Edición n° 2660 . 04/03/2024

CÓMO ALEMANIA HA PERDIDO COMPLETAMENTE SU SOBERANÍA

Por Pepe Escobar

MaríaZajárova,Directora del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa desde 2015, nuestra encarnación contemporánea de Mercurio, pronuncia un discurso para la eternidad. Este es el extracto clave, y se vuelve personal, incluida su abuela: «Recordamos muy bien lo que son los tanques alemanes. Son máquinas que se convirtieron en un símbolo no solo de la muerte y la ideología de la muerte, sino del odio por la humanidad y un mundo global». , amenaza existencial para todo el planeta.
Cuando lees sobre el fascismo, el nazismo y la Segunda Guerra Mundial, creo que se vuelve obvio que los uniformes de las SS y los panzer alemanes con los emblemas del Tercer Reich se convirtieron en un símbolo global de la humanidad que se sumerge en un abismo de odio, horror y asesinato. Los soldados del Ejército Rojo y la coalición anti-Hitler nos sacaron a todos de este abismo, tanto a sus contemporáneos como a los que nacimos después. Esos eran los jóvenes que lucharon en el frente y los trabajadores del frente interno que los apoyaron. Solo los panzer alemanes se convirtieron en un antisímbolo que quedó grabado para siempre en la memoria de la humanidad. Hoy esperan que estos tanques vuelvan a rodar por nuestro territorio. En cualquier caso, es lo que se les asignó.

¿Qué espera Alemania? ¿Espera que los vehículos blindados revestidos con pintura de camuflaje y con cruces de hierro, los símbolos de las fuerzas armadas alemanas, pasen, como antes, por nuestras ciudades y pueblos? Recordamos cómo terminó todo antes. ¿Berlín recuerda? Lo que es más importante, la gente de Berlín debe darse cuenta de que los alemanes no tienen ningún derecho moral para suministrar sus vehículos blindados para las hostilidades contra Rusia.

Me gustaría llamar su atención so. bre una declaración realizada en el Parlamento alemán el 25 de enero de 2023. Dirigiéndose al canciller Olaf Scholz, PetrBystron, miembro del Bundestag alemán, señaló: “Señor canciller, este es un día histórico. Acaba de destruir los cimientos de la política exterior alemana de posguerra. Alemania tiene una responsabilidad especial por las víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Durante mucho tiempo, este fue un elemento central de la existencia de este país. Me refiero a los 6 millones de judíos, así como a los más de 20 millones de hombres, mujeres y niños que fueron asesinados en la Unión Soviética. Sus predecesores, los grandes socialdemócratas Willi Brandt y Helmut Schmidt, lograron más que nadie en nombre de la paz y la reconciliación. Willi Brandt incluso recibió el Premio Nobel de la Paz por esto. El lema ‘Nunca más’ implicaba la negativa a enviar armas a las zonas de conflicto.

Todo el mundo tiene su propia manera de escribir sus nombres en la historia. El pueblo de Alemania se da cuenta de que Berlín no tiene ningún derecho moral, legal o ético para suministrar vehículos blindados y tanques para matar a los rusos.

Vemos muchas imágenes de video que muestran que incluso los miembros más jóvenes de las Fuerzas Armadas de Ucrania hablan ruso, entre otras cosas. El régimen de Kiev les ha lavado el cerebro, y muchos de ellos se vieron obligados a desplegarse en el frente después de que los nazis los rodearan por toda Ucrania y, dicho sea de paso, nunca abandonan sus búnkeres. Han enfrentado a naciones, pueblos e incluso a miembros de las mismas familias entre sí, convirtiéndolos en los llamados bandos beligerantes. Las madres están desconsoladas porque sus hijos están en lados diferentes de las barricadas. A lo largo de los años se ha hecho mucho para desgarrar a Ucrania, con su difícil historia, su composición multiétnica y los primeros años de la notoria independencia. Muchos ucranianos soñaron con eso. Esta independencia debería haber comenzado con la responsabilidad, en lugar de la permisividad.

