Edición n° 2794 . 16/07/2024

CGERA respaldó el blanqueo

“Recibimos con mucha satisfacción la inclusión de la propuesta de CGERA en el artículo 72 del Presupuesto», aseguró el titular de la entidad, Marcelo Fernández 

La Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), celebró este viernes la inclusión en el Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional 2023 de la iniciativa que permite la exteriorización de activos externos para la industria ante la escasez de divisas y las dificultades de las pymes de obtener permisos de importación.

“Recibimos con mucha satisfacción la inclusión de la propuesta de CGERA en el artículo 72. Seguramente venían conversando el ministro de Economía, Sergio Massa, y los funcionarios que lo redactaron, pero CGERA había puesto mucho énfasis en la necesidad de colaborar con la escasez de divisas y poder blanquear esos dólares que están en poder de empresas y empresarios”, manifestó Marcelo Fernández, presidente de la entidad.

En esta línea, Fernández hizo hincapié en que “ahora es necesario trabajar muy fuerte y los empresarios pymes queremos ayudar a que levante la producción nacional y que el mercado interno tenga el desarrollo que queremos con recuperación económica”. Asimismo, el Presidente de CGERA convocó a los dirigentes de la oposición a que acompañen la iniciativa “como política de Estado para que no se frene la recuperación de la industria”.

La medida incluida en el Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional 2023 había sido impulsada por CGERA y presentada ante el Secretario de Industria y Desarrollo Productivo, José Ignacio de Mendiguren, y a su par de Comercio, Matías Tombolini. La medida propuesta permite la exteriorización de activos externos para la industria ante la escasez de divisas y las dificultades de las PYMES de obtener permisos de importación.

En este sentido, se había propuesto que se otorgue a la industria los mismos beneficios para la exteriorización de activos externos, que por la ley 27.613 se le ha brindado a la construcción y al desarrollo inmobiliario. Es decir, la posibilidad de exteriorizar activos externos para que sean destinados al pago de importaciones de insumos esenciales, bienes de capital, y de aquellos productos que sean necesarios para sustituir compras externas.