población a su vecino Mali, un país del mismo tamaño y ubicación geográfica entre el desierto del Sahara y la región del Sahel. Mientras que la población de Malí simplemente se cuadruplicó en los años posteriores a la independencia, la población de Níger creció casi ocho veces. También es revelador que Níger sea el líder mundial en fertilidad femenina, dejando atrás a Somalia y Chad. En Níger, una mujer da a luz a siete niños en promedio. Esto tiene que ver con el hecho de que la población de Níger sigue siendo mayoritariamente rural (83%) y vive en la pobreza extrema.

El impacto del golpe en África

Más de 3 millones de kilómetros cuadrados de territorio y 82 millones de personas que viven en los países de la CEDEAO están ahora bajo sanciones de la CEDEAO. La mayoría de los territorios de la CEDEAO (su superficie total asciende a 5,2 millones de kilómetros cuadrados) ya no forman parte de pleno derecho de la organización, que ahora se divide en dos áreas que coinciden con las dos regiones históricas que los expertos de África tradicionalmente describen en África Occidental: a saber, Guinea, incluidos los territorios costeros de África Occidental desde Senegal hasta Camerún, y Sudán Occidental, parte de la región del Sahara/Sahel. De hecho, ECOWAS se divide en dos campos. Un campo está representado por los cuatro países que han sufrido golpes de estado (Malí en 2020 y 2021; Guinea en 2021; Burkina Faso en 2022), mientras que el campo opuesto incluye Nigeria, Ghana, Costa de Marfil, Senegal y otros.

ECOWAS siempre ha sido una organización bastante heterogénea y diversa, con su población dividida tanto por afiliaciones religiosas (cristiandad versus islam) como lingüísticas (inglés versus francés). Y también, hay dos arreglos monetarios dentro de la CEDEAO: la WAEMU (Unión Económica y Monetaria de África Occidental) que une a las antiguas colonias francesas en África y también se conoce como la zona del franco CFA, y la WAMZ (Zona Monetaria de África Occidental) que planea introducir una moneda única en la CEDEAO: la Eco.

Además, no hay unidad entre los estados miembros ‘legítimos’ de ECOWAS. Nigeria es el líder económico de toda África y una potencia hegemónica regional aparente, que alguna vez fue la mente maestra detrás del concepto ECOWAS. Su potencial y capacidades intimidan a otros actores regionales, lo cual es hábilmente aprovechado por actores externos. Hasta hace poco, Francia ha utilizado sus vínculos con los países de la región para ejercer presión sobre Nigeria, incluso a nivel de la CEDEAO. El proteccionismo económico del país molestó a la UE y fue un gran obstáculo para un acuerdo comercial entre África Occidental y los europeos. Eso fue lo que empujó a Bruselas, dispuesta a dejar fuera a Nigeria, a firmar acuerdos separados con Ghana y Costa de Marfil y usarlos como puntos de entrada para acceder al mercado regional de ECOWAS.

Coincidentemente, el presidente de Nigeria, Bola Tinubu, fue elegido próximo presidente de la CEDEAO el 10 de julio de 2023. Ahora, la crisis en Níger, el vecino del norte de Nigeria que enfrenta el mismo tipo de problemas (radicalismo, desertificación, cambio climático), brinda una oportunidad para que Nigeria refuerce su influencia en la región y convertirse en un actor vital en la resolución de los problemas regionales, aprovechando el declive de la influencia de Francia. Y no es nada seguro que Nigeria elija jugar este partido del mismo lado que Francia. No debemos pasar por alto que el nuevo presidente de Nigeria, Bola Tinubu, aunque nacido en el sur del país, es musulmán y goza de un sólido apoyo en el norte.

La reacción del mundo a la crisis de Níger

Rusia condenó oficialmente el golpe, una postura natural y consistente que no está relacionada con las simpatías de Moscú hacia el régimen de Bazoum, ya que su administración decidió no asistir a la Cumbre Rusia-África, siguiendo el ejemplo de Estados Unidos y Francia sobre todo. Por lo tanto, Rusia no solo tiene en cuenta el golpe de Estado de 2014 en Ucrania, sino que también apoya a la Unión Africana en su política de tolerancia cero hacia los golpes.

Las declaraciones del jefe de Wagner PMC, EvgenyPrigozhin, en apoyo del golpe no deben tomarse demasiado en serio. Sin el apoyo del Kremlin, los recursos de Prigozhin en África son escasos, y ya tiene un historial de tratar de parecer más poderoso de lo que realmente es, recurriendo, entre otras cosas, a filtraciones controladas a través de la oposición y los medios europeos. Por lo tanto, cualquier rumor sobre su participación en el proceso político de Níger debe tratarse con cautela. En cualquier caso, la confianza y el apoyo de Moscú ya no están ahí para él, y sin ellos, apenas tiene mucho peso en África.

Es difícil pronosticar cómo se desarrollarán los acontecimientos en Níger. Los posibles escenarios incluyen contragolpes e intentos de Occidente de llegar a un acuerdo con el ejército de Níger, con el objetivo de que se abstengan de hacer cualquier cosa que vaya en contra de los intereses económicos de Francia y Estados Unidos. Una intervención armada de ECOWAS es menos probable, considerando la falta de preparación de sus fuerzas regionales de respuesta rápida y la falta de recursos. 

La participación militar de Francia o EE. UU. es igualmente improbable, ya que los países occidentales tienen prioridades mucho más altas en otras partes del mundo, como Europa del Este, el Océano Índico o el Mar de China Meridional. Un golpe de estado en Níger no es algo que pueda hacer que Occidente renuncie a su política consistente de reducir su participación en conflictos regionales en el Medio Oriente y África.

Al mismo tiempo, no podemos descartar que Francia y EE. UU. actúen de forma independiente. La serie de golpes anti-franceses en África efectivamente le hace el juego a los EE. UU., mientras que China, que a menudo acepta amablemente las cortesías ocultas que ofrece Francia en África mientras París busca el apoyo de Beijing, puede perder. EE.UU. puede usar la situación para sus intereses y poner al nuevo régimen militar de Níger en una posición dependiente, estrangulándolo con sanciones no letales, siguiendo un modelo similar al de Sudán.

El interés a largo plazo de Rusia es aumentar el peso y la influencia de los centros de poder locales, que incluyen no solo a Nigeria, sino también a Argelia, un socio estratégico de Rusia que sigue de cerca los acontecimientos a lo largo de sus fronteras del sur. Está en el interés de Argelia y Nigeria evitar que la crisis se internacionalice y resolverla por sí mismos, sin la participación de los EE. UU., Francia y otros actores. El papel de Rusia en esta crisis podría ser estabilizador si utiliza sus relaciones amistosas con los líderes de Burkina Faso y Malí, cuyo apoyo probablemente buscarán sus pares en Níger.