Hoy en día, líneas divisorias sangrientas han atravesado los corazones de muchas personas. Estas regiones aún no han experimentado las orugas de los tanques alemanes.

Y, sin embargo, Olaf Scholz lo hizo. ¿Por qué? Francamente, porque hay personajes históricos y hay otros. Hay personas que tomarían una muerte segura defendiendo sus creencias. No por orgullo o por sentirse excepcionales, sino porque se dan cuenta de que esto es lo que significa la humanidad. Otras personas pueden tener la fuerza política, los recursos materiales y el apoyo, incluso de los votantes, pero no tienen el coraje para tomar la decisión correcta, para evitar los errores de sus antepasados, incluidos los errores por los que el pueblo de Alemania pagó un precio enorme. .

Me gustaría recordárselo al señor Scholz (también me gustaría recordárselo a la señora Baerbock, pero creo que no tiene sentido), o tal vez decírselo en caso de que no lo sepa. Cuando los prisioneros de guerra alemanes fueron retenidos en la Unión Soviética después de nuestra victoria, no fueron torturados ni maltratados como lo fueron nuestros soldados y civiles en los campos de concentración alemanes. Fueron alimentados por las mismas personas que no solo carecían de alimentos sino que simplemente no habían tenido nada que comer durante muchos años. (Esto es para decirlo suavemente. Yo usaría diferentes palabras en diferentes circunstancias).

Mi abuela me contó sobre esto. Toda su vida consideró el pan el alimento más notable. Me dijo que el pueblo soviético, y ella, una rusa en particular, compartieron ese escaso pan de la posguerra con los prisioneros de guerra alemanes después de que incendiaron aldeas enteras y mataron a niños obligándolos a entrar en las casas que iban a ser atacadas. fuego. Le pregunté: “Abuela, no tenías suficiente para ti. ¿Cómo, después de todo lo que habías pasado, podías compartir tu pan con la gente que quería matarte? ¿Sabe, señor Scholz, lo que respondió mi abuela? Ella dijo: “Masha, sentimos pena por ellos”. No era una simpatía eso que llamáis tolerancia. Sentir pena significaba amar, tener la fuerza interior para compartir lo esencial incluso con los enemigos.

Ustedes, en Occidente, han perdido por mucho tiempo cualquier idea de los verdaderos valores enraizados en el amor. Es imposible creer que hoy, Occidente esté suministrando tanques alemanes a un lugar donde ya causaron tanto dolor y sufrimiento al matar a decenas de millones de personas. También es imposible imaginar que comprendes el significado del amor, la compasión, el honor y la conciencia.

Recuerdo muy bien la visita del entonces Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, a Volgogrado con una delegación oficial en 2015. Arrepentido, se inclinó ante las tumbas tanto de los soldados soviéticos como de los soldados alemanes que perecieron en nuestro territorio. Dijo que esto nunca debe volver a suceder. Y ahora está sucediendo.

El día en que Alemania decidió entregar Leopardos a Ucrania es histórico, como dijo un miembro del parlamento alemán, también porque demostró y consolidó completamente el hecho del que hemos hablado durante mucho tiempo: Alemania ha perdido completamente su soberanía. Olaf Scholz admitió haber renunciado para siempre a una política exterior de Alemania independiente. Renunció a todo lo que sus predecesores habían construido durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, y en lo que tuvieron éxito, por cierto.

Debo decir que no nos sorprendería si los Leopards de Alemania en la Bundeswehr fueran reemplazados no por nuevos productos de la industria de defensa alemana sino por tanques estadounidenses Abrams. Después de todo, esto es exactamente lo que quiere Washington. ¿Por qué preguntar a Berlín? Berlín ya no existe. Angela Merkel hizo todo lo que pudo para defender y equilibrar los propios intereses nacionales de Alemania y la enorme presión de la administración estadounidense sobre ella y el pueblo alemán. Así es como los estadounidenses siempre tratan a un país ocupado